La comparsa del enojo; Por Leonardo Sai


La maldad como disposición temperamental es, sin embargo, menos mala que la análoga bondad en el que carece de carácter; pues por medio de este último puede lograrse el señorío sobre la primera.

Antropología

Kant

La realidad causa gracia, o bronca, depende de la profundidad del entendimiento. Nos enojamos porque la capital federal no responde a nuestros deseos progresistas. ¿Existe algo más “clase media” que denostarla hasta al cansancio o, reivindicarla, un rato más tarde, respecto de lo que alguna vez fue y debería volver a ser, sobre el fundamento de un presente, meramente, imaginado? Observemos, un poco, esta salsa criolla.

Galasso le dice a Fito: ese no es el modo. Los pensadores rápidos del video clip nos cuentan que: Fito no es el kirchnerismo político, se trata de un artista. Clarín, y los reproductores de lo mismo, prácticamente, sin matices sostienen: Fito condensa el modo de ser político y el tono del Kirchernismo, del progresismo asociado, y lo dice, en tanto artista, porque ningún político va a decirlo, por razones obvias. Entonces, al ataque, tan monopólico como monotemático, se le responde con una corrección literal: no se trata de discutir la percepción del enemigo sino de las palabras estrictas del artista. Sobre esta juego mediático estuvo, sucinta, la lengua profesional de las últimas semanas, cuyo ejercicio, formalmente, fue un espectáculo chismoso bajo la matraca del interés general. En este sentido, Fito es la sublimación del Tano Passman en el pianito de las decepciones de papel. ¿Ganará Macri el 31?

Dado los resultados, la racionalidad lo afirma, certeramente. ¿Por qué gana? Las ciencias sociales aparecen, casi de inmediato, con diferentes teorías, que explicarían la cuestión. Su utilidad, afirman los consumidores, es prestar interpretaciones a la mano del Página 12. ¿Toda la cuestión se reduce a que la sociología de consultora nos diga lo que pasa “con la gente”, con los números en la mano, el paper detallado de la empiria permanente? ¿Hubiese ganado Filmus si el kirchnerismo se hubiera dotado de un Durán Barba “Nac & Pop”? La guerra de los blogs peronistas contra los blogs de Magnetto; de los opinólogos campestres contra los opinólogos populares; el marketing de la militancia alegre contra el marketing del fascismo de la gente de bien. Molesta, furiosamente, cuando nos venden, un país “invivible”, la nación de “la inseguridad jurídica”, del “robo permanente”, el país del “no podés salir de tu casa porque te roban” “no podés dejar que tu hija vaya al boliche porque te la violan” “no podés sacar un crédito porque te devalúan” “no podés cruzar la calle porque te atropellan” “no podés votar al gobierno porque es corrupto” “no podés cepillarte los dientes porque te sangra la encía”. Odiamos, profundamente, la presentación, cotidiana, de este país: el país porquería, el país mal parido, el país ADN de Lanata. ¿Qué hacemos? Mostramos la “capital federal insoportable”. La capital federal gobernada por un “pelotudo”, por un tipo que “solo hace negocios”, la capital federal “donde nada funciona”, donde “hasta los baches están mal hechos”, la ciudad del “mal chiste de bici senda”, la ciudad embrujada por el amarillo patito terrible que nos propone “la discriminación”, “el egoísmo”, la fiesta de los globitos, no olvidemos a Gabriela. La demonización, o estupidización de Macri, no tiene nada que envidiarle a la demonización de Cristina (soberbia, autoritaria, voraz, etc) del 2008, alrededor de la 125. ¿La culpa es de “la ideología”? ¿Se puede vivir sin ideología? ¿Acaso los porteños votan a Macri por el irresistible embrujo del fetichismo? Sabemos, hace ya bastante, que no hay una sola causa y que la “causa eficiente” es, sencillamente, una impudicia: la ideologización constante no seduce a la anti-ideologización ideológica porque al electorado “que da asco”tampoco le interesan nuestros argumentos.

Me cuentan que en las villas que Macri no urbanizó, pero pintó como el caminito de la Boca y armó canchas de fútbol, los habitantes son fervientes votantes PRO. Dicen que, por lo menos, “Macri les hizo las canchas”. Un argumento justicialista, saborean los gorilones. Parece que en la villa, la imagen del empresario, de country, embarazado y rico, seduce más que la esperanza de convertirse en un sociólogo de FLACSO o un senador con buenos argumentos. ¿Será por ideología? ¿Por culpa del amo y el siervo? ¿Habrá que empeñarse, decididamente, a “educar al soberano”, como querían Sarmiento y los escritores que votan al Frente de Izquierda? ¿Qué duda cabe que Barrio Norte o Recoleta votaron por lo que denominan “una cuestión de piel”? El problema de la derrota, entonces, esta menos en el electorado de “la mitad” que en los extremos unidos. La clase media no es el hecho maldito del país kirchnerista: es la totalidad del trabajo político de Filmus.

Si hay una política profesional que, en este escenario, comprende a la clase media en general, como tal, sin duda, es Cristina Kirchner. Por procedencia: sabe hacerse odiar o amar, combatir y seducir. Con Filmus, Cristina, optó por el juego propio de Filmus, y de sí misma. Apostó a lo que Daniel venía cosechando, desde su derrota en 2007, con las críticas al macrismo más lo que ella le aportaba de su posición actual en el imaginario político nacional, en tanto re-electa. Boudou era la opción “alguno del propio riñón político” y estaba por debajo de Filmus en las cifras. Dicho en otros términos: si hay derrota, cuido mis riñones. Hoy se habla del voto “Macri a la ciudad; Kirchner al poder”. No es un voto más imbécil que “Legisladores para Solanas; Filmus y Tomada al Gobierno”. La política no es un bolo de torta donde se hacen mezclas gastronómicas. Menos en un país que tiene tanto de tradición parlamentaria como fanáticos de Baseball. ¿Qué enfatizamos?

Creemos que el marco de interpretación regular de la continuidad macrista en la capital federal es el uso del poder punitivo como venganza, lisa, llana, sin discursos, sin retoques, sin teoría, sin conceptos. Venganza. ¡Que se pudran! Ese grito es todo el programa electoral del PRO. El electorado porteño sabe que ahí está la “mano dura” y todos los fascinantes aderezos del éxito excluyente: los apremios ilegales en lo de Susana; lo de “tengo un amigo ecuatoriano”, la inmigración “de baja calidad”, etc. Una mezcla de racismo con libro de auto-ayuda, el personaje del reikista cruzado con Biondini de Peter Capussoto. La agenda de Filmus pareciera sintetizarse en “lo que Macri no hizo (hospitales, subtes, gas en las escuelas, etc) con derechos humanos”. Desde nuestra humilde fosa, sugerimos a Filmus exponer, en el debate de ideas que todos medios esperan con ansiedad, su política de seguridad tanto con Carlos Tomada como con Nilda Garré en tanto política integral. También proponemos desista, prontamente, de seguir afirmando “lo que Macri no hizo” porque semejante estrategia de campaña solo augura, en caso de improbable victoria, un sub-siguiente: “Necesito otro mandato para re-hacer lo que Macri deshizo estos años”.

Mientras tanto, el kirchnerismo consciente, es decir, cínico, disimuladamente, sonríe. Comprende, con astucia de lobo, que la victoria de Mauricio Macri asegura el menemismo en los otros.

Este texto fue leìdo, ìntegramente, en el programa de radio “El circo miserable”, conducido por Norberto Verea. Para bajarse el audiohttp://www.mediafire.com/?wnjj9b99zcwbw2c

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s