El Circo Miserable


Suplemento TV | 07/12/2011 | 11:12:00

Radio: Norberto Ruso Verea
El Circo Miserable
Por Wilmar Merino.- Nacional Rock, la FM 93.7, está cambiando. Y para bien. Se puso interesante en todos los horarios, en su grilla se han juntado nombres como Kleimann, Rosso, Del Mazo, Rimavicius y, claro, el de nuestro entrevistado del día. El Ruso Verea. Un grande de verdad, de esos tipos que dejan huella. ¿Quién no fue tocado por un monólogo trasnochado de este tipo al que todos quisieran por hermano mayor? ¿Quién no se prendió fuego con un temazo histórico de Black Sabbath rastreando al Ruso por Heavy Rock & Pop, No hagan Olas o El Opio de los Medios? ¿O quién, acaso, no aprendió un poquito sobre la vida escuchándolo hablar de una pelota, dos arcos y 22 jugadores? Feliz por volver a hacer “radio de verdad, a la vieja usanza” en Nacional Rock, Verea desgrana sus pensamientos y sensaciones cada noche de 0 a 2 de la mañana, horario ideal “para un oyente que presta atención y no está atento al Twitter, al Facebook o que usa la radio para mandarle saludos a fulanita que escucha el programa”. Su programa se llama El Circo Miserable y él mismo nos va a contar hacia dónde lo fue llevando dejándose llevar.
“El Circo Miserable es el contexto en el que me muevo. Tiene un eslógan que lo resume y que dice ‘No te olvides que vos también formás parte’. El programa es un homenaje a la vieja forma de hacer radio. Con mucha música, introducciones más cortas o más largas de acuerdo a lo que me pasa. Es una carta eléctrica imaginaria nocturna. En ese contexto, más allá de lo que puedo dar, se agregan separadores musicales que están fuera de todo el esquema del rock, pero que son sonidos que convivieron conmigo: cumbias, rumbas, boleros, flamencos, corridos, todos temas que he escuchado en distintas noches de mi vida a lo largo de mis 54 años. El programa también tiene un eclecticismo muy grande dentro del blues, el rock y el heavy. Hay personajes que van apareciendo sin presentación. Por ejemplo Claudio, amigo, pensador de cosas cotidianas, que para nosotros es como un clown del pensamiento. Luego está Leonardo Say, que escribe muchas de las cosas que se leen en el contexto del circo. Es un chico joven que trabaja en el Ministerio de Cultura y en los planes para los servicios penitenciarios entregando cultura a los penales. Está ligado a pensamientos filosóficos que van desde las tribus urbanas hasta enanismos de todo tipo, no sólo mentales. En el circo también está el productor, Fuenzalida, que entrega su capacidad para entender películas, documentales y es un gran lector que me nutre a mí de infinidad de lecturas que nosotros musicalizamos y entregamos en media hora de música y textos. Así, podés encontrarte con Maiden arrancando a la 1 de la mañana, seguimos con Borges, nos metemos con Black Sabbath, leemos a Federico Pedrio, uno de eso escritores nuestros que fue perdido en los bares, muy ligado al arrabal, o pasamos por Erich Fromm. Quiero que la gente se vuelva a acostar pensando en algo”, resume el Ruso.
Puesto a analizar las devoluciones de parte del público, Norberto cuenta que es difícil determinar el modo de registro del oyente porque “hoy, en Nacional Rock tenés tres maneras de que te puedan escuchar: la FM, Facebook bajándote el programa, o por Internet en directo. Cada vez entra más gente a bajarse programas, y tal vez uno pensó algo para medianoche y lo están escuchando a las 4 de la tarde. Lo único que puedo decirte es que si esa radio tuviese una frecuencia que se escuchara bien, en un año hace un ruido bárbaro. Los caminos de esterilidad son bravos… hay momentos en que te desanimás, porque en una zona el programa explota y te movés diez cuadras y no lo escuchás. Algo así pasa en el mismo”.
Por último, Verea destaca que en el programa, que evidentemente es pensado y trabajado a diferencia de tanta radio improvisada que se escucha día a día, “algunos viejos sonidos de radio que yo quiero recrear son rescatados. Hay un par de personajes que son escritos recordando los viejos monólogos políticos de Pepe Arias y otros que recuerdan los monólogos de Tato. Yo quiero que la gente vea el estilo. Así es este circo, y como dice uno de nuestros locutores, El Circo es Cultura. Tenemos tres locutores: la introducción, la apertura y el cierre los hace Mariano Chiezza. Por otro lado, la voz grave, tremenda, es la de Arturo Cuadrado. Y para el final, dejamos la suntuosidad de Omar Cerasuolo en la despedida. Haber conseguido esa voz es nuestro homenaje a El Tren Fantasma”. Lo dicho, Verea hace radio como la de antes. Pensada, sentida, vivida. Y sobre todo, bien compartida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s