Entre la confianza y la animación.


Por Carlos Leyba

En estos 150 días el gobierno PRO se abocó a resolver problemas heredados. Como veremos conceptualmente es una tarea a medias.  Los primeros pasos fueron atender el sistema de precios relativos insostenible y la salida de un default innecesario. Le sigue la propuesta para la solución de la deuda y los atrasos jubilatorios; y la recuperación de parte de los tributos evadidos, instrumentada por blanqueo y moratoria, y el eventual retorno de excedentes fugados. Todo esto era y es necesario.

Recordemos que estos “Cuatro jinetes del Apocalipsis económico” (perversidad de los precios relativos; deuda externa; seguridad social; fuga de capitales y evasión fiscal) han asolado, juntos o separados,  nuestra economía durante varias décadas. Dominarlos es siempre una tarea prioritaria. Pero una tarea parcial.

Limitar la acción del Estado, en la economía, a ese trabajo prioritario y parcial, es absolutamente insuficiente. Y como bien sabemos lo “insuficiente” finalmente anula lo necesario. Veamos.

Nuestra historia de acomodamiento de precios relativos ha sido tumultuosa. Particularmente desde el célebre “rodrigazo”. También lo ha sido la repetida tarea de “resolver” el problema de la deuda externa. Al igual que el reiterado intento de “arreglo de la cuestión jubilatoria”. Y ni hablar de blanqueos y moratorias que suman demasiadas intentos vanos.

Son incontables los programas diseñados para abatir a esos “Jinetes del Apocalipsis”. Al “rodrigazo” (precios relativos) debemos agregar la privatización del sistema de seguridad social que Domingo Cavallo lo “arregló” con un endeudamiento en dólares de 30 mil millones. Ni hablar del blanqueo de Cristina Elizabet Fernández que tiene el récord de capital fugado en un período presidencial. Finalmente penoso recordar el “Blindaje” de Fernando de la Rúa. Y así.

Con todos esos intentos los “jinetes” han seguido vivos. Al asumir Mauricio Macri atropellaban a galope furioso y desbocado. En términos económicos, atacar esos jinetes, es intentar la reparación de esos problemas.

Muchísimas veces acudimos al mismo mecanismo actual para las reparaciones. Las necesarias reparaciones de entonces, todas fueron gravosas, y pocas veces por sus resultados – si es que alguna- fueron “acertadas”. Estas son gravosas y falta saber si han sido acertadas.

Pero en lo que no hay duda es que, desde el punto de vista del futuro, fueron insuficientes como lo demuestra el lugar en dónde nos encontramos. Aquellas reparaciones de nada sirvieron. Los cuatro jinetes, una y otra vez, se han presentado vigorosos. Es más no ha habido gobierno, en estos últimos 40 años, que no haya comenzado su faena ocupándose de resolver “definitivamente” esos problemas heredados y sus causas.

Es que, en estos 40 años, no se ha comprendido que los sistemas no se reparan. Se rediseñan. Es decir, si no se modifica la estructura – que dio lugar a esas alteraciones – es inexorable que se produzcan los mismos daños.

Las reparaciones son necesarias. Pero, si una vez realizadas, lo que sigue dominando la escena es la continuidad de las estructuras previas, el retorno de los daños es inexorable.

¿Cuál es el ADN de la generación de estructuras de precios relativos perversas?¿Cuál el de la continua apelación al endeudamiento externo?¿Cuál el ADN de la permanente crisis de la seguridad social?¿Cuál el de la fuga de capitales y su asociada la evasión fiscal? Si no se modifica el ADN, el mensaje genético, de nuestra estructura económica es claro que todo volverá como reiteradamente lo ha hecho.

Aclaremos que más allá de lo mal, desprolijo o insensato de la búsqueda – por parte de Mauricio Macri – de la solución de los problemas heredados, tal cuál estaban las cosas, la continuidad sin reparación auguraba un colosal colapso. Ni que dudarlo.

La economía K – desde su inicio – estaba condenada al colapso por la simple razón  que lejos de apuntar a una transformación genética apostó adicionalmente a profundizar el deterioro del sistema. Recordemos que pudo prorrogar el proceso “beneficioso” en la medida que los términos del intercambio (el precio de la soja) nos fueron crecientemente favorables. Cuando esa dinámica se agotó la polvareda del galope de los jinetes del Apocalipsis hizo temblar las estanterías del kirchnerismo. Las estanterías se iban cayendo sobre la cabeza de los que estaban por venir.

Néstor y Cristina Elizabet Kirchner nada hicieron en materia estructural. “La economía para la deuda” – a pesar de la quita – se reavivó con ellos: la tendencia a la deuda externa recaló tempranamente en los acuerdos con Venezuela y con Axel Kicillof incluyó a los de la República Popular China. Ambos caros. Y el último tan gravoso como para incluir las represas “La Barrancosa” y “Cordón Cliff “ a las que este gobierno – con modificaciones para paliar daños ambientales –les ha dado, asombrosamente, continuidad con la liviandad de quienes someten la “política internacional” a la acumulación de votos para hacer a la señora Susana Malcorra Secretaria General de la ONU. Lo cierto es que la represa fue (y es) una consecuencia de las “condicionalidades”, esta vez chinas, que adopta la “economía para la deuda”. Esto se suma, bueno es recordarlo, en tiempos de apertura, al carácter de economía de mercado con que Néstor le abrió la puerta al festival de importaciones chinas.

Recordemos que Cristina Elizabet, en su primera presidencia, posibilitó la fuga de 20 mil millones de dólares por año; profundizó el descalabro de la estructura de precios relativos, incluidas tarifas y tipo de cambio; y contribuyó al desbalance previsional llevando el peso de las jubilaciones al 10 por ciento del PBI – con un PBI estancado – sumado al uso de esas cajas para otras finalidades por más justificadas que fueran.

La gestión K excitó a los jinetes y construyó una nueva versión de los viejos problemas los que Macri aspira a reparar. Nada hizo para rediseñar la estructura que los producía. La gran pregunta es si lo hará Macri. ¿Logrará escapar de la economía de la especulación que impulsa el BCRA e ingresar a la de la producción que, por ahora, no tiene promotores en el poder?

Lo grave del presente es que estamos abocados a la reparación de los daños y alejados de la idea de rediseño estructural o de futuro. El gobierno está entrampado en el pasado. ¿Repiten estos jóvenes del poder – que desprecian la política y que sobreestiman su experiencia como gerentes de intereses privados – el estado de abismo acerca del futuro que viene alimentando la mismas crisis desde hace 40 años?¿Qué es lo nuevo en ellos?

Jean Tirole – premio Nobel 2014 – acaba de publicar “La economía del bien común”. Más allá de doctrinas y argumentos, sostenidos a lo largo de más de 600 páginas, lo relevante de esta obra es que recuerda que no es posible pensar la economía si no lo es a partir del “bien común”; y el “bien común” no es tal si no incluye de manera dominante la dimensión del futuro, que no es sólo lo que pensamos sino lo que estamos haciendo ahora. Henri Bergson dijo “El futuro no es lo que va a venir, sino lo que nosotros vamos a hacer”.

De eso se trata “la política” que, la gestión PRO, ha decidido por ahora ignorar. En subsidio acaban de crear una “subsecretaría” para “pensar estratégicamente”. ¿La estrategia detrás de los hechos, tres escalones abajo? Desde el punto de vista de la acción denotan el mismo desinterés por el futuro que Cristina Elizabet que creo una secretaría de “pensamiento” en manos del Licenciado en Filosofía Ricardo Foster.

Las decisiones sobre el pasado, aún si fueran soluciones, nada dicen acerca del futuro. ¿Qué es lo que está detrás de la ausencia de definiciones para el futuro?

La impresión es que lo dominante es la idea que, a partir de la existencia de “un orden”, la economía (y la sociedad) por sí solas se pondrán a marchar hacia el progreso. Claro que definir qué progreso no es una cuestión menor. ¿Qué sociedad queremos ser?

Volviendo atrás, hay una ideología, y la que manifiesta este gobierno es el “orden” del “Estado de Confianza”. Confianza es lo que dicen querer crear Macri, Marcos Peña y el espantoso gurú. ¿Qué es la confianza? ¿La confianza de quién y para qué? Por ejemplo si pago una tasa de 38 por ciento anual y plancho el tipo de cambio, entonces, genero confianza para la especulación a corto plazo. Ahí estamos.

La respuesta del gobierno para el futuro, hasta ahora, es que “reparados los problemas heredados” se habrán instalado las condiciones de “confianza”. Y a partir de ellas el prado volverá a florecer. Las inversiones llegarán incitadas por la confianza. Y la confianza terminará abatiendo la inflación. ¿Qué o quién creará la confianza en la producción, en la inversión, en la creación de empleo?

En razón de esa expectativa del PRO, “la práctica de la reparación” ha sido excluyente de todo otro proceso político. La doctrina es: nada de largo plazo, ni de consensos – sin los que el largo plazo es una quimera – ni de acuerdos globales. Nosotros creamos “orden”.

La idea motora es reparar el desorden heredado y, una vez instalado “el orden”, lo demás llegará por añadidura. Eso, para Macri, es construir el “Estado de Confianza”. Punto.

¿Será por eso que no hay nada que se parezca a una política consistente contra la inflación y a favor de la inversión real?  ¿Ni nada que responda a la cuestión central de una economía que hoy profundiza su estado de estanflación, con una tasa de inflación de más de 40 por ciento en 12 meses y una caída vertiginosa de la actividad industrial y de la construcción?

Con el blanqueo post holdouts los PRO apuestan a la llegada de miles de millones de dólares y a fuertes impactos en la recaudación para 2017.

Por ahora “la confianza” está relegada al colosal “pedal” financiero montado sobre las tasas de interés de Lebac y el tipo de cambio en retroceso, el que genera una tasa de rendimiento en dólares que llena de “confianza” a la especulación y que, lejos de alentar exportaciones, alienta el proceso importador. Es decir contribuye a la “economía de la deuda” y así …

Todo este enfoque demasiado elemental, aviva la idea del derrame que, finalmente, es la doctrina del mercado. Una doctrina que deja al “bien común” como un resultado; y no como una búsqueda. En esa visión, parangonando a Alfonso El Sabio, sólo hay cuestiones que el marcado ha arreglado y otras que el mercado arreglará.

El “Estado de Confianza” – lo que propone Macri – es eso. El mensaje PRO es: arreglamos los precios relativos (¿qué set de precios relativos?), el default, la cuestión jubilatoria y el blanqueo y – en esas condiciones – la “confianza” edifica una nueva economía. Creen eso. Hombres de fe laica.

Frente a esa visión lo realmente nuevo, como siempre, es algo que se ha olvidado. Algo que esta nueva gestión o desconoce o ha olvidado; y que la anterior, para no ir más atrás, ignoraba o había olvidado: el “Estado de Animación”.

Si Macri aspira al “Estado de Confianza” podemos decir que es el espejo del “Estado de Desconfianza” al que apostó y puso en práctica el kirchnerismo: un Estado amarrado, ansioso de ninguna regla, a la discrecionalidad.

El “Estado de Animación” tiene que ver con el futuro y la estructura, con “lo que nosotros vamos a hacer” (H.Bergson), con el qué y el quién. Está claro es el Estado quién anima. ¿Cómo?

Primero, la estructura de precios relativos debe ser tal que anime la producción, la creación de trabajo, el desarrollo del interior y la multiplicación de las exportaciones. La presente tasa de interés desanima la inversión y revalúa el tipo de cambio. Estos precios relativos, reparados, no van por el buen camino. ¿Es acaso racional combatir la inflación con  la locura de las tasas de interés de Lebac? ¿Qué oferta se puede alentar?¿Qué presión a la baja genera en el tipo de cambio real? ¿Con  qué plan de largo plazo es compatible esta estructura de precios relativos? ¿Y la inflación? ¿Política de ingresos sin consenso? ¿O acaso procuran bajar la inflación con apertura importadora? Alianza del Pacifico, Unión Europea ¿Midieron las consecuencias? ¿Cuál es el grado de consenso para la continuidad?¿Quién puede construir “confianza” sin consenso?

Segundo, la cuestión de la deuda. Si la tasa de interés de la deuda es mayor que la tasa de crecimiento de la economía en dólares, es inexorable el crecimiento del peso de la deuda sobre el PBI. ¿Qué proyectos de balance comercial positivo hay detrás de cada esquema de financiamiento? ¿Cuál es el papel de la industria? ¿Qué política industrial se financiará?¿Qué y cómo es lo que el Estado va a animar?¿Qué estructura productiva para un país con balance comercial externo de la industria escandalosamente negativo, con un desempleo estructural enorme?

Tercero la cuestión jubilatoria. Con este nivel de empleo real, con esta escasa participación de la población económicamente activa en la fuerza laboral, con este nivel de trabajo asalariado en negro, con esta estructura de empleo. ¿Es imaginable un sistema previsional sano? No hay solución a los pasivos sin una solución al sistema laboral de los activos. ¿Cuál es la estructura y la dimensión del empleo que el Estado va a animar?¿Cuál si tenemos en cuenta que la proyección de las cuentas jubilatorias superará el 10 por ciento del PBI?

Y, finalmente, la cuestión del blanqueo. Sin duda esta vez las probabilidades de éxito son muchas. No por las normas locales sino por las decisiones internacionales. Se acabaron las guaridas. Los 400 mil millones de dólares fugados equivalen a 2 millones de puestos de trabajo nuevos con un capital de 200 mil dólares cada uno; o a 130 mil dólares para cada hogar pobre tipo; o a 13 veces las Reservas del BCRA; o a 4 veces los depósitos en el sistema financiero local.  No todo lo fugado es negro. No todo genera impuestos por el blanqueo. No todo volverá. Y lo que retorne difícilmente encuentre razones para aplicarse al aparato productivo si no aparecen señales de “animación”.

Lo que si pone en evidencia el tema del blanqueo es que el tamaño comparado de la fuga es una medida del atraso de nuestra economía.  Atraso basado en la ausencia de una moneda nacional, en una inestabilidad de precios relativos que inhibe el ánimo inversor, una “economía para la deuda” incapaz de generar una industria razonablemente suficiente, un sistema social insostenible sin creación de empleo. Y fundamentalmente atraso basado en la ausencia de un Estado Animador que existe a partir de un programa consensuado de largo plazo con herramientas eficaces. ¿Cuál es la animación del Estado requerida para invertir la corriente de fuga? La fuga, en términos de crecimiento, no es sólo la expatriación o el atesoramiento, sino también la cultura del cemento que hace que desde 1960 vivan en Buenos Aires 3 millones de habitantes y crezcan las torres de fuga … del proceso productivo.

Reparen el pasado. Si. Pero si la estructura no es rediseñada se repetirán las mismas crisis. Lo que es seguro es que el rediseño no será nunca producto del Estado de Confianza, tampoco del de Desconfianza,  sólo del Estado de Animación. No hay rediseño posible sin consensos de largo plazo que brinden horizonte.

El PRO tiene que aprenderlo porque parece no saberlo. La “animación” es política aquí y ahora. En medio de las reparaciones, necesarias e insuficientes, el tiempo no sobra. Y lo que no sobra puede convertirse en escaso.

FUENTE

Anuncios

El Juez y el Poeta


Las quemas de libros a partir del 24 de marzo de 1976 

Por Julián Axat, defensor juvenil

Cuando mis padres desaparecieron, en abril de 1977, mi abuelo paterno, Carlos Alberto Axat, un moderado abogado civilista, hizo su primer habeas corpus ante el juzgado federal electoral de la Provincia de Buenos Aires. El entonces juez, Teniente Coronel Dr. Héctor Gustavo de la Serna Quevedo, que lo recibió en su despacho, le preguntó qué estudiaba su hijo, a lo que mi abuelo le explicó Filosofía. La respuesta derivó en una arenga entusiasta del magistrado sobre los problemas épicos y filosóficos acerca del trigo y la cizaña. Mi abuelo, desesperado, que solo estaba ahí para pedir por el paradero de su hijo y su nuera, tuvo que soportar que el señor juez terminara con su clase pseudoerudita para implorar una respuesta efectiva. Cuando regresó al juzgado a los pocos días, encontró el rechazo del habeas corpus y las costas al vencido. Yo por entonces tenía pocos meses, la anécdota me la contó cuando ingresé a la facultad de derecho en 1994, en ella estaba contenido el punto de su frustración en el derecho y la justicia para un abogado con 70 años de profesión libre. Con la anécdota me decía: elegí bien, que no te pase lo que a mí. Mi abuelo murió en 1995.

Héctor Gustavo De la Serna Quevedo, nació en 1926 en Catamarca, hijo de un militar de alto rango y primo del “Che” de lado materno; huérfano desde los ocho años, hizo la carrera militar hasta que fue dado de baja por ser parte de la intentona de alzamientos anteriores a 1955. Recibido de abogado a los 40 años, fue designado por Onganía como interventor del Servicio Penitenciario, y más tarde por la dictadura cívico-militar como juez federal electoral de la provincia de Buenos Aires; cargo que ocupó hasta 1983.

De la Serna fue no solo conocido solo por ser el juez preferido de “Jimy” Smart dando cobertura judicial a secuestros y desapariciones, para luego rechazar habeas corpus y gozar de imponer costas a familiares de esos desaparecidos; sino que fue y sigue siendo conocido por uno de los hechos más graves contra la cultura de este país. A eso de las nueve y media de la mañana, el 7 de diciembre de 1978, los depósitos que el Centro Editor de América Latina en Avellaneda fueron allanados y clausurados bajo la acusación de infringir la ley 20.840. Por entonces, el valiente editor Boris Spivakow junto con su abogado se atrevieron a dirigirse hasta el despacho de De la Serna para evitar el atropello, pero allí atónitos recibieron una filípica sobre “filología de la disgregación social”, fundamento que se materializó en el decomiso del 30 de agosto de 1980, en un terreno baldío de Sarandí, donde un millón y medio de libros ardieron frente a la mirada del propio De la Serna.

El acto judicial que firmado y sellado por De la Serna, que ordena la quema ha sido rescatada hace pocos meses, gracias al trabajo de archivo del grupo la Grieta de la Plata encabezado, esta vez, por Gabriela Pesclevi. Como diría Walter Benjamin, el documento judicial representa toda una pieza de la barbarie que, a su vez, expone la negación-destrucción cultural de la dictadura hacia determinados libros, entre los que figuraban Marx, Lenin, Mao, Sartre, Cortazar, García Márquez, pero especialmente libros infantiles como los de Elsa Bonerman, o María Elena Walsh.  La investigación llevada a cabo por Pesclevi, me llevó a otros lugares interesantes. Si uno lo Googlea “Héctor Gustavo De La Serna”, lo primero que encuentra es el típico homenaje que el diario “El Día” hace a los personajes de su ciudad, en los que nunca se distingue al héroe del villano; de allí que el desapercibido fallecimiento de De La Serna ocurrido el 8/5/2012, tuvo un montaje-recordatorio donde aparece como “poeta, docente y filósofo”, y nada sobre su nefasto rol de juez.

Lo que a mí me despertó curiosidad del recordatorio del diario no fue el lavado de una historia, sino la introducción de la siguiente palabra: “Poeta”. ¿Cómo compatibilizar la quema de libros con la poesía? ¿Cuál es el lugar del juez verdugo y cuál el de la poesía frente al Mal? La poesía y el derecho son dos lugares que me obsesionan, y De la Serna no solo había rechazado el habeas corpus de mis padres, sino que además se decía abogado y poeta. Si la pieza judicial firmada por De la Serna, que ordenaba la quema de un millón y medio de libros, se trata de una pieza arqueológica que refleja todo el lugar de la barbarie cultural Argentina, entonces hallar el libro de poesía firmado por ese mismo autor, representa el fin de la palabra (poética), o el lugar donde la maldad y la ignorancia coincidían.

Como detective literario, salí en la búsqueda de la poesía de De La Serna. No figuraba en catálogos de Internet, recorrí librerías de viejo, consulté en bibliotecas de La Plata, hasta que di con un único ejemplar  de “Poesía y Meditación”, Ediciones Almafuerte (1996). La tapa lleva una imagen de la bóveda de la catedral platense, por lo que ya se aprecia un tono cruzado y en la solapa la siguiente  caracterización: “… crítico preocupado por las ideas disolventes en que se ha encarnado la sociedad…”. La serie de versos son una lírica confesional trillada, halito meditabundo de burócrata jubilado que se paga una edición para despuntar culpas y rendir cuentas con los fantasmas que lo persiguen y ante los que se justifica. Basten este puñado de palabras que reflejan al resto: “¿Quién conociera el peso de la historia / y su incidencia en el vivir futuro? / con su irrumpir en varias direcciones / con tanto polvo sedimentando el alma, /con tanta pena crucificando al hombre /en inseguridad sin concesiones / ¡quien pudiera desentrañar la suerte del angustiado permanentemente! / un profundo arcano señorea el mundo / y el torrente de tiempo, vida y muerte / en medio de nuestro acaecer fecundo / se repite absurdo, obstinadamente… /escribir y borrar acto seguido / en el cuaderno de sufrir y el llanto /sin reparar en el que sufre tanto…”.

Alguna vez me detuve en la poesía del latinista Carlos A. Disandro, o me obsesiona dar algún día con el inhallable libro de poesía firmado por Eduardo E. Massera, en su juventud y que Claudio Uriarte se cansó de buscar. El libro de poemas del ex juez De la Serna forma parte de estas inquietudes, y la paradoja consistía en rescatar del olvido, el libro de un quemador de libros. Quién quemaría estos libros, aun cuando estén manchados de sangre o lejos estén de la Poesía, con mayúsculas. Cuando mi abuelo me contó la anécdota de su frustración ante el juez De la Serna, entonces yo decidí ser abogado, pero también elegí la Poesía.

Estudio comparativo de población carcelaria PNUD (2013)


OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuadros contenidos en el Informe 

Porcentaje de internos que afirmaron haber usado un arma en la comisión de su delito, países seleccionados, 2013

Internos que usaron arma

Porcentaje de internos que afirman haber tomado alcohol o consumido otras drogas al menos 6 horas antes de cometer el delito, países seleccionados, 2013

Internos que consumieron drogas

 Características de la trayectoria laboral de los internos, países seleccionados, 2013

Trayectoria laboral internos

Pasado familiar de los internos, países seleccionados, 2013

Pasado familiar reclusos

Nivel de educación alcanzada por los internos, países seleccionados, 2013

Educacion alcanzada por internos

 

Promedios de los monstos robados y de las veces que robaron anteriormente, países seleccionados, 2013

Promedios de montos robados internos

Porcentaje de robos con violencia, países seleccionados, 2013

Robos con violencia

Reclusos que cometieron robos antes de ser aprendidos, países seleccionados, 2013

Reincidencia

Porcentaje de personas recluidas por secuestro y extorsión, países seleccionados, 2013

Reclusos por secuestro y extorsion

Porcentaje de incidencia del delito sexual y tipo de relación con la víctima, países seleccionados, 2013

Incidencia del delito sexual

Condiciones del debido proceso, países seleccionados, 2013

Condiciones del debido proceso

Seguridad y violencia dentro de los penales, países seleccionados, 2013

Seguridad y violencia dentro de los penales

Tipo de delito cometido por mujeres recluidas, países seleccionados, 2013

Tipo de delito mujeres recluidas

 Situación familiar de mujeres recluida, países seleccionados, 2013

Mujeres Situacion familiar

 Porcentaje de reincidencia, países seleccionados, 2013

Mujeres Reincidencia

Se escapa un detenido cada 21 días de las prisiones bonaerenses


En lo que va del año, diez reclusos huyeron de los pabellones y las rejas. Marcelo Segovia, condenado a 29 años por el crimen de un comerciante de Ramos Mejía, continúa prófugo. http://tiempo.infonews.com/2012/08/05/policiales-82770-se-escapa-un-detenido-cada-21-dias-de-las-prisiones-bonaerenses.php

En la primera mitad del año se fugaron al menos diez presos de penales bonaerenses. Cada 21 días, entonces, un condenado recuperó la libertad antes de tiempo y sin permiso. La estadística no incluye a los menores, a los que violaron el régimen de salidas transitorias ni la cifra en negro (huidas que se silencian porque las recapturas son rápidas) que, se calcula, es similar. Pero no hubo evasiones cinematográficas: nadie cavó, paciente, un túnel kilométrico que lo comunicara con el exterior. Apenas algunos se descolgaron de muros anudando sábanas, confiados en la pasividad de los vigilantes que cuesta creer involuntaria. Hasta el publicitado escape de un reo travestido de una cárcel de máxima seguridad en Florencio Varela jamás se probó. Existió, en algunos casos, desidia, y en otros un descontrol alarmante, y siempre la sospecha de la complicidad del Servicio Penitenciario, dentro de un sistema desangrado por internas y luchas de poder.

ESCÁNDALOS. El viernes 20 de julio, Marcelo Adrián Segovia se fugó de la Unidad 23 de Florencio Varela ante la vista de todos. El Tribunal que lo había sentenciado una semana antes a 29 años de prisión por el homicidio en ocasión de robo en concurso real con portación de arma de guerra del comerciante Emiliano Martinó, baleado por la espalda en Ramos Mejía en los primeros minutos del 14 de junio de 2010, había aconsejado su traslado a una prisión de máxima seguridad, como es la 23, por su condición de reincidente. No sirvió de nada. Segovia se fugó entre las 14:30 y las 15, unas tres horas antes de que finalice el horario de visitas. Frente al bochorno, el Ministerio de Justicia y Seguridad provincial separó de sus cargos a cinco autoridades del penal y avaló, a través de declaraciones del subsecretario de Política Criminal César Albarracín, el rumor instalado desde adentro del SPB, en un intento desesperado por justificar el “descuido”.
Sin embargo, desde la fiscalía de Marcelo Selier, a cargo de la investigación, confirmaron a Tiempo Argentino que en el expediente “no existe ningún elemento que ni siquiera haga pensar que Segovia se escapó vestido de mujer”.
La línea de trabajo que sigue el fiscal es la misma que publicó este medio hace más de una semana: una interna entre penitenciarios le franqueó al preso el camino, sin escala en alguno de los puestos de control, al portón de salida.
En ese sentido, la figura de Horacio Barrera, jefe de Penal de la Unidad 23 y uno de los cuadros separados luego del escándalo, se torna central. “El Chino”, como se lo conoce a Barrera intramuros, es apuntado por los propios presos como alguien con quien se puede “arreglar” una fuga a cambio del pago puntual por el favor.
También trascendió que el director de la cárcel, prefecto mayor Raúl Martínez, estaba harto de las denuncias contra Barrera de parte de los internos y que tenía decidido echarlo. La fuga de Segovia, entonces, se convirtió en el desquite ideal.
“Los propios directores de los penales te dicen que el SPB está lleno de internas, pero la divisiones no son ideológicas, son por negocios, y eso justifica hacer cualquier cosa”, admite un senador provincial que visita regularmente las cárceles.
Mientras tanto, a Segovia lo siguen buscando.
ARIEL SE FUE. El Tribunal Oral 10 de Lomas de Zamora que condenó a Ariel Boytovich a prisión perpetua calificó los dos homicidios que cometió como “venganzas típicas del hampa, con una brutalidad muy particular”.
En junio, ya alojado en la Unidad 32, también en Florencia Varela, a Boytovich le otorgaron un permiso especial para visitar al padre enfermo en su casa de Parque Barón, en el partido de Lomas de Zamora. Cuando el preso llegó junto a la custodia de cuatro penitenciarios los recibió la mucama, porque el hombre había salido de urgencia al médico. A contramano del protocolo, los guardias no sólo le permitieron al recluso esperar por el padre, sino también lo dejaron ingresar a la casa para cambiarse la ropa.
Boytovich se encerró en una habitación, aflojó los tornillos de dos maderas cruzadas que simulaban una puerta tapiada y escapó por la parte trasera del terreno. La fiscal Mariana Monti de Lomas de Zamora tiene sospechas fundadas en que la custodia facilitó la fuga del detenido, pero no logró convencer al juez de detenerlos.
“Lo único que se hace con los guardias infieles es abrir un sumario administrativo, y eso se diluye cuando se acaba el ruido”, acepta un penitenciario que exige anonimato.
Todavía el paradero de Boytovich es una incógnita.
LA CABRA.  Fue de madrugada, cerca de las tres y media del domingo 6 de mayo. Sebastián Norberto Carabajal, 27 años, “Cabra” para los íntimos y no tanto, y Luciano Rodrigo Martín de 24 y apodado “Chano”, se escaparon de un pabellón de máxima seguridad construido en la Unidad Penitenciaria Nº 4 de Bahía Blanca. El vocero oficial explicó que “los dos internos forzaron las rejas de su celda” y que “armaron algo con palos de escobas para poder trepar el muro de cinco metros del lado de adentro del penal, y siete metros del lado de la calle”.
Es poco probable que a Carabajal y Martín, dos sentenciados por homicidios, les haya alcanzado con tan poco para burlar la vigilancia. También es raro que ninguno de los centinelas parapetados en el puesto de control ubicado a menos de diez metros del lugar por donde treparon los presos no haya visto nada.
Se abrió una investigación interna y sólo un efectivo del SPB pasó a disponibilidad preventiva.
Chano fue recapturado a las pocas horas en Punta Alta. Iba a subirse a un remís que lo llevaría a Coronel Dorrego. Antes había avisado a la familia que lo esperara.
De la Cabra aún no se sabe nada.
LA PELOTA MANCHADA. El sábado 2 de junio Lionel Messi tuvo una actuación redentora en la Selección Argentina que goleó a la ecuatoriana por eliminatorias en el estadio Monumental. Los televisores de la Unidad Penal 44 de Batán, a unos 12 kilómetros al oeste de Mar del Plata, estaban sintonizados en el partido, y presos y guardiacárceles olvidaron por dos horas las diferencias y gozaron frente a las pantallas. Todos menos cuatro, ocupados en fugarse.
Walter Santamarina, Pablo Cabrera, Cristian Tapia y Daniel Ríos se aprovecharon del fervor. Según la reconstrucción de las autoridades, los internos estuvieron con sus familias –era día de visitas– hasta un poco después de las siete de la tarde, cuando fueron trasladados a un patio interno. Escalaron una de las paredes de ocho metros, ayudados con ganchos y sábanas, y saltaron al otro lado, donde sólo les restó atravesar un alambrado perimetral.
Recién a las 20:30, cuando se realizó el recuento de detenidos, los guardias descubrieron que faltaban Tapia, Santamarina, Ríos y Cabrera.
“De acuerdo al diseño institucional y tomando en cuenta todos los dispositivos de seguridad,  y me refiero fundamentalmente a las requisas, que son exhaustivas, y hasta en muchos casos vejatorias, es difícil pensar que alguien puede escaparse de un penal sin mediar alguna complicidad de un agente penitenciario”, reflexiona Ricardo Cipriano García del Comité Contra La Tortura.
Parecido opina un fiscal que pidió reserva por el habitual contacto que mantiene con agentes del SPB. “En cada una de las fugas –afirma– la regla es disfrazar de incapacidad o desatención un acto de corrupción. Porque uno puede entender que alguien se escape de una comisaría, pero en una cárcel las medidas de seguridad son estrictas. O por lo menos eso parecía porque se percibe en el último tiempo un incremento de las evasiones.”
POXI TAMBIÉN SE MARCHÓ. Las crónicas policiales presentaron a Gustavo Maciel Villaverde, alias “Poxi” o “El Simulador”, como lugarteniente de Néstor “Sopapita” Merlo, un mítico delincuente de la zona oeste canonizado por sus pares luego de que un almacenero lo matara a mazazos en 1996.
Poxi se fugó  de la Unidad Penal 41 de Campana en los primeros días de junio, pero recién se supo el día 26, cuando debía presentarse en las sedes judiciales de Morón y San Martín para saldar cuentas pendientes con la ley.
Se sospecha que a Poxi falsos penitenciarios lo cargaron en un auto alegando un traslado con un oficio apócrifo. No fue original. El 18 de julio de 2008 había escapado de la Unidad 9 de La Plata con la misma argucia.
El sábado 28 de julio se registró el último caso de una racha insólita. Agustín Lapenta Díaz, preso en Batán por robo, escapó de la Alcaldía cuando se hizo pasar por otro interno que debía ser excarcelado.
Lapenta Díaz salió caminando por la puerta del penal. Tan fácil como eso. «
Cronología y repercusiones
La condena: el 13 de julio, Marcelo Segovia fue condenado por el TOC 1 de La Matanza a 29 años de prisión por el asesinato de Emiliano Martinó, ocurrido el 14 de junio de 2010 en Ramos Mejía. Además, Segovia fue declarado reincidente por el tribunal, que determinó que fuera trasladado bajo estrictas medidas de seguridad a la Unidad 23 de Florencio Varela.
La fuga: el 20 de julio, el condenado escapó de la cárcel de máxima seguridad. La versión que circuló, avalada por César Albarracín, subsecretario de Investigación Criminal provincial, fue que se había fugado vestido de mujer.
Sin embargo, los voceros de la fiscalía que investiga el caso señalaron que no hay ningún elemento en el expediente que suscriba este rumor. La hipótesis más firme es que Segovia escapó gracias a la complicidad de un agente penitenciario.
Habló la presidenta: “El día 20 de julio –dijo sobre el caso la presidenta Cristina Fernández de Kirchner– se toma conocimiento de que se escapa un peligroso delincuente. Obviamente que la fuga fue con complicidad.”
Nadie sabe dónde está: al cierre de esta edición, el prófugo no había sido recapturado por los investigadores de la Policía bonaerense, que en la última semana allanaron sin éxito dos casas de Fuerte Apache.
Método
Recapturados
Como réplica, un vocero del SPB argumentó que “siete de cada diez presos que se fugan son recapturados dentro de los tres meses” y explicó que el método siempre se repite: “Se monta un operativo cerca de la casa de la madre y la mujer, y sólo hay que esperarlos. Los que no vuelven, son los ‘pesados’, que tienen infraestructura”, confía.
El dato
SILENCIO
Los funcionarios provinciales a cargo no quisieron hablar con Tiempo Argentino.

TORTURAS HOY Y AHORA


 

 

Las fotos que exhibimos son solo algunas de las que la madre de B.O.N., un joven de 20 años, acercó el día martes 17 de agosto a la sede de la Asociación Civil de Familiares de Detenidos en Cárceles Federales (Ver Video). Junto con las imágenes, la mamá de B., entregó un texto que relata lo que le pasó a su hijo, durante los últimos meses, en cárceles federales:

“El día 17/10/2009  B., nacido el 15/07/1991 fue alojado en la unidad del servicio penitenciario de Ezeiza (Se refiere al Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza)  Siendo “primario” mi hijo comenzó un calvario infinito de golpizas, las cuales dejaron secuelas psicológicas, morales y físicas.”

Luego, la madre relata el modo en que su hijo fue conducido a firmar un juicio abreviado:

“Yo como madre mi dirigí al juzgado donde se encontraba su defensora (…)  allí realice la denuncia por las golpizas diarias que recibía mi hijo, estas dejaron secuelas, le reventaron el tímpano del oído izquierdo, cada visita que iba a verlo él tenía hematomas en distintas parte del cuerpo; VIVIA SANCIONADO, en esas sanciones era torturado vilmente. NUNCA falte a las visitas porque temía que me lo entreguen en un cajón (…) soy una persona humilde y me manejo con los defensores del ESTADO. Vivía en el juzgado contándoles las penurias que soportaba mi hijo, JAMAS  la defensora  se dirigió a hablar con mi hijo. Lo único que hizo la defensora fue llamarlo para HABLAR  el asunto del abreviado;  él se negaba a ir al juzgado porque estaba engripado y con mucha fiebre, al negarse fue golpeado ferozmente y durante el trayecto hacia el juzgado siguieron golpeándolo y para “diversión” de los penitenciarios fue rociado con gas pimienta; en ese momento mi hijo casi se muere porque estaba congestionado.”

Cuando la defensora pide verlo, los penitenciarios se lo niegan, diciéndole que estaba “re drogado”:
“Ante esta situación la abogada ordenó que lo traigan porque lo quería ver y sacar sus propias conclusiones, los penitenciarios de negaron al principio. B. fue llevado a la oficina de su defensora y vio que mi hijo no estaba drogado, ella lo encontró perturbado y aturdido, pregunto el motivo por el cual se hallaba en esas condiciones.”

La madre de B. relata el modo en que se le habría hecho firmar un juicio abreviado a su hijo, quien no estaba en condiciones como para decidir si era o no favorable para él:
“Le dijeron que tenía que firmar un “ACTA DE PRESENCIA” el no podía leer, se sintió presionado y no pudo firmar, lo que hizo fue “GARABATO” porque sabía que no podía firmar sin antes leer el “ACTA” ante la presión no tubo alternativa. Hubo promesas de la “pulsera” (arresto domiciliario). Antes de retirarse del juzgado  le dijeron a mi hijo “NOS VEMOS EN LA PROXIMA PARA FIRMAR EL ABREVIADO, SI ESTAS DE ACUERDO”.

Y luego, la madre de B. relata torturas parecidas a las que es posible escuchar por parte de testigos en los juicios contra el terrorismo de estado:

“El 20 de Julio de 2010 fue trasladado junto con otros menores al anexo de la unidad 24 de jóvenes adultos modulo 5 pabellón 8. En este establecimiento se aplican los mismos métodos de tortura que en Ezeiza porque los penitenciarios son los mismos que estaban en Ezeiza; considero que estos métodos están TOTALMENTE PROHIBIDOS y sé que no estoy errada con lo que digo. Todos los chicos del penal pasan por lo mismo lo he visto en visita (chicos con muletas, en sillas de ruedas, ojos morados) las madres quieren hacer las denuncias pero los chicos no quieren porque tienen miedo que les pase algo peor.
En este penal mi hijo cumplió sus 20 años el día 15/7; una semana antes los penitenciarios le dijeron “N. TENEMOS UN LINDO REGALO PARA VOS POR TU CUMPLEAÑOS QUE TE VA A GUSTAR MUCHO”. El 16/7 fui a la visita mi hijo se encontraba en perfectas condiciones, ese mismo día a las 18:30 hubo una discusión con el jefe de la visita, casualmente era “el día del penitenciario” y los mismos estaban festejando en “HORARIO DE TRABAJO” comiendo asado y tomando vino. Yo no sé como permiten que trabajen en esas condiciones, de una pequeña discusión casi me lo devuelven en un cajón. El jefe de visita M. junto con 6 penitenciarios mas lo torturaron, “MI HIJO FUE LA DIVERSION DEL DIA DEL PENITENCIARIO” TORTURADO desde las 18:30 hs a 20:30 hs; se turnaban para darle palazos en la planta del pie “el pata pata” tal es así que le quebraron 3 dedos 2 de un lado del pie y un dedo del otro pie, las piernas golpeadas (quedaron negras), y no conforme con esto apagaron cigarrillos en su cuerpo y lo quemaron con encendedores las plantas de los dos pies y el hombro, su oído izquierdo fue aplastado por los borcegos de los penitenciarios, recibió  “TROMPADAS” en la cara, boca y ojos también patadas en la cabeza y para terminar el “PAÑOLERO” tuvo INTENCION DE VIOLACION. Durante toda la tortura mi hijo estuvo esposado y atado con ganchos de pies y manos, después de la tortura lo hicieron caminar de rodillas porque no sentía las piernas a la ducha de agua helada, lo arrastraban de la ropa y le pegaban trompadas en la cabeza, B. estuvo una hora bajo el agua helada (en pleno invierno) después de eso le dieron un sedante (pichicata) y lo dejaron tirado en la celda de los locos. Mi hijo estaba shockeado, desorientado y cansado de que lo verdugeen dijo “SI NO ME DEJAN DE VERDUGUEAR EN ESTE MOMENTO ME MUERO PORQUE ME SIENTO MUY MAL NO PUEDO CAMINAR MAS”.

Al ingresar una nueva guardia, y observar el estado de B., lo trasladaron al Hospital de la Unidad 24, de Marcos Paz, donde, según relata su madre, volvió a padecer torturas y corrió riesgo su vida:

“A los 20 días de estar en la unidad 24 no sé cómo pero el lugar se incendio hasta el dia de hoy desconozco el motivo que causo las llamas; ninguno de los penitenciarios socorrió a los chicos; mi hijo solo y como pudo se paro y saco a tres chicos que estaban con él, cuando vinieron a apagar el fuego había mucho humo por ende B. inhalo mucho monóxido de carbono. Los penitenciarios buscaban a mi hijo entre el humo con linternas, B. vio que venían con palos y utilizó su silla de ruedas como escudo gracias a esto no recibió TANTOS golpes,el resbalo porque en el piso había mucha agua del incendio y en ese instante lo redujeron aplicándole una paralitica,luego le pisaron la nuca y le dieron un palazo en la cabeza este golpe le dejo un tajo de 3 cm en el medio de la cabeza que es visible, mientras le pisaban la nuca en el piso fue golpeado en las costillas y sabiendo que tenia los dedos de el pie quebrados aun así no tuvieron contemplación y le rompieron el tobillo tal es así que tiene para 45 días para que pueda caminar y comenzar su rehabilitación kinesiologica,en su pierna izquierda esta usando zapatilla cuando esto no debería ser así porque el tiene que usar una bota ortopédica de plástico; por ende tuve que comprar una sandalia ortopédica que tampoco es lo adecuado para un dedo que este quebrado pero es lo que le puedo comprar a mi hijo ya que la bota de plástico ortopedica no esta a mi alcanze, ademas yo no le hice el daño a mi hijo los que le hicieron el daño fueron los penitenciarios por eso mismo ellos tienen que darle la ortopedia correcta a mi hijo.

El día 10/8/2011 alrededor de las 23.30hs mi hijo fue hospitalizado por inhalar monoxido de carbono y los golpes nuevos recibidos esa misma noche del incendio se hallaba totalmente descompuesto vomitando de color negro. Fue trasladado al hospital publico de Marcos Paz allí estuvo internado cinco días con suero permanente. El lunes 15/08/2011 fue dado de alta a las 15:30 hs regresando a la Unidad 24 al H.P.C.

Como le sucedería a cualquier madre o padre que viera y escuchara a su hijo en esas condiciones, L. está aterrorizada, y teme por la vida de su hijo:

“Quiero decir que estoy atemorizada porque esto parece un campo de concentración nazista y me recuerda a la época de los militares. Yo como madre les pido a ustedes que son madres por favor ayúdenme S.O.S estoy desesperada porque mi hijo corre peligro. Estoy enterada que los vidrios del “hospitalito” están todos pintados lo cual quiere decir que pude volver a haber un incendio o una muerte y nadie sabe nada. Estoy segura de que le hicieron esto a mi hijo por las denuncias que realice por las torturas que recibió en el complejo penitenciario de Marcos Paz modulo 8 pabellón 5 (Anexo 5 de la unidad 24). Yo quiero saber hasta dónde vamos a llegar con todas las aboliciones que hacen en contra de los derechos humanos (…)”


Finalmente, hace un llamado, que es una súplica desesperada:

“POR FAVOR les pido que realicen una intervención inmediata. Y les pido a las madres de los penales que no se callen la boca, cuantos más seamos menos chicos van a sufrir y de a poco vamos a ponerle fin a las torturas inhumanas.”

Desde la Asociación de Familiares de Detenidos en Cárceles Federales y del Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos, hemos hecho llegar estas fotos y este relato a la Secretaría de Justicia,  al Director del Servicio Penitenciario Federal y a la Secretaría de Derechos Humanos. Además,  la Procuración Penitenciaria hizo la correspondiente denuncia judicial, el 29 de julio de 2011, ante el Juzgado Federal 2 de Morón, Secretaría 6. La vida y la integridad física de B.O.N. está en manos de todas esas autoridades.
La difusión de esta denuncia tiene por objeto, no solo proteger la vida de B. y acompañar a su madre; sino también reclamar, una vez más, por la implementación del Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura, para que las organizaciones sociales y de derechos humanos que trabajamos en la defensa de los derechos de las personas privadas de libertad podamos controlar lo que sucede dentro de las instituciones de encierro, evitando así la aplicación de torturas y tratos inhumanos y degradantes como los descritos por la madre de B., que no son de ningún modo un hecho aislado, sino un ejemplo de una práctica cotidiana, habitual, tolerada y, en la mayoría de los casos, impune.
Asociación Civil de Familiares de Detenidos en Cárceles Federales (ACiFAD)
Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos (CEPOC)

FUENTE

El Ruso Verea se encuentra con Macri


¡Queremos debatir! ¡Queremos debatir! ¡Queremos debatir!

Es el griterío, ferviente, efervescente, de bajas calorías, de los publicistas de Macri digo los militantes políticos de Mauri, mientras clavo el freno y me reciben en fashio-patota y ya entreveo, entre la muchachada de Babasónicos, esa sonrisa imposible de Big Mac, en cabeza ovalada bien ovalada, como huevo perfecto en su perfección de huevo, y no es otra que la presencia inigualada de mi querido amigo Horacio Rodríguez Larreta…

— ¿Adónde te escondieron Horario? ¿Cómo andas querido?

— Acá estoy, Norbert, ni chicha ni limonada, baleado en un rincón… Cruel en el cartel, te ríes, cabezón, da ganas de clavarse… Pero, bueno, hay que seguir adelante, como dice Louise Hay: somos responsables por todas nuestras experiencias y cada uno de nuestros pensamientos crea el futuro… Así que nada de negativos, Verea, todo positivo… ¿Comiste, Ruso? Vení, te invito sushi en la ofis…

Horacio pasaba de la tristeza de “Afiches” al auto-ayuda a la gastronomía de carnada oriental en una milésima de segundo… ¡Ay Horacito, Horacito!

— Todo bien, Horacio, pero, mejor, te propongo… Un vermú con papa fritas… No se porqué, pero me parece lo más adecuado…

Mientras vamos caminando hacia la oficina de Don Larreta unos cuadros de maripositas detrás de otras… y no me aguanto la curiosidad, no resisto, le inquiero, incisivo, como los dientes periodísticos de un Barone:

— ¿Qué carajo son estas maripositas Horacio?

— Ahhhhh noooooo… No sabés… Es que se hizo amigo del Zoilo Cantón… ¿Viste?… El Zoilo cambió de rumbo profesional… Ahhhhh noooooo… Ahora hace muestras de fotos de “naturaleza minimal”… Y, como es amigo de Mauri… Las oficinas porteñas están decoradas con cuadros de “naturaleza minimal”… Bien Soho, Norberto… Pero, vení, pasa, pasa… ¡Carmen! ¡Carmen! Llama y pedí al delivery del Resto una picadita para dos, por favor…

Entro a la oficina que, efectivamente, es como un Resto de SOHO– los muebles serán municipales… el adorno es siempre ZEN– mientras Larreta explota en el sillón frente a la pantalla de la Laptot y el cuadrito de naturaleza mínima detrás con la mariposita y, entonces, me dice:

— ¡Me tiene podrido Verea! ¡Me tiene podrido! Que voy por la Nacional, que voy por la provincial, que voy por la intendencia, que vuelvo a Boca… ¡Déjame de joder viejo! ¡No se puede con este tipo! Así me tuvo un año y medio… ¡La quiere toda para él Verea! Y yo haciendo planes… Mirá… Ya tenía todo contratado para lanzar la campaña y recorrer la ciudad…

— ¿Urbanistas? ¿Arquitectos? ¿Politólogos?

— ¿A qué te referís? Pregunta Horacito, bien específico…

— Me refiero si habías contratado a los equipos de trabajo…

— Ahhhhh, si, claro, por supuesto, Norbert… Los equipos de trabajo… Si, ya tenía cerrado con los SPA, personal trainers, maquilladores, estilistas, vestuario, peluqueros, asesoras de imagen… Todo, querido… Nosotros trabajamos en equipo, somos experto en armar equipos, Ruso… Además, estaba al palo con el entrenamiento, el gym, la dieta, la modulación de la sonrisa, el training para hablar en tarima, en tarlipes, en Taringa, y que se me entienda mientras muevo con el dedito la cucaracha y hablo por la tele… Bien canchero, Ruso… Ya estaba todo listo, la cocina del carisma… Y… ¡Pum para abajo! ¡No puede ser! Pero, bueno: ¡Positividad! ¡Positividad! ¡Carmen! ¡Carmen! ¡Tráeme un sahumerio por favor!

— Che, pero, contáme: ¿Y que pasó con Gaby? Le pregunto, inundado de curiosidad maldita…

— ¿Quién? con el ceño fruncido peor que Frida Kahlo o la Estensoro que al final es lo mesmo…

— ¿Con Gaby?

— ¡¿Qué Gaby?! Horacito, histérico…

— ¿Gaby… que es Michetti? Le digo…

— ¡¿Quién?! Horacito como loca…

CANCIÓN. HERMÉTICA. TRAICIÓN.

No va a ser que en el momento más álgido de la conversación aparece Él… Él Mauri…

— ¡Cómo andás Norberto! ¡Por favor! ¡Qué alegría verte! ¿Qué andás haciendo por acá?

— Le debía una visita a Horacio… Era hora de pasarme un rato…

— Che, pero me encanta el programa de Cable que estás haciendo… Muy bueno, Ruso… Y, por favor, mándale saludos a Perfumo que es un fenómeno…

— Serán dados… Ahora… Contáme, vos… ¿Cómo venís para este año?

— Jajajja, ya me imagino que algo te habrá contado Horacio… Estamos armando los equipos de trabajo… Nosotros, Ruso, hacemos todo, decidimos todo, en equipos… Además: no sabés lo linda que va a estar Buenos Aires…

— Eso me suena… Pero, Mauricio… ¿Cómo vas a hacer esta vuelta con los quilombos: el Indo-americano, las tomas de casas, las escuelas, los hospitales? Están atrasado con el tema subtes también…

— Vos… Vos: no te preocupes… Nosotros tenemos todo listo… Tenemos todo ya preparado… Hemos re-organizado la Ciudad… Ahora es más eficiente, más dinámica, más joven, más ágil… Hacemos más, y mejor, con menos gente, más ajustados, y le cumplimos los sueños a la gente como Marcelo… Y no te preocupes: tenemos todos los recursos necesarios para poner más linda a Buenos Aires… ¿Vos sos admirador de Gatti? ¿No?

— ¿Gatti? Por supuesto… Un monstruo.

— Gatti me ama… Norberto… Gatti ama mis plazas… ¿Vos viste lo lindas que están las plazas de la Ciudad? A mí me aman o me dejan… Yo con Gatti comparto esa filosofía… Gestión: hacer, haciendo, pariendo, atajando las dificultades, los obstáculos, los palos en la rueda con nos ponen los que quieren que nos vayamos al descenso. Con Gatti somos hacedores… Hacedores de “golpes de vistosidad”… Él con su vestuario; Yo, con mi bigote… Somos el uno para el otro… Además los dos somos fana de Carlos…

— ¿Tevez?

— Si, de Tévez también… Pero, bueno, como te decía, Verea… ¡Uy ya me tengo que volver!… Y a vos, Horacio, te veo en el Sport a las 7… Y, Ruso: no te preocupes… Andá y decile a los tuyos… A los rockeros, a los metaleros, a los punks, a los góticos… Que la ciudad se está poniendo cada vez más linda… Y que ellos son bienvenidos… ¡Hay que ser positivo Norbert! ¡Esa es la clave del éxito! Dejale una copia del libro de Luisa, Horacio…

Y así se despedía, insólito, enigmático, místico… Él… El Mauricio que es Macri… La política PRO… La filosofía política que inspiran Alejandro Rozitchner y a Louise Hay. ¿Qué me quedaba hacer? ¿Leerla a Luisa? ¿Estará allí la clave? Y no me contuve. Me fui derecho a leerme el broli. Se llama “Usted puede sanar su vida”… A ver… Veamos… “El éxito”… Página 133…

Formo parte del Poder que me ha creado
Dentro de mí llevo todos los ingredientes del éxito
Y ahora permito que su fórmula fluya a través mío
Todo aquello que sienta que debo hacer será un éxito
Y voy de triunfo en triunfo, de gloria en gloria
Mi camino está formado por los escalones que llevan al éxito
Todo está bien en mi mundo

¡Si señores! ¡No hay dudas! ¡El misterio ha sido revelado! ¡Louise Hay es el Manual de Conducción Política del PRO!

Así que mis queridos rockero-pipones: A no amargarse que como dice Luisa hace mal al colon…

¡A marchar o morir!

¡Arte y Rebelión!

¡Metal Pesado y Fuck show!

CANCIÓN. LA CLAVE DEL ÉXITO. LAS PELOTAS

El presente texto fue escrito por Leonardo Sai para el programa de radio El Circo Miserable, conducido por Norberto “Ruso” Verea. Se emite de lunes a viernes (0 a 2 AM) por FM Nacional Rock. Para bajarse los programas, abajo el facebook de la producción:

https://www.facebook.com/losmiserablesdelcirco

Para bajarse el audio:

http://www.mediafire.com/?qbdivrwegr8w1bc