Sobre la noción de hecho social total


Bricolage

Eduardo González Castillo

Posgrado en Ciencias Antropológicas Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa

Presentación

Cuando -al menos como estudiante- uno se topa con la noción de hecho social total, es casi inevitable experimentar ciertas dudas acerca del significado correcto del término. Es quizá su aparente transparencia lo que más desconcierta, pues, al oírlo, la definición fácil se presenta casi espontáneamente: un “hecho social total” es cualquier fenómeno social considerado en la totalidad de sus implicaciones. Cuesta trabajo, empero, creer que un concepto tan significativo para la antropología se reduzca, sin más, a una perogrullada. Desde luego, la manera más apropiada de enfrentar esta dificultad semántica consiste en la revisión de los textos y autores involucrados. A continuación, con base en lo escrito por Lévi-Strauss, Cazeneuve y el mismo Mauss, presento un conjunto de notas con el objetivo de esclarecer el sentido general del concepto referido y el orden de ideas en que…

Ver la entrada original 1.879 palabras más

LATENCIA Y ESPERANZA DEL KIRCHNERISMO


54489_1526038595778_1379045483_31401709_4614466_oEl peronismo, si se lo interpreta solo desde un punto de vista económico y político —en el sentido weberiano en tanto política profesional— queda reducido a la subasta del dinero y los cargos. Ahora bien, en esos cargos y en ese dinero, se disputa un inconsciente más profundo y se revela como el procesador psico-político de nuestros dramas, tragedias y comedias; el estabilizador religioso de una urbanidad decadente. De aquí que éste se piense en bares y cafés de los alrededores del Congreso, allí donde se tejen, subterráneamente, las verdaderas alianzas de la política doméstica, sus intrigas, conspiraciones, pero se ejerce, y se sufre, en el interior del país, en los márgenes de esa centralidad tan odiada como deseada. Desde esa visión psicopolítica todo lo que se hizo en el 2016, con la excusa racional de la auto-crítica de la derrota electoral, fue comenzar a procesar la muerte de Néstor Kirchner, libremente, sin la imposición oficial del Estado: discutir su lugar en el panteón peronista de los dioses.

nestornauta-y-cristinaA través de la muerte de Néstor Kirchner los jóvenes militantes abrazaron al Edipo nacional; un padre, una madre, un yo-peronista. Se disponen, en el nombre del Padre, a declararse, generacionalmente, legítimos herederos. Obviamente, el padre no se reivindicaba “kirchnerista”. El rechazo a la crítica del Padre Patagónico es permanecer en la idealización infantil. Sin muerte simbólica, sin crítica, no hay retorno. No van a poder volver. Para los hijos, impedir que Cristina se someta a la ley, a los tribunales (“si la tocan a Cristina…”) equivale a mantenerse fundidos a ella, como pito ejecutor del trasvasamiento generacional. En este sentido, La Cámpora es la metáfora de una formación incestuosa al nivel de la sociedad. Muchos dirigentes que estuvieron con NK, que formaron parte de su gabinete, firmaron sus decretos, propusieron dirigentes, trabajaron su agenda, están actualmente en el Frente Renovador de Sergio Massa. Quien fue algo así como primer ministro de CFK. ¿Se acuerdan cuando lo gastaban en Tinelli con lo de La Presidentaaaa? Para los peronistas de “La Renovación”, Néstor aparece como un líder con peso histórico específico, propio, un gran constructor de poder y acumulador sin igual de consenso y patrimonio, un animal político total, pero de carne y hueso. Para los jóvenes militantes, es la última encarnación de un linaje que comienza en Rosas y se ancla en la barbarie (concepto inventado por la literatura teológica política de Sarmiento) como verdad del estado. Es que el problema urgente del peronismo no es ¿qué hacer con “la revolución justicialista”? sino ¿qué hacer con la viuda? Por eso, el 2011 fue el triunfo de la culpa como campaña electoral.

La pelea de Moyano con Cristina tiene ingredientes materiales muy concretos, y es una guerra de dioses[1]. Moyano custodió el espectro de Juan Perón en la entrada de la CGT: “no ingresará nadie más acá”; “los sindicatos son de Perón”. Los delegados gremiales saben que así es, y por eso lo cantan, con celo. Todo el intento kirchnerista de poner a los propios en las listas de candidatos, en los directorios de las empresas subsidiadas, en los sindicatos, en los cargos de la administración pública, en las intendencias, bajo apercibimiento de hambruna de fondos, obras de infraestructura, y destrucción pública por cadena nacional produjo la reacción clásica de la psicología colectiva ante el “déspota ilustrado”. Hizo retornar otros espectros. Así “volvieron” los gorilas, Rucci, Vandor, Guardia de Hierro, y también Tosco, Huerta Grande, alguno se acordó de Gelbard. Nos amarramos al pasado, y con la muerte de Alfonsín, también se fundó el “Alfonsín-kirchnerismo”, para seguir idealizando, y masturbando el relato. El Dios Ubaldini ya amenazó con un paro si reparten la estampita del Padre de la Democracia en su iglesia. Volvamos.

La elaboración racional de la identidad peronista exige tiempo, el período de Néstor es levantado como bandera por Lavagna y se concentra en su aura la legitimidad técnica de la herencia “buena”, del “capitalismo nacional”, vilipendiada por “los hijos”, ahora estigmatizados como “secta maldita”, perfecto chivo expiatorio del oportunismo, esto es, descargar sobre militantes (sin trayectoria laboral sólida, sin formación política considerable, sin experiencia de base superior a diez años) el costo de una elección presidencial. Sin embargo, el 60% de los votos de la sociedad argentina son votos no peronistas, no identificados con tradiciones políticas. La mayoría de la sociedad argentina vive esta guerra de dioses como una disputa que le es ajena, que no la representa, una batalla cultural, ideológica, que padece como “grieta”. Acá hinca el diente el PRO y Clarinite. La globalización como ideología y “posmodernidad”. Es el PRO como caudillismo de empresa. El caudillo presidencialista es ahora delirado como CEO transnacional. Nos quita el peso de la historia, nos libera de la carga de la modernidad mediante la Estrategia de la Gran Trola (EGT): abrirse bien de gambas y dejarse penetrar, hasta el sangrado, agotando toda la renta, estrangulada de abusos. A la EGT se la presenta como “confianza” y “volver al mundo”.

Mientras tanto, se le encarga al periodismo la disputa por la interpretación del pasado, heroico en C5N, nefasto en TN. Algunos buscan que ese pasado actúe como gloria, otros como pesada herencia, de forma tal de controlar el trabajo psíquico e incidir en él con imágenes, archivo, conducirlo en su penumbra. Los primeros quisieran que se constituya como tradición, en el mejor de los casos; para los últimos en pesadilla y advertencia. Como no hay artistas, al estilo de un Leonardo Favio, y tampoco hay creatividad ni tiempo —estamos en el puro presente de la comunicación de los sistemas sociales— todas las lagunas, contradicciones, matices de la historia del presente se colman con estadística y encuestas de opinión. Negocio de la ciencia social.

La estrategia de Macri es intervenir en la latencia, involucrar a Cristina en lo cotidiano, hacer que se pronuncie todo el tiempo, bajarla del pedestal del 54% a la pelea del twitter, clausurando el trabajo psíquico-delirante del retorno: ella está ahí, y no es nada más que esto. El cálculo de Cristina es que la latencia, por un contraste de endeudamiento y colapso, la beneficie en el 2019 como redentora. Este último cálculo contiene un inconveniente no menor.

Perón despreciaba la verdad, pero sabía mentir. Jugaba con la verdad como nietzscheano, como artista del gobierno de los otros. El matrimonio Kirchner quiso darle un fundamento científico-metodológico a su voluntad de ilusión. Con título de Economista de la UBA. Le mintieron al pueblo desde el Indec. A las organizaciones sociales, que marcharon junto a la CGT el 18 de noviembre, no se las convence fácilmente de lo que no vivieron y arremeten contra el estado por su deuda: dame recursos ya, contención social y trabajo. Las tres T. Macri pudo hacer demagogia en el debate electoral, puede mandar a mentir a sus intermediarios en la televisión, pero no lo hace desde la estadística del estado, la que oficialmente lo denuncia en recesión. No hay indicador alguno que le regale oxígeno en su primer año. Aquel falseamiento, tan torpe, tan caro en el largo plazo, equivale al desprecio de los humildes. Moreno encarna, necesariamente, el ardor por el Papa.

Francisco, mediador último, organizador a distancia de la guerra de todos contra todos de la política profesional sin partido: representa el perdón de los pecados con el cual se levantará la mano del futuro presidente de los argentinos.

francisco_mate1

Un modo supranacional, pacífico, de confirmar al Padre y a su crisis de representación.

Buenos Aires, 27 de noviembre de 2016

Leonardo Fabián Sai

[1] La expresión hace referencia al archi-conocido argumento de Weber sobre el politeísmo de los valores y el conflicto insalvable de las creencias extremas de la sociedad moderna; ninguna moral se puede imponer sobre las demás. No se cierra ningún debate, mucho menos el debate sobre la historia. Las actitudes últimas hacia la vida son irreconciliables; las luchas no se resuelve en una gran conclusión final sino que no cesan de diferenciarse, funcionalmente.

La pregunta del momento


www.espectros.com.ar

por Carlos Leyba

¿Cuándo arranca? Esa es, sin duda, la pregunta más repetida por los amigos del actual gobierno. ¿Cuándo arranca esta economía harto deprimida? Acostada. Desvanecida. En la que no hay signos de que esté por despertar.

foto-rohan-kelly-storm-front-on-bondi-beach

Sin embargo la pregunta implica suponer que el vehículo está preparado para funcionar, que el motor está en orden, que tiene combustible, que el sistema eléctrico está en condiciones y solo falta que alguien ponga la marcha y acelere. Por eso esa pregunta, por definición, es una pregunta amigable.

Nadie que no creyera que el aparato económico está en condiciones de ponerse en marcha la haría. Por eso es una pregunta de esperanza. Una esperanza en expectativa. Justamente es lo que dicen las encuestas acerca de la opinión pública y la relación con el gobierno.

Muchas encuestas, por lo que valgan después de la cadena internacional de desaciertos, estiman que el 40…

Ver la entrada original 1.784 palabras más

La hora del acuerdo


por Carlos Leyba

Finalmente, y seguramente por la preparatoria espiritual previa al encuentro de conciliación con Francisco, Mauricio Macri se desdijo de la descalificación de “libre pensador” que le impuso a Alfonso Prat Gay, y le ha dado la razón: para poder dominar a la vez la tasa de inflación y sacar a la economía de la recesión, es imprescindible al menos intentar un acuerdo económico y social con los representantes de los intereses sectoriales del mundo del trabajo y del empresariado.

Es una condición necesaria ya que no suficiente. La cuestión es qué se acuerda y cómo se conduce y se reconviene. Nada es lineal e inmodificable. No hay acuerdo sino se instala como sistema de control y revisión de decisiones. Al menos eso es lo que debería ser y a su vez es lo que lo hace útil y posible. Sin esa mecánica de sistema se trata de una foto.

El gobierno hasta ahora, antes de esta convocatoria formal que ya está en marcha, ha estado encerrado en los límites de su propia comprensión de la política. Por eso este paso a regañadientes de Mauricio, tal vez a instancias de Francisco que le ofrece su predicamento para que reconstituya rumbos, posiblemente sea el paso mas avanzado de su gobierno.

Posiblemente implique el desplazamiento del marketing del vendedor de humo J Durand Barba y su reemplazo por las ideas y voluntad de personas edificantes.

De tanto insistir en la supuesta originalidad de su nueva manera de hacer política (timbreo, conexión digital, relación con cada uno de los ciudadanos tomados de a uno) el gobierno ha ido produciendo su propio aislamiento, es decir, la ruptura del continente político por donde se puede transitar pisando firme. No se hace continente en la política sólo hablando y sin intercambio.

La consecuencia del aislamiento real, diálogo sin intercambio, es la erección forzada de un archipiélago en el que la conexión entre las islas en las que se convierten todos los actores es azarosa. Los gobiernos construyen también su oposición. ¿La dispersión como estrategia es una visión de Estado o una mezquina estrategia electoral?

Volvamos, lo que está detrás del aislamiento propio y provocado, es en definitiva la consecuencia de la negación de lo colectivo – tal vez no sean plenamente conscientes de ello los hombres del PRO – y remite a aquella espantosa afirmación de Margaret Tatcher “no hay tal cosa como la sociedad, solo hay individuos”.

Como sabemos, la negación de lo colectivo, es la esencia del neoliberalismo como cultura política y económica negadora del Bien Común. Para el neoliberalismo ese Bien no existe ya que no existe lo Común.

No vamos a reiterar las consecuencias que esa visión del mundo ha tenido en materia de decadencia económica y social y no sólo en estas pampas.

Sólo afirmaremos que, en última instancia, esa “nueva política” entendida como la relación del gobierno con los individuos tomados de a uno, es la negación de la política. ¿Qué política?

El politólogo Elías Díaz lo sintetizaba afirmando que  la política, o lo que es lo mismo, el ejercicio de la democracia no debe, no puede ser otra cosa que “argumentar y pactar”   (El País, 9/10/2016). Argumentar implica expresión y fundamentos de los objetivos y propuesta de instrumentos para alcanzarlos, considerando claramente los costos implicados. La idea misma de argumentar reclama, mediante la escucha y la respuesta, la iluminación de otras visiones respecto de esos objetivos y por cierto la discusión de los instrumentos, que siempre son múltiples, y de los costos que siempre son distintos en el tiempo y en el espacio. La argumentación y el respeto a la contra argumentación, implican la posibilidad de pactar.

El pacto es consenso, es decir, poner en común el sentido de las cosas y concertar, hacer ciertas para todos las cosas pactadas.

Argumentar y pactar es la esencia de la política y supone que no es una cuestión entre individuos sino que hay algo común, colectivo, para todos. Y esa visión implica que quienes argumentan y pactan, ceden, conceden y reciben. No hay pacto sin intercambio y no hay intercambio sin argumento.

El gobierno, el oficialismo, hasta aquí ha estado falto de argumentos. Más allá de las generalidades con las que nadie puede disentir – combatir la pobreza, el narcotráfico y la unidad nacional – el gobierno no ha argumentado (objetivos, instrumentos, costos) su programa. Posiblemente no lo tenga.

Pero no es menos cierto que los sectores opositores con algún peso tampoco lo tienen. Y diría que lo tienen aún menos. El PRO repite el inventario de obviedades que componen lo “económicamente correcto”: el mundo, productividad, inversiones, confianza, tecnología, federalismo, etc. Y promete un Plan Productivo que aún está siendo cocinado y que por lo que ha trascendido es un plan a la defensiva.

Pero por ahora el Plan Productivo, que sería parte del argumento tan querido, es un desconocido aunque todo señala la amenaza de la insuficiencia.

Si consideramos las expresiones que se reputan a sí mismos peronistas y que sumadas o tomadas de a una son “la oposición” lo que los divide no es la combinación de distintos objetivos, instrumentos y costos. Es decir “argumentos”. No.

Lo que los divide esencialmente es el pasado. Las tribus se dividen en los que solo participaron con Carlos Menem, los que se subieron a la Alianza y derraparon con ella; los que transitaron con Néstor Kirchner y aquellos que siguieron hasta los últimos días de Cristina y que luego se bifurcan en los que la siguen y los que quisieran que “ella” no siga. No revelan argumentos, en el sentido aquí expresado, que los dividan porque no los expresan. Si es que los tienen.

Hoy la Argentina no es un país pensado en el que se contraponen argumentos de futuros. No.

Hoy sólo tenemos un país relatado. Por un lado el país del ridículo relato kirchnerista del jardín de las delicias del que nos habría expulsado en diez meses Mauricio Macri. Un jardín que nunca existió como lo revelan, no sólo los destellos de la corrupción y el despilfarro, sino la pobreza y al mismo tiempo la pérdida de capital en toda la dimensión de esa expresión. Dos fenómenos a la vez que describen una contradicción inexplicable.

Y por el otro lado está el relato de la herencia recibida, relato que a medida que pasan los meses y nada cambia, se convierte en una “prueba de que hemos sido expulsados del Jardín”.

Pues bien, si se cumple el decreto que instala el acuerdo económico y social, tendremos la oportunidad de exponer argumentos y generar pactos. Si esto ocurre estaríamos avanzando enormemente en el proceso de maduración democrática. El acuerdo, la concertación que implica, supone que no sólo las voces poderosas, electoral y mediaticamente, argumentan y pactan sino que se abre un espacio para que las voces débiles puedan escucharse, argumentar y pactar en proximidad.

La obstinación por el pasado, que la podemos observar en la producción intelectual de los últimos tiempos concentrada en el pasado y en particular en los 70, ha ido cancelando la preocupación por el futuro. Y la política, al desertar del argumento, no se ha considerado a si misma como una avanzada de exploración de los futuros posibles. La posibilidad institucional del acuerdo invita a esa exploración para ser parte del pacto.

¿Por qué este gobierno no lo hizo antes? ¿Por qué fueron necesarios diez meses de inflación y recesión y la ausencia de inversiones para despertar la lógica más elemental de la política? No es imputable al PRO. Desde Raúl Alfonsín la Argentina se ha negado al acuerdo, porque se ha negado al argumento y al pacto.

Se cree que los sistemas informativos más precisos surgen de las estadísticas – que refieren el pasado – o de las encuestas que resumen interpretaciones y que no relatan hechos.

En realidad los sistemas informativos deben complementarse con las observaciones de los que transitan el terreno.

Los dirigentes sindicales tienen antenas repartidas en todo el sistema: lo que los sostiene en el poder es una capacidad de escucha y por cierto la capacidad de tramitar respuestas. Y de la misma manera eso ocurre en la representación empresaria. Claro que en esta simplificación de la representación de los sectores ocurre la paradoja que mientras el poder de la representación sindical esta directamente asociada al numero de los representados, en el mundo empresario el poder de los que representan pocas empresas gigantes es muy superior al de los representantes del numeroso mundo de la pequeña y mediana empresa. El acuerdo neutraliza el lobby.

La disposición al acuerdo que ahora manifiesta el gobierno es el triunfo de la sensatez y es un paso adelante.

Francisco, predicador de la cultura del encuentro, lo va a celebrar  cuando se encuentre con Macri en la Santa Sede.

Y es justo decir que la última mesa de concertación con nombre de tal se realizó en el tercer gobierno de Perón. Es decir hace 40 años. Aquella experiencia, desconocida más que nadie por los propios peronistas, fue producto de una larga maduración iniciada desde la política con La Hora del Pueblo por Ricardo Balbín. Fue bombardeada por los neoliberales de Álvaro Alzogaray y las organizaciones guerrilleras que nunca abandonaron la ideología de “cuanto peor mejor”. A partir de ahí Juan Perón condujo el proceso que culminó en las Coincidencias Programáticas de los partidos y las organizaciones obreras y empresarias que fue la base de la legislación sancionada por unanimidad y del Plan Trienal de 1973. El Acta de Compromiso, conocida como Pacto Social, firmada en la primer semana del nuevo gobierno sentó las bases de la política de ingresos destinada a enfrentar la recesión y el desempleo con que terminó el gobierno de la dictadura y una tasa de inflación del 80 por ciento anual. Un caso extremo de estanflación que fue doblegada entonces gracias al acuerdo tripartito. El FMI, Roberto Aleman o Marcelo Diamand, destacaron entonces el método y los resultados. Funcionó como todos los acuerdos económicos sociales previos en Europa o como el tan celebrado Pacto de la Moncloa.

Hay desconocimiento que en estanflación la receta ortodoxa profundiza la recesión y la keynesiana profundiza la inflación. Las dos a la vez, son contradictorias y revelan la confusión que produce no tener un ministro y apelar a un sistema de coordinación que por definición es tardío.

Van diez meses y la inflación baja poco y la recesión continua. Por eso es muy bueno haber aceptado la mesa de concertación que es un método necesario. Lo que aporta la suficiencia es la calidad de los argumentos y la solidez del pacto. Francisco se lo va a aclarar.

Publicado originalmente en el diario El Economista.

La manipulación de los precios de transferencia en las exportaciones de soja argentina- Grondona, V., Burgos, M. — Blog de Veronica Grondona Olmi


Se publicaron en CD las ponencias del II Congreso de Economía Política : neoliberalismo o proyecto popular y democrático en Argentina y Latinoamérica de octubre 2015, organizado por el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini (CCC) y la Universidad Nacional de Quilmes (ISBN 978-987-3920-25-7. CDD 338.113). grondona-burgos-manipulacion-de-los-precios-de-transferencias-en-las-expo-de-soja

a través de La manipulación de los precios de transferencia en las exportaciones de soja argentina- Grondona, V., Burgos, M. — Blog de Veronica Grondona Olmi

California legislature votes to expand mandatory sentences for sexual assault


By Tom Carter
3 September 2016

On Monday, the California legislature passed Assembly Bill 2888 by a unanimous 66-0 vote. If signed into law by Governor Jerry Brown, the bill would increase prison sentences for individuals convicted of certain types of sexual assault by restricting the power of judges to grant probation or suspended sentences.

Assembly Bill 2888, introduced by Democratic assembly members Bill Dodd and Evan Low, is being presented as a response to the case of Stanford freshman Brock Allen Turner, who was sentenced in June to six months in jail for the sexual assault of a young woman following a fraternity party (he was released this week on probation after serving three months of the sentence). The Turner case has been the subject of a relentless political and media campaign, in which the sentence has been labeled “lenient” and an example of “white male privilege.”

The bill would extend mandatory minimum sentences—which currently apply to rape by force, pandering, aggravated sexual assault of a child, and other crimes—to all cases of “rape, sodomy, penetration with a foreign object, or oral copulation if the victim was either unconscious or incapable of giving consent due to intoxication.”

Stanford law professor Michele Dauber praised the bill as “common sense.” Dauber, a “Hillblazer” and member of Hillary Clinton’s National Finance Committee, is leading the campaign to recall Santa Clara Superior Court Judge Aaron Persky, who decided the sentence in the Turner case.

The past several months have witnessed the introduction of a host of reactionary laws purporting to target sexual violence, with California legislators trampling each other for a chance to extend the powers of the state.

The so-called Justice for Victims Act (Senate Bill 813), passed by the California Senate on Tuesday, would abrogate the statute of limitations in cases of rape and felonious sexual assault. A statute of limitations prohibits the authorities from prosecuting a crime after the passage of a certain amount of time.

If Senate Bill 813 were passed, this would mean that the authorities could arrest and prosecute a person years, even decades, after the event was alleged to have taken place.

“The statute of limitations is there for a reason,” Natasha Minsker, director of the ACLU of California Center for Advocacy and Policy, told the Los Angeles Times. “When a case is prosecuted literally decades after the event, it becomes much more…difficult to prove that you are wrongfully accused.” In other words, in a case of protracted delay, it would be almost impossible for the accused person to gather evidence, investigate or identify witnesses.

Another bill, passed August 24, would redefine all forms of nonconsensual sexual assault as “rape.” (In the Turner case, notwithstanding the ubiquitous media description of the student as a “rapist,” all rape charges were dropped because Turner’s conduct did not meet the legal criteria.)

These bills and others would only increase the populations of California’s dangerous, filthy and overcrowded prisons. California currently incarcerates approximately 160,000 individuals, out of around 2.2 million individuals behind bars in the US as a whole.

California’s barrage of law-and-order legislation further underscores the reactionary content of the ongoing campaign over sexual violence, promoted by the Democratic Party and its allies.

The purpose of this campaign, like all law-and-order campaigns orchestrated by the political establishment, is to whip up confused moral sentiments and direct them behind a reactionary social agenda. Campaigns over sexual crimes in particular have long been the province of the extreme right. The furor over “sexual violence” also contributes to the broader efforts to present every social, historical and political question in terms of race, gender or sex.

The political interests behind the campaign were revealed by the unprecedented intervention of Vice President Joe Biden in the Turner case. In an open letter to the victim, one of the leading representatives of the American ruling class attempted to present himself as a crusader for moral virtue. (See: “The right-wing campaign over the Stanford University sexual assault case”)

Whatever happened between Turner and the woman he was convicted of assaulting, it is now even clearer that the campaign over the sentencing was aimed at creating the environment for undermining democratic rights and expanding the power of prosecutors and the state.

The imposition of mandatory sentencing will increase the pressure on accused individuals to plead guilty to lesser offenses even if they are innocent, while eliminating the ability of judges to take account of broader circumstances in handing out an appropriate sentence—as Persky did in the Turner case.

On August 25, Judge Persky was voluntarily reassigned to a civil docket. He will no longer preside over criminal cases. In a statement published on his recently launched website this week, Persky made his first public reference to the intense campaign of vilification against him. Without referring to the Turner case in particular, the judge called attention to the antidemocratic implications of the campaign.

“I believe strongly in judicial independence,” Persky wrote. “I took an oath to uphold the Constitution, not to appease politicians or ideologues. When your own rights and property are at stake, you want the judge to make a fair and lawful decision, free from political influence.” Persky also published letters of support from retired judges, from California law professors, from Stanford law school alumnae, and from professional organizations of attorneys.

Campaigns against judges who are allegedly “soft on crime” or otherwise insufficiently reactionary belong to a right-wing tradition. In 1986, three California Supreme Court justices were ousted as a result of a campaign based on their categorical opposition to the death penalty. In Iowa in 2010, three Iowa Supreme Court justices that endorsed same-sex marriage were targeted by recall campaigns orchestrated by Christian fundamentalist groups.

Indeed, the campaign against Persky brought Hillary Clinton supporters like Dauber together with figures from the far right. “[Persky] got it wrong,” Texas Republican legislator and Christian fundamentalist Ted Poe declared on the floor of Congress in June. “There’s an archaic philosophy in some courts that sin ain’t sin as long as good folk do it. In this case, the court and the defendant’s father wanted a pass for the rapist because he was a big shot swimmer. The judge should be removed.”

For all the furious denunciations of Persky, the sentence imposed against Turner cannot be described as “lenient.” Under America’s draconian sex offender registration system, Turner will be on a sex offender registry for the rest of his life. He will have to notify his neighbors that he was convicted of a sexual crime; he will be prohibited from living within a certain distance of schools, malls, churches and other buildings; and he will be barred from certain jobs and face other restrictions. Turner was also expelled from Stanford University.

There are signs of a reaction against the law-and-order campaign over sexual violence on campuses. The Washington Post reported earlier this week on the formation of two organizations of mothers of individuals accused of sexual assault on campuses. It cited the cases of several students who were expelled from their schools after being denied the most elementary forms of due process and the presumption of innocence.

La cara y la moneda — GABRIEL MURO / EL QUIRÓFANO FRACTAL


En esta imagen, el hechicero y el técnico en economía se entremezclan y confunden. Cavallo mira fijamente, como un hipnotista, con esos ojos saltones, cristalinos, redondos, orgulloso ante el descubrimiento de la fórmula mágica que había logrado conjurar, por fin, al principal espectro de la economía argentina: la inflación. Como en una imagen publicitaria en […]

a través de La cara y la moneda — GABRIEL MURO / EL QUIRÓFANO FRACTAL