La disciplina del puño, por Leonardo Sai


La disciplina de la calle encuentra al boxeo, es un trabajo de iniciación: El boxeador, el pugilista, esgrime un saber del cuerpo. Los clubes de boxeo de los barrios negros de Chicago no fueron solamente el refugio de los tiros y de la sustancia en ciudades fantasmas, con decorado gansta de Lejano Oeste, ventanas atrancadas con tablones, carteles de comercios antes prósperos cubiertos de hollín, industrias que son galpones harapientos: La muerte reparte la sortija del desempleo pandémico. De este entorno hostil, nace, como flor de loto de la violencia, la sociabilidad protegida del Gimnasio, los clubes de boxeo. Un espacio relativamente cerrado, pletórico de códigos, donde las presiones de la calle encuentran el oxígeno de un límite y una catarsis productiva, allí el guetto se piensa virtuoso. Las cuatro paredes que gobiernan el puño son todo el asunto… Y el honor masculino le canta al orgullo de una tradición y de una pertenencia.


 

En los clubes de boxeo, la conversación es un ritual. El orden de quienes tomen la palabra es una jerarquía con la cual hay que hacerse, el respeto tiene el peso de lo merecido. Los entrenadores tiene preferencia, algunos viejos que frecuentan los gimnasios buscan la joya que brota de cualquier lado del humano. Un leve tufillo de empleados municipales se levanta como de fondo, puede ser mate de la mañana tempranera, “mi madre se siente orgullosa de mí”, lo profano, lo degradado por la sociedad desocupado es ahora motivo del sacrificio: El mundo sagrado de quien sabe evitar los golpes de la vida, del puño.

El arte masculino de la piña es una ética, nunca olvidemos esto. La tele solo nos presenta las putas y las causas penales del pugilista, pero estos hombres suelen alcanzar otras alturas más allá de las tentaciones del poder. Nadie logra hacerse con el saber del pegar si la energía física, mental, emocional no se encamina, metódicamente, y consigue en el cuadrilátero la revancha que la psiquis desea en lo inconsciente. Todo pugilista, boxeador de sí, moldea su relación con el acto del comer como una actividad fisico-simbólica, incorporada, analizada con medicina, un momento de su oficio. En este catecismo, la energía no puede disiparse: La vida personal no aumenta, sino decrece, se concentra toda en el cuadrilátero. La ascesis recorta en lo sexual y en la joda de los amigos. El interés pugilístico debe acapararlo todo, el músculo debe escribir la ley de esta ascesis como una escritura del cuerpo: Levantarse al alba para correr, ficha en el gimnasio cada tarde, son 15 o 20 rondas de boxeo con la sombra, bolsas, sparring, saltar la soga, volver derecho a casa, baño, descanso, retiro temprano para las 8 horas de sueño. Austera, aburrida: El boxeador es un solo, un eremita de barrio.

 

Algo de toda esta sabiduría todavía se destila en los variopintos gimnasios de nuestro localismo; Paisaje de barrio donde los muchachos y muchachas, preocupados por los rollos, las celulitis, el culo que se inclina y ve el infame desvanecerse de su forma firme, el transpirarse como pollo que revienta en microondas, la divorciada que camina violentamente sobre la cinta, cavilando como garpar la operación de tetas, pues necesita vengarse porque si él tiene derecho yo también quiero recordarme en un cuerpo joven; Y los espejos que se comparan, y el ritmo idiota de lo electrónico, y las calzas, y el henchido del Ego cada vez más grande, alimentado, bajo dosis, con la creatina que promete el brillo de la Disco. Aunque, también, es posible encontrar en esas cuatro paredes que llaman al trabajo del amor propio, una forma de conciencia sobre la conducta, la posibilidad de la salud.

Claro está, amigos, que esto también cae en el Circo Miserable, que esto es la fábrica de un Negocio mundial. El que se implica en las grandes cadenas del deporte espectáculo, los relatos del estrellato, el cúmulo de verdes que rodean al boxeador como un Tevez finalmente redimido. Es la sonrisa de los excesos que se siguen uno a uno al ocaso de aquella virtud trabajada con paciencia de orfebre… Anuncian el desparramarse de toda clase de vicios.

Pero esa es la historia que ya conocemos, la del éxito y la caída, el juego de vampiro del periodista.

ESTE TEXTO FORMA PARTE DE “El circo miserable”, programa radial de El Ruso Verea, se emite de lunes a viernes (12 AM a 2 AM) porFM Nacional Rock.

LINK PARA BAJARSE EL AUDIO DE ESTE ARTÍCULO:

http://lomejordelosmedios.blogspot.com/2010/09/norberto-ruso-verea-en-el-circo_24.html

Agradecimientos LO MEJOR DE LOS MEDIOS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s