Cada tres días, un preso muere en una cárcel bonaerense


La Comisión por la Memoria presentó un duro informe en el que denuncia torturas con picanas

Fuente: La Nación. (¿Què te pasa Pàgina 12 que no informas esto?

Jesús A. Cornejo
Corresponsalía La Plata

LA PLATA.- El panorama es desalentador: durante 2008 creció diez por ciento el número de muertes en cárceles bonaerenses. En total fallecieron 112 presos, uno cada tres días y once más que los 101 que habían muerto en 2007.

Los datos surgen de un duro informe del Comité de la Tortura de la Comisión de la Memoria de la provincia de Buenos Aires, en el que se critica las políticas de justicia y seguridad del gobierno de Daniel Scioli.

“La tortura continúa siendo una práctica generalizada en las cárceles provinciales”, se afirma en el informe. En el estudio se señaló que se siguen empleando métodos como la picana eléctrica, el submarino seco y las duchas heladas. Y denuncia que por falta de personal para controlar a los internos se generan “zonas liberadas para la gestión de sistemas endógenos de dominación y sometimiento” de los internos.

El informe fue entregado ayer al plenario de la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires y al ministro de Justicia, Ricardo Casal.

Según la Comisión de la Memoria, del total de los 112 presos fallecidos durante 2008, el 41% resultó ser muertes traumáticas como consecuencia de peleas o heridas de arma blanca, suicidios por ahorcamiento, electrocución, asesinatos y otros. El 57% fueron casos no traumáticos, evitables y que tuvieron origen en enfermedades que podrían haberse curado.

Si bien, consultado por LA NACION, el ministro Casal dijo que se iba a tomar diez días para leer el documento, opinó: “La gente de la comisión hace política con todo esto. El documento carece de rigurosidad académica, es pobre. Hay que tener en cuenta que si hay violencia en la sociedad, estando en la cárcel los presos se vuelven más violentos y duros. Por eso estamos desarrollando un programa de mediación carcelaria, que funcionó bien en Canadá, y que vamos a aplicar en los penales bonaerenses para mejorar la convivencia de los internos”.

El documento, precisamente, advirtió las continuas y constantes riñas ocurridas en las cárceles, que llegan a sumar un promedio de 585 hechos violentos con heridos por mes.

El ministro de Justicia sostuvo que él no tiene conocimiento de casos de tortura en las cárceles bonaerenses. “Hay un sólo caso de picana eléctrica que data de hace siete años. Este gobierno es democrático y humanista y no permitirá ningún acto de tortura. Es un disparate decir que se tortura en los penales”, sentenció.

Sin embargo, el informe es contundente y advierte que “el submarino seco, los palazos, las golpizas, la picana eléctrica, los traslados constantes, las duchas o manguerazos de agua helada, el aislamiento como castigo, constituyen un muestrario de prácticas vigentes en las cárceles provinciales”.

La Comisión dedica uno de los apartados más críticos del estudio a las políticas de seguridad: “La gestión del ministro Carlos Stornelli representó un fuerte retroceso en cuanto a promover una conducción democrática de las instituciones de seguridad y eficaz en la prevención e investigación de los delitos”, dice.

Políticas arbitrarias

Según el informe, durante el gobierno de Scioli se volvió “a las lógicas de centralización del poder”, con el fortalecimiento de la figura del jefe policial.

“Los resultados de esta política son el uso cada vez más extendido de prácticas policiales arbitrarias, como la detención por averiguación de identidad, la continuidad de casos de torturas y suicidios sospechosos en comisarías; numerosos casos de corrupción policial, y un nuevo caso de desaparición forzada de persona: el joven Luciano Arruga, de 17 años, que fue visto por última vez en una dependencia policial en Lomas del Mirador”, dice.

Anoche, desde el Ministerio de Seguridad dijeron a LA NACION que iban a esperar a leer con detenimiento el informe para responder las acusaciones.

Los números del informe de la Comisión de la Memoria agregan que en marzo de 2008 la población carcelaria en la provincia ascendía a 21.104 detenidos, cifra que creció a 24.180 para el mismo mes de 2009.

En las comisarías, las cifras de detenidos también aumentaron notablemente. Así, en un poco más de un año creció 48% la cantidad de presos alojados en calabozos de las seccionales, pasando de los 2782 presos que había en diciembre de 2007 a los 4142 personas que permanecían alojadas en marzo de 2009.

Claves

  • Muertos: durante 2008 creció 10 por ciento el número de muertos en cárceles bonaerenses. En total, fallecieron 112 presos, uno cada tres días, once más que los registrados en 2007.

  • Más presos: el informe de la Comisión para la Memoria indica que en marzo del año pasado la población carcelaria en la provincia era de 21.104 detenidos, cifra que llegó a los 24.180 en marzo de este año.

  • Violencia: durante 2008, se registraron 7027 hechos violentos en los penales bonaerenses, lo que equivale a un promedio de 19 casos por día. Los hechos más comunes fueron las riñas entre internos, autolesión, agresión al personal e intento de suicidio.

Una respuesta a “Cada tres días, un preso muere en una cárcel bonaerense

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s