Fallo sobre Mobbing


La Justicia vuelve a aceptar el mobbing como causa de despido Guardar
La cámara laboral hizo lugar al planteo de un trabajador que se consideró despedido a causa de discriminación y hostigamiento del empleador. La decisión judicial sigue una serie de sentencias que toman figuras no previstas en la legislación vigente para condenar cesantías. Qué dijo el tribunal

Agrandar letra
Achicar letra
Imprimir
En línea con una zaga de sentencias que fundan condenas en el acoso moral, discriminación u hostigamiento, la cámara laboral otra vez avaló la demanda de un trabajador quien se consideró despedido por “mobbing” ejercido por parte de sus superiores jerárquicos.

 
Puntos Importantes
Continuando con una zaga de sentencias que fundan condenas en el acoso moral, discriminación u hostigamiento, la cámara laboral otra vez avaló la demanda de un trabajador quien se consideró despedido por “mobbing”. Continuando con una zaga de sentencias que fundan condenas en el acoso moral, discriminación u hostigamiento, la cámara laboral otra vez avaló la demanda de un trabajador quien se consideró despedido por “mobbing”.
Las figuras de “mobbing”, acoso o violencia laboral son muy recientes en la Justicia argentina y surgieron de la propia doctrina de los jueces, ya que no están reguladas por ley. Las figuras de “mobbing”, acoso o violencia laboral son muy recientes en la Justicia argentina y surgieron de la propia doctrina de los jueces, ya que no están reguladas por ley.
La decisión judicial resulta relevante dado que viene a formar parte de una cadena de sentencias que amplan el concepto de La decisión judicial resulta relevante dado que viene a formar parte de una cadena de sentencias que amplían el concepto de “injuria laboral” a situaciones que anteriormente no tenían ese carácter.
 

Las figuras de “mobbing”, acoso o violencia laboral son muy recientes en la Justicia argentina y surgieron de la propia doctrina de los jueces, ya que no están reguladas por ley.

No obstante, ya hay evidencias de un avance: en noviembre pasado, la Cámara de Diputados dio media sanción a un proyecto que reglamenta estas figuras (ver nota “El Senado apura la polémica ley de acoso laboral”).

La decisión judicial resulta relevante dado que viene a formar parte de una cadena de sentencias que amplían el concepto de “injuria laboral” a situaciones que anteriormente no tenían ese carácter.

En este escenario, y de consolidarse esta tendencia, las “presiones” u “hostigamientos” denunciados podrían habilitar a los trabajadores a considerarse despedidos y reclamar indemnizaciones por esas censantías.

Los jueces adoptaron esta decisión en la causa “Vázquez Manuel c/ Craveri S.A. s/ despido” (ver fallo completo provisto por elDial.com)

La causa
En el caso un trabajador culpó a su empleadora por conductas persecutorias, hostigamiento y violencia laboral. También alegó ser víctima de discriminación por sufrir “disminución de tareas” y “congelamiento de la categoría laboral”.

El tribunal consideró que las constancias recolectadas en la causa probaban tal situación.

Los jueces indicaron que el término mobbing se utiliza para identificar las situaciones en la que una persona ejerce una “violencia psicológica extrema” de forma sistemática, con la finalidad de que la víctima quede aislada en su entorno y abandone la empresa.

De esta manera el tribunal volvió a sentar las notas características que presenta la figura, lo cual es importante si se tiene en cuenta, como se dijo, que este tipo de violencia laboral aún no se encuentra regulada por ley, pese a existir proyectos que avanzan en el Congreso.

Los magistrados indicaron el trabajador había sido “víctima de un trato hostil y desconsiderado por parte de sus superiores jerárquicos en razón de sus condiciones personales”, por eso consideraron como legítima la situación de despido en la que se colocó el empleado.

Los proyectos
De acuerdo a un informe parlamentario de la Agencia FOIA, en noviembre pasado la Cámara de diputados dio media sanción a tres proyectos que fueron considerados para el dictamen de la Comisión de Legislación del Trabajo y tratan el problema de la violencia laboral y acoso sexual en el ámbito de trabajo:

  • Prevención y sanción del acoso sexual: modificación de los artículos 242 y 246 de la Ley de Contrato de Trabajo (Héctor Recalde, Frente para la Victoria).

  • Acoso sexual en las relaciones laborales, académicas o de salud (Cinthya Hernández, UCR-Río Negro).

  • Acoso sexual en la relaciones laborales, educativas, profesionales, públicas o privadas y en todas las relaciones asimétricas, modificación de la Ley de Contrato de Trabajo (Claudio Lozano, Emancipación y Justicia).

Estos tres proyectos son los más adelantados en el proceso legislativo, y se encuentran a la espera de que sean tratados por el Senado. Sin embargo, también existen otras iniciativas que aún permanecen en estado parlamentario y están actualmente en la cámara alta:

  • Régimen de violencia en el trabajo (Ada Maza, PJ-La Rioja)

  • Ley de violencia laboral (Gerardo Morales, UCR- Jujuy)
  • Voces
    Ignacio Capurro
    , socio de Funes de Rioja manifestó que “resulta preocupante la tendencia que se viene observando tanto en el inicio como en la resolucion de reclamos por mobbing en el lugar de trabajo”.

    El abogado dijo que en el caso el trabajador optó por colocarse en situación de despido reclamando el rubro “daño moral por persecución”, que resulta ajeno a la propia naturaleza del derecho del trabajo.

    Capurro precisó que debe reflexionarse al respecto porque la procedencia de rubros ajenos a la naturaleza tarifaria del derecho laboral debería ser excepcional e indubitable.

    Marcelo Aquino, socio de Baker & Mckenzie, consideró que lo novedoso de esta tendencia jurisprudencial es que crea una causal injuriante que antes no era considerada como tal.

    El abogado aseguró que este tipo de situaciones no eran invocadas por las partes ni analizadas por los jueces como una causal de incumplimiento de contrato de trabajo.

    Es por eso que el consultor advirtió que debe existir una interpretación “razonable” por parte de los jueces de la “presión laboral” denunciada por los trabajadores; ya que no existe ningún ámbito de trabajo donde en mayor o menor medida se configuran situaciones de presión, concluyó.

    Yamila Zambelli, del Estudio Grispo & Asociados – Abogados precisó que el mobbing constituye un riego laboral y económico para la empresa.

    La abogada dijo que teniendo en cuenta la actual tendencia jurisprudencial, y con el fin de evitar futuros reclamos laborales motivados en esta causa, las empresas deberían adoptar políticas de prevención, no solo a la hora de contratar su personal, sino durante toda la relación laboral, a fin de prevenir este tipo de situaciones.

    En tanto, Fernando Cortés, miembro de De Diego & Asociados Abogados, recalcó la importancia de modificar la legislación laboral e incorporar estas figuras para cubrir el vacío legal que hoy existe sobre este tema.

    Cortés advirtió que para prevenir reclamos por mobbing, las empresas confeccionan códigos de ética donde establecen qué conductas deben observar sus empleados jerárquicos superiores en el trato dispensado al personal de menor jerarquía que se encuentra a cargo de aquellos.

    Antecedentes inmediatos
    El fallo va en el mismo sentido de otros pronunciamientos que aplicaron la figura del mobbing, acoso u hostigamiento para condenar despidos.

    En este sentido, en la causa “Veira, Mónica c/ Editorial Perfil S.A. s/ despido” la Cámara Laboral hizo lugar a un reclamo por acoso moral promovido por una empleada de una editorial que se consideró despedida argumentando persecución laboral.

    En esa causa, se extendió solidariamente la condena por daño moral a los dos empleados jerárquicos denunciados por la empleada por “hostigamiento psicológico”. (ver nota “Mobbing: la justicia condena solidariamente a gerentes”).

    Otro antecedente lo constituye la causa “Rybar, Héctor c/ Banco de la Nación Argentina s/ despido”. Allí, los jueces aceptaron un reclamo por mobbing promovido por un empleado de un banco quien se consideró despedido por la presión psíquica y moral sufrido en su lugar de trabajo (ver nota “La justicia aplica otra vez el mobbing para condenar despidos”).

Fuente: INFOBAE 

Matías Debarbieri
©infobaeprofesional.com

Anuncios

Una respuesta a “Fallo sobre Mobbing

  1. necesitaria un poco mas de informacion especifica en cuanto a que yo fui despedido sin causa despues de haber trabajado 2 años en una empresa de origen privado. Actaulmente con abogado tengo una primera conciliacion con las partes en esto pero todavia no se agrago la figura del mobbing y despues de leer esto yo sigo sin encontrar trabajo porque parece que esto tiene secuelas invisibles y efectos en mi vida. Saludos a ustedes atentamente. alfredo garcia de jalon

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s