Burda Maniobra para Liberar a los Genocidas en Córdoba


Oreste Valentín Padován y Ricardo Lardone

El presente de justicia y verdad para el esclarecimiento de las violaciones a los derechos humanos ocurridas en la última dictadura militar, se encuentra amenazado por una nefasta decisión de la Cámara de Casación Penal de la Nación. La misma, a través de una resolución inexplicable, quiere volver al pasado y brindarle cobertura de impunidad a los genocidas, liberándolos hasta que comiencen los juicios orales y públicos.

El martes pasado, la Sala 3 de la Cámara Nacional de Casación dispuso que los represores Oreste Valentín Padován y Ricardo Lardone, esperen el juicio oral y público gozando de su libertad. Actualmente ambos están procesados con prisión preventiva en diferentes causas por violaciones a los derechos humanos, causas que se tramitan en el juzgado federal Nº 3 de Córdoba. Si esto prosperara, es decir si estos dos torturadores se fueran tranquilos a sus casas, todos los demás represores procesados harían uso de esta medida para salir en libertad. Y si esto sucede, ¿quién garantizará la integridad física de los cordobeses con los genocidas de nuevo sueltos por las calles?

Los argumentos esgrimidos por Casación, serían que estos imputados, que han cometido delitos contra la humanidad, que son peligrosos para la humanidad entera, no presentan “peligrosidad procesal”. Es decir, que estando libres mientras se desarrolla el proceso judicial, ni ocultarían pruebas, ni se fugarían, ni intimidarían a los testigos. Argumentos que suenan a cínicos, mientras seguimos identificando los más de cien cuerpos encontrados en las fosas comunes; mientras hay genocidas prófugos de la justicia; mientras arrecian diariamente las amenazas a testigos, damnificados y abogados sin que ninguno de estos casos sea esclarecido, cuando se agrede a una abuela de plaza de mayo y, sobre todo, mientras sigue desaparecido Julio López, testigo clave contra los genocidas.

Con esta resolución, la Sala 3 de la Cámara de Casación Nacional, dispuso revocar la medida solicitada por la fiscal Graciela López de Filoñuk, avalada por la Jueza Cristina Garzón de Lazcano y la Cámara Federal de Apelaciones, donde se resolvió que los imputados en las causas por violaciones a los derechos humanos, por la gravedad de esos crímenes, deben cumplir prisión preventiva durante la tramitación del proceso judicial.

En esa oportunidad, los diferentes tribunales negaron la libertad de los
represores considerando: “la seriedad de las pruebas reunidas en la causa; la naturaleza y gravedad de los hechos investigados y la desaparición de toda restricción legal en orden a la persecución penal de los delitos de lesa humanidad, considerados imprescriptibles por nuestro Más Alto Tribunal; la elevada escala penal que correspondería eventualmente aplicar en el supuesto que los encartados resulten condenados; la “personalidad moral” de los imputados, quienes habrían actuado con absoluto desprecio por la vida y la libertad de distintos seres humanos que se hallaban en total estado de indefensión y a entera disposición de las autoridades militares circunstancia que resulta reveladora de una personalidad que no deviene merecedora de confianza”, respecto de su respeto a la Ley. Algo obvio en quienes violaron todas las leyes. Algo obvio que la Cámara de Casación no tuvo en cuenta.

Así, lamentablemente, la Cámara de Casación Penal de la Nación, una vez más se ha convertido en el refugio para albergar la impunidad de los genocidas. La medida dispuesta por este tribunal significa un retroceso para la búsqueda de verdad y justicia.

Pero nada nos sorprende a los organismos de derechos humanos de Argentina. Conocemos de impunidades y complicidades. Sabemos de leyes de olvidos y de indultos, y sobre todo, hemos aprendido que el camino de la justicia es una lucha que implica esfuerzos y perseverancia. Es una lucha contra la resignación y contra los poderes que quieren que la impunidad perdure en nuestro país. Una lucha que no abandonaremos hasta que el último de los genocidas tenga una condena firme y que la cumpla en cárceles comunes. Algo que ellos nunca respetaron a nadie en los tiempos de la dictadura, cuando violaron todas las leyes a las que ahora tan desesperadamente acuden.

JUICIO Y CASTIGO A LOS GENOCIDAS Y SUS COMPLICES
AUDIENCIA ORAL Y PUBLICA YA
BASTA DE DILACIONES
NO OLVIDAMOS
NO PERDONAMOS
NO NOS RECONCILIAMOS

-H.I.J.O.S. (Hijos por la Identidad y la Justicia, contra el Olvido y el Silencio) Regional Córdoba en la Red Nacional
-Familiares de detenidos desaparecidos por razones políticas de Córdoba

La Plaza de los prostituyentes (ex-Once)


anticopyrightPlaza Once cambió de nombre. Desde este miércoles pasó a llamarse Plaza de los Prostituyentes. Fue así rebautizada para denunciar el tráfico y la explotación sexual, en una acción pública que sirvió para lanzar Ninguna mujer nace para puta, el libro que escribieron la boliviana María Galindo y la argentina Sonia Sánchez. Fue una mezcla de escrache colorido, con pinturas sobre el piso: “La prostitución no es un trabajo”. Una procesión posterior, por avenida Corrientes, finalizó en el Centro Cultural Ricardo Rojas, donde Liliana López Foresi fue la conductora del acto de presentación de este trabajo editado por lavaca que analiza los cimientos de una nueva forma de construir vínculos que permitan a las mujeres organizarse y rebelarse.

informe aquì: http://lavaca.org/seccion/actualidad/1/1552.shtml

Teatro: “Los Modernos” en el Lorange


“LOS MODERNOS” VUELVEN CON SU SORPRENDENTE ÉXITO AL TEATRO LORANGE 

FUNCIONES DESDE EL 8 DE JUNIOMIERCOLES, JUEVES Y VIERNES A LAS 21SABADOS A LAS 21 Y 23Y DOMINGOS A LAS 20 

LOS  MODERNOS en la calle Corrientescon su espectáculo“Breve desconcierto breve”

Premios ACE 2005/2006Ganador Mejor Espectáculo de HumorNominado Revelación masculina: Alejandro OrlandoNominado Revelación masculina: Pedro Paiva

 ¡¡¡Descubrilos primero. No dejes que te lo cuenten!!! El grupo teatral “Los Modernos”, compuesto por los actores Pedro Paiva y Alejandro Orlando y que viera la luz en la ciudad de Córdoba en abril de 2002 con el estreno de “Breve desconcierto breve” no ha cesado desde entonces en escalar de a poco, pero sin pausa, los esquivos escalones de la fama internacional. Luego de exitosas temporadas durante 2003 en Carlos Paz –donde recibieron los Premios locales “Carlos” y  “Bamba”, realizaron una temporada de 3 meses  en la Sala Azucena Carmona del Teatro Real de la ciudad de Córdoba, una corta presentación en “La Trastienda” de Capital Federal, para instalarse en España desde agosto de ese mismo año, en donde cosecharon éxito tras éxito en Barcelona, Madrid y en giras por todo el territorio peninsular, incluyendo también funciones en la Embajada Argentina en París, Francia y en las ciudades de Estocolmo, Uppsala y Malmo en Suecia. En 2004 y 2005 fueron distinguidos en Barcelona con el Premio Dies de radio al mejor espectáculo teatral del año y el premio BCN al mejor espectáculo alternativo y en Madrid  con  el premio revelación del x festival internacional de humor.Hasta el momento llevan más de 500 funciones en Argentina, la mayor parte de ellas en la ciudad de Córdoba y casi 1000 funciones en España, con un total de 600.000 espectadores, ya que muchas de estas funciones fueron llevadas a cabo en España no sólo en teatros, sino también en estadios y lugares abiertos de gran capacidad. Los modernos pusieron un pie definitivo en Buenos Aires con su exitoso espectáculo: “Breve desconcierto breve”, que se estrenó el 30 de junio en Buenos Aires.  Ahora, después de meses de presentación en Buenos Aires en 2006, una gira que los llevó por Uruguay y España a comienzos de este año, vuelven a nuestro país para presentarse en el teatro Lorange sobre la Av. Corrientes.   

“Breve desconcierto breve”  puede sintetizarse  de la siguiente manera: Dos actores, un lenguaje teatral con código propio, una escenografía mínima pero sobretodo un exceso de creatividad. Espectáculo de humor poco frecuente, de arrolladora elegancia y refinado buen gusto. Los modernos, un misterio que sólo puede ser develado viéndolo.

 Autor: Pedro Paiva – Vestuario, coreografías y puesta en escena: Los Modernos 

Funciones: Miércoles, Jueves y Viernes a las 21. Sábados a las 21 y a las 23 / Domingos a las 20 Localidades: Miércoles y jueves: $ 30.- Viernes, sábados y domingo: $ 40.- Teatro Lorange – Av. Corrientes 1372 – Boletería: 4373-2411Venta telefónica: Ticketmaster 4021-9700