LATENCIA Y ESPERANZA DEL KIRCHNERISMO


54489_1526038595778_1379045483_31401709_4614466_oEl peronismo, si se lo interpreta solo desde un punto de vista económico y político —en el sentido weberiano en tanto política profesional— queda reducido a la subasta del dinero y los cargos. Ahora bien, en esos cargos y en ese dinero, se disputa un inconsciente más profundo y se revela como el procesador psico-político de nuestros dramas, tragedias y comedias; el estabilizador religioso de una urbanidad decadente. De aquí que éste se piense en bares y cafés de los alrededores del Congreso, allí donde se tejen, subterráneamente, las verdaderas alianzas de la política doméstica, sus intrigas, conspiraciones, pero se ejerce, y se sufre, en el interior del país, en los márgenes de esa centralidad tan odiada como deseada. Desde esa visión psicopolítica todo lo que se hizo en el 2016, con la excusa racional de la auto-crítica de la derrota electoral, fue comenzar a procesar la muerte de Néstor Kirchner, libremente, sin la imposición oficial del Estado: discutir su lugar en el panteón peronista de los dioses.

nestornauta-y-cristinaA través de la muerte de Néstor Kirchner los jóvenes militantes abrazaron al Edipo nacional; un padre, una madre, un yo-peronista. Se disponen, en el nombre del Padre, a declararse, generacionalmente, legítimos herederos. Obviamente, el padre no se reivindicaba “kirchnerista”. El rechazo a la crítica del Padre Patagónico es permanecer en la idealización infantil. Sin muerte simbólica, sin crítica, no hay retorno. No van a poder volver. Para los hijos, impedir que Cristina se someta a la ley, a los tribunales (“si la tocan a Cristina…”) equivale a mantenerse fundidos a ella, como pito ejecutor del trasvasamiento generacional. En este sentido, La Cámpora es la metáfora de una formación incestuosa al nivel de la sociedad. Muchos dirigentes que estuvieron con NK, que formaron parte de su gabinete, firmaron sus decretos, propusieron dirigentes, trabajaron su agenda, están actualmente en el Frente Renovador de Sergio Massa. Quien fue algo así como primer ministro de CFK. ¿Se acuerdan cuando lo gastaban en Tinelli con lo de La Presidentaaaa? Para los peronistas de “La Renovación”, Néstor aparece como un líder con peso histórico específico, propio, un gran constructor de poder y acumulador sin igual de consenso y patrimonio, un animal político total, pero de carne y hueso. Para los jóvenes militantes, es la última encarnación de un linaje que comienza en Rosas y se ancla en la barbarie (concepto inventado por la literatura teológica política de Sarmiento) como verdad del estado. Es que el problema urgente del peronismo no es ¿qué hacer con “la revolución justicialista”? sino ¿qué hacer con la viuda? Por eso, el 2011 fue el triunfo de la culpa como campaña electoral.

La pelea de Moyano con Cristina tiene ingredientes materiales muy concretos, y es una guerra de dioses[1]. Moyano custodió el espectro de Juan Perón en la entrada de la CGT: “no ingresará nadie más acá”; “los sindicatos son de Perón”. Los delegados gremiales saben que así es, y por eso lo cantan, con celo. Todo el intento kirchnerista de poner a los propios en las listas de candidatos, en los directorios de las empresas subsidiadas, en los sindicatos, en los cargos de la administración pública, en las intendencias, bajo apercibimiento de hambruna de fondos, obras de infraestructura, y destrucción pública por cadena nacional produjo la reacción clásica de la psicología colectiva ante el “déspota ilustrado”. Hizo retornar otros espectros. Así “volvieron” los gorilas, Rucci, Vandor, Guardia de Hierro, y también Tosco, Huerta Grande, alguno se acordó de Gelbard. Nos amarramos al pasado, y con la muerte de Alfonsín, también se fundó el “Alfonsín-kirchnerismo”, para seguir idealizando, y masturbando el relato. El Dios Ubaldini ya amenazó con un paro si reparten la estampita del Padre de la Democracia en su iglesia. Volvamos.

La elaboración racional de la identidad peronista exige tiempo, el período de Néstor es levantado como bandera por Lavagna y se concentra en su aura la legitimidad técnica de la herencia “buena”, del “capitalismo nacional”, vilipendiada por “los hijos”, ahora estigmatizados como “secta maldita”, perfecto chivo expiatorio del oportunismo, esto es, descargar sobre militantes (sin trayectoria laboral sólida, sin formación política considerable, sin experiencia de base superior a diez años) el costo de una elección presidencial. Sin embargo, el 60% de los votos de la sociedad argentina son votos no peronistas, no identificados con tradiciones políticas. La mayoría de la sociedad argentina vive esta guerra de dioses como una disputa que le es ajena, que no la representa, una batalla cultural, ideológica, que padece como “grieta”. Acá hinca el diente el PRO y Clarinite. La globalización como ideología y “posmodernidad”. Es el PRO como caudillismo de empresa. El caudillo presidencialista es ahora delirado como CEO transnacional. Nos quita el peso de la historia, nos libera de la carga de la modernidad mediante la Estrategia de la Gran Trola (EGT): abrirse bien de gambas y dejarse penetrar, hasta el sangrado, agotando toda la renta, estrangulada de abusos. A la EGT se la presenta como “confianza” y “volver al mundo”.

Mientras tanto, se le encarga al periodismo la disputa por la interpretación del pasado, heroico en C5N, nefasto en TN. Algunos buscan que ese pasado actúe como gloria, otros como pesada herencia, de forma tal de controlar el trabajo psíquico e incidir en él con imágenes, archivo, conducirlo en su penumbra. Los primeros quisieran que se constituya como tradición, en el mejor de los casos; para los últimos en pesadilla y advertencia. Como no hay artistas, al estilo de un Leonardo Favio, y tampoco hay creatividad ni tiempo —estamos en el puro presente de la comunicación de los sistemas sociales— todas las lagunas, contradicciones, matices de la historia del presente se colman con estadística y encuestas de opinión. Negocio de la ciencia social.

La estrategia de Macri es intervenir en la latencia, involucrar a Cristina en lo cotidiano, hacer que se pronuncie todo el tiempo, bajarla del pedestal del 54% a la pelea del twitter, clausurando el trabajo psíquico-delirante del retorno: ella está ahí, y no es nada más que esto. El cálculo de Cristina es que la latencia, por un contraste de endeudamiento y colapso, la beneficie en el 2019 como redentora. Este último cálculo contiene un inconveniente no menor.

Perón despreciaba la verdad, pero sabía mentir. Jugaba con la verdad como nietzscheano, como artista del gobierno de los otros. El matrimonio Kirchner quiso darle un fundamento científico-metodológico a su voluntad de ilusión. Con título de Economista de la UBA. Le mintieron al pueblo desde el Indec. A las organizaciones sociales, que marcharon junto a la CGT el 18 de noviembre, no se las convence fácilmente de lo que no vivieron y arremeten contra el estado por su deuda: dame recursos ya, contención social y trabajo. Las tres T. Macri pudo hacer demagogia en el debate electoral, puede mandar a mentir a sus intermediarios en la televisión, pero no lo hace desde la estadística del estado, la que oficialmente lo denuncia en recesión. No hay indicador alguno que le regale oxígeno en su primer año. Aquel falseamiento, tan torpe, tan caro en el largo plazo, equivale al desprecio de los humildes. Moreno encarna, necesariamente, el ardor por el Papa.

Francisco, mediador último, organizador a distancia de la guerra de todos contra todos de la política profesional sin partido: representa el perdón de los pecados con el cual se levantará la mano del futuro presidente de los argentinos.

francisco_mate1

Un modo supranacional, pacífico, de confirmar al Padre y a su crisis de representación.

Buenos Aires, 27 de noviembre de 2016

Leonardo Fabián Sai

[1] La expresión hace referencia al archi-conocido argumento de Weber sobre el politeísmo de los valores y el conflicto insalvable de las creencias extremas de la sociedad moderna; ninguna moral se puede imponer sobre las demás. No se cierra ningún debate, mucho menos el debate sobre la historia. Las actitudes últimas hacia la vida son irreconciliables; las luchas no se resuelve en una gran conclusión final sino que no cesan de diferenciarse, funcionalmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s