Racing, una pasión literaria. Julio Zoppi.


Corrijo, “cinematográfico” sería una más ajustada definición. Un equipo de ficción en definitiva. Sus actuaciones son siempre novelescas, llenas de personajes extremos, al borde del grotesco, siempre forzando en los guiones los clisés eternos de los géneros populares. O hay derrota devastadora, o hay triunfo con sabor a epopeya.

Con Racing cada partido es un culebrón.

Un derroche de estereotipos dramáticos donde los finales suelen ser idénticos a aquellos que vimos en miles de historias. Sus acciones parecen más la forzada imaginación del autor para darle aristas novelescas a los hechos que fruto de la realidad. Un arquero casi incapacitado para su profesión como Migliore, de pronto, a fuerza de un delirante voluntarismo logra una actuación salvadora. Un delantero como Lugüercio, incapacitado para la esencia de su profesión que es el gol, de repente realiza el sueño de marcar el tanto que permite ganar el clásico.

Coronan el casting perfecto un técnico de folletín como Caruso Lombardi, representante del chanta argentino como pocos, que a fuerza de labia y gente colgada del travesaño le gana la partida a un compadrito bocón como Pipo Gorosito, que la va de referente riverplatense cuando con la banda roja sólo fue un triste segundón al que dejaron ir sin pena ni gloria.

Sólo en la ficción uno puede comerse semejante puchero de gallina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s