Raíces sangrientas raíces


Escrituras

¿En qué sentido el capital ha construido naciones? El engaño de Adam Smith yace en el título de su obra fundamental. Quizás, la primera ilusión de la economía política: que el capital construye la riqueza de las naciones. Es simplemente una apariencia, una idea estática, un producto ideológico del poder burgués. En cuanto puede hacerlo, el caparazón que lo cobija se rompe y nos demuestra lo él siempre quiso de la nación y de sus creyentes[1]: sangre, sudor, lágrimas. Lo que el mercado mundial era in nuce, lo que era ser exterior del capital industrial y del estado del capital, se produce como uno al romper todas y cada una de las barreras que le impedían el dominio completo del planeta como riqueza abstracta. El capital destruye las naciones e impone sobre ellas su propia ley, la ley capitalista del plusvalor: reino imperial de la mercancía. Una…

Ver la entrada original 4.588 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s