Julio Barcos, el inspector anarquista


GABRIEL MURO / EL QUIRÓFANO FRACTAL

Publicado en la revista Sol de Noche Nº3

Vivir es obrar; y es reformarse; pues como dice Rodó: “nuestro yo esta incesantemente sobre el yunque del perfeccionamiento”. Es, en suma, acomodar el ritmo de nuestra inteligencia al de nuestras acciones

Julio Barcos, La Felicidad del pueblo es la suprema ley

La escuela sin dioses

Poco cuentan ya la gesta patria, la educación cívica o la escarapela. La escuela ya no es tanto el espacio disciplinario de una determinada “ortopedia social”, sino la transmisión funcional de saberes modulares para la pura vida productiva. El que no aprende ya no es castigado por el profesor, simplemente tendrá que vérselas en el futuro con las consecuencias laborales de su renuencia a saber, con su in-competencia.

Pero las escuelas argentinas de entre fines del S.XIX y principios del XX eran muy diferentes. Venían a asentar el proceso de creación de trabajadores argentinos…

Ver la entrada original 2.782 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s