La gran mayoría de los adolescentes que viven en villas desea mudarse


El 82,7 por ciento de los adolescentes que habitan en villas de Capital Federal y el Gran Buenos Aires desean mudarse a otros sitios “en el futuro” y “casi el 50 por ciento lo haría hoy si pudiera”, aunque “al 77,5 por ciento de los entrevistados le gusta mucho o bastante vivir en el propio barrio”.

Villa 31
Villa 31

Así lo reveló una encuesta realizada por UNICEF Argentina, la asociación civil TECHO y la consultora Analogías, para la cual entrevistaron a 1.100 adolescentes de entre 12 y 16 años de 128 villas, 11 de la ciudad de Buenos Aires y 117 del Conurbano.

El trabajo consideró como “los aspectos menos valorados del barrio” a “la inseguridad”, pero agregó “ni esta ni el hecho de haber presenciado actos de violencia entre los vecinos influyen significativamente en las percepciones sobre el barrio (más del 75 por ciento de los entrevistados que presenció escenas de violencia o inseguridad aseguró que le gusta su barrio)”.

Entre esos aspectos “negativos” de los barrios, el informe destaca a la “inseguridad”, aunque se precisa que “en muchos casos consideraron que en todos lados se encuentran los mismos problemas que en su propio barrio”.

“Es decir que los aspectos negativos -probablemente naturalizados- que se relevan a continuación no influyen en el deseo de mudarse”, se agregó.

Según el relevamiento, difundido en una conferencia de prensa celebrada en la sede porteña de UNICEF, el 51,4 por ciento de los adolescentes consultados considera que “hay muchos lugares inseguros” en las zonas en las que residen, como “los pasillos, los lugares en los que se consume droga, las esquinas y las calles mal iluminadas”.

Ese porcentaje se eleva a 64 por ciento en el caso específicamente de los adolescentes que viven en las villas de la ciudad de Buenos Aires y baja a 47 por ciento en el primer cordón del Conurbano bonaerense.

Siete de cada diez entrevistados manifestó haber presenciado alguna “escena de violencia en los últimos seis meses” y, en el mismo lapso, el 26,3 por ciento sufrió “agresiones verbales” y el 14 por ciento un ataque físico.

El 35,5 por ciento de los adolescentes se traslada a más de 16 cuadras para ir a la escuela y esa distancia “parece asociarse a la exposición a la inseguridad o la violencia: cuanto más lejos queda el colegio, más casos de robo o hurto sufren los menores en el trayecto”.

Siete de cada diez jóvenes dice haber visto alguna escena de violencia en los últimos seis meses.

El 56 por ciento de los adolescentes que dijeron haber sido víctimas de un robo o un hurto recorren más de 16 cuadras para ir a la escuela.

El 43,5 por ciento de ellos sufrió “agresiones físicas” y, en los casos más extremos, “mencionaron haber recibido disparos o que quedaron atrapados en medio de un tiroteo”, sostuvo el informe.

Por otra parte, el promedio de familiares por hogar es de 6,4 personas, mientras el 60 por ciento de los adolescentes vive con ambos padres, el 32 por ciento con su madre, y el 4 por ciento sólo con su padre.

Más del 60 por ciento de las viviendas tiene menos de tres habitaciones, sin contar el baño ni la cocina, y el índice de hacinamiento es de un promedio de casi tres personas por ambiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s