las razones del brillo de Redrado Superstar


POLITICA

Clarín agita la fuga de capitales

03-01-2010 / El diario apuntala la idea de que se están yendo divisas, pese a que los números oficiales indican lo contrario.

FUENTE:
politica@miradasalsur.com

El Indec dio a conocer la estimación sobre los activos externos de argentinos fuera del sistema legal al tercer trimestre de 2009. Fue de 131.036 millones de dólares, cifra mayor que la deuda externa a esa fecha, que es de 123.807 millones. Representa el 40% del PBI, estimado en 330.000 millones de dólares.

Clarín de ayer tituló en tapa que ese dinero está “bajo los colchones argentinos” e insiste con que es una “señal de desconfianza en el sistema financiero”. Lo que no responde el artículo es a las dos preguntas centrales: ¿Quiénes son los argentinos que sistemáticamente sacan recursos del país para pasarlos a divisas y sacarlos del circuito económico? ¿Cuál es la razón de tal conducta?
En el primer caso, más allá de las compras que realizan los sectores minoristas, los que pueden comprar importantes sumas de divisas son los que obtienen fuertes ganancias y, principalmente, los sectores vinculados al comercio exterior y a la intermediación de divisas.
Tan sólo 20 empresas exportan más de la mitad del total de nuestras ventas externas, empresas agrocomerciales, automotrices, siderúrgicas, petroleras y mineras. En ello juegan un rol preponderante la doble contabilidad, el ocultamiento de la facturación (tanto interna como externa) y una legislación demasiado laxa que permite eludir los controles cambiarios e impositivos.
Para demostrar esto basta ver las estadísticas oficiales que demuestran cómo, entre el tercer trimestre de 2008 y el segundo de 2009 inclusive, la inversión privada cayó en 22.000 millones de dólares (un año antes era de 90.000 millones, y al segundo trimestre de 2009 fue 68.000 millones). No es casualidad que esa suma de 22.000 millones es la estimación de la fuga de capitales en el período.
En el sistema en que vivimos, una vez pagados los impuestos, su titular es dueño de los recursos, por lo que lo puede invertir en su propio negocio o en otros activos, entre ellos la compra de divisas. Con esa libertad, en un marco de profunda crisis internacional, agravado en nuestro país por la sequía y la gripe A, muchos sectores ricos decidieron no invertir en el país.
Esto no fue inocente. Esperaban que la crisis arrastrara a la economía argentina y la obligara a devaluar como sucedió en crisis pasadas (1975/6, 1982, 1989, 2001/2002), y una vez que el dólar se valorizara en nuestro país, comprar por uno (o por menos) lo que vale dos.
Sin embargo, el Gobierno no perdió el control de la situación, impulsó la obra pública, subsidió la energía eléctrica para la producción, impulsó la creación de empleo, pagó hasta 600 pesos a trabajadores de empresas con problemas (programa del Ministerio de Trabajo) e incluso instrumentó la Ley de Promoción de Inversiones con tratamiento diferencial para el pago del IVA y de Ganancias, que benefició en el año que pasó a 94 empresas de todo el país, por un total de 10.100 millones de pesos.
A causa de ello, los indicadores de octubre y noviembre (y lo reafirmará diciembre de 2009) demuestran que no sólo se frenó la fuga de capitales sino que se revierte esa situación y se anuncian planes de inversión, como los del Grupo Techint de duplicar la producción de producir acero de 2.000.000 a 4.000.000 de toneladas por año. El mismo Clarín de ayer afirma que la cosecha para 2010 será un tercio mayor que la del año pasado. Lo mismo sucede en la construcción, la industria petroquímica y plástica o las automotrices. Este año que comenzó es de fuerte inversión y crecimiento.
Si a eso le sumamos la renegociación de la deuda (y la correspondiente valorización de los títulos públicos y de las acciones de las empresas privadas), nuestro país deja definitivamente atrás el período de valorización financiera del capital (donde la fuga de capitales y su retorno vía devaluación era la concreción de dicha valorización), por el de que el capital solo se valoriza con el trabajo y la producción.
Es otra Argentina, los que no lo entendieron, apostando contra el país, perdieron mucha plata comprando dólares (u otras divisas), ahora saben que se tienen que dedicar a lo que deben dedicarse, y eso es el principio de un nuevo modelo económico, que nunca debíamos haber abandonado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s