Extrañas primarias en Florida, por Mario Diament


bush_hitler02.jpg

 MIAMI.- Las cosas nunca son como deben ser en el estado de Florida, al menos no en materia de elecciones. En los comicios de 2000, un defectuoso diseño en las boletas llevó a la confusión a un elevado número de votantes y puso a George W. Bush en la Casa Blanca. En 2006, un número indeterminado de votos se evaporó a causa del malfuncionamiento de las máquinas electrónicas. Las perspectivas para este año tampoco apuntan hacia la normalidad.

La mejor prueba de ello son las primarias del 29. Debían realizarse en marzo, pero esto hacía que el voto en Florida fuera irrelevante, porque para entonces las nominaciones estarían prácticamente decididas, en especial después de que 22 estados, con un total de 1688 delegados, condujeran sus primarias el 5 de febrero.

De modo que los dirigentes estatales de ambos partidos decidieron adelantar las primarias.

Esta decisión unilateral provocó la ira de las dirigencias nacionales. El partido republicano advirtió que penalizaría a Florida reduciendo a la mitad el número de delegados que representarán al estado. Los demócratas fueron más severos, anunciando que eliminarían a toda la delegación estatal para la Convención Nacional, donde será proclamado el candidato oficial, y acordando que ninguno de los postulantes haría campaña en este estado.

Pero las amenazas no intimidaron a los resueltos habitantes de Florida. Con el voto de la Legislatura (118 a 0 en la Cámara de Representantes, 37 a 2 en el Senado), el gobernador Charlie Crist refrendó en mayo de 2007 la ley que establecía el 29 de enero como fecha oficial de las primarias.

Así las cosas, Florida se prepara para sus comicios del miércoles en medio de una atmósfera insólita. Mientras los republicanos han cortejado intensamente a los votantes locales, incluyendo el caso del ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani, quien reservó toda su munición para Florida, los demócratas brillan por su ausencia.

Esto no parece haber afectado el espíritu del electorado, el cual, según las estimaciones, concurrirá a votar en una proporción mayor que en los comicios anteriores.

La ausencia de las estrellas de la campaña, como Hillary Clinton y Barak Obama, no ha impedido que sus partidarios se movilizaran haciendo llamadas telefónicas, enviando decenas de miles de correos electrónicos y hasta emplazando en algunas esquinas figuras recortadas a tamaño natural de los candidatos.

“Convención negociada”

Por más que algunos analistas desecharon la importancia del voto demócrata en Florida, alegando que la ausencia de candidatos tornaba a todo el episodio en una elección fantasma, los dirigentes locales ven las cosas de manera diferente.

Por lo pronto, apuntan al hecho de que hay más de 4 millones de demócratas registrados para votar en Florida, una cifra que ningún candidato en su sano juicio puede ignorar.

Por otra parte, aunque la dirigencia nacional haya resuelto eliminar a los 185 delegados de Florida, esto no significa aún que los delegados no serán elegidos y que no concurrirán a la Convención Nacional del 25 de agosto en Denver, Colorado.

Los dirigentes locales pronostican que la delegación de Florida concurrirá a Denver (de hecho, las entradas ya han sido distribuidas), que uno de los candidatos presentará una moción para incluir a los delegados de Florida y que ellos votarán por ese candidato.

Una de las posibilidades factibles, en vista de la reñida competencia entre Clinton y Obama y la insistencia de John Edwards de que permanecerá en carrera es que la Convención Demócrata se transforme en una brokerage convention (convención negociada).

Esta situación ocurre cuando ningún candidato llega con suficientes delegados como para proclamarse ganador. Comienza entonces una negociación a puertas cerradas y una serie de votaciones, de las cuales surge el candidato presidencial.

Los republicanos, sin ningún claro delantero por el momento, afrontan una posibilidad similar. La última “convención negociada” se produjo en 1976, cuando ni el presidente Gerald Ford ni su contendiente, Ronald Reagan, llegaron con suficientes delegados como para asegurarse la nominación. Ford fue elegido, pero perdió las elecciones frente al demócrata Jimmy Carter.

Fuente: Diario La Naciòn.

Una respuesta a “Extrañas primarias en Florida, por Mario Diament

  1. Ver en Naciòn Apache

    Bush tags
    Por Nicolás González Varela

    Análisis lexicográfico que desnuda la ideología. Recuento de las palabras más utilizadas por Bush en su último discurso de estado de la unión y la comparación con años anteriores, según el NYT en una infografía excelente. En el centro de la peor crisis de la economía mundial provocada por los EE.UU., él sigue con sus obsesiones imperiales:

    –Irak/iraquíes: 38.
    –Terror/terroristas: 23.
    –Impuestos: 15.
    –Libertad: 10.
    –Economía: 6

    Para contrarrestar sólo nombra la salud pública dos veces, el enorme déficit una vez y la seguridad social una vez. Todas estas cifras sumadas dan el resultado esperado: un 29% de apoyo de los norteamericanos a su política, según la encuesta del NYT y tan sólo un 31% de aprobación a su discurso según la a href=”http://topics.nytimes.com/top/reference/timestopics/subjects/s/state_of_the_union_message_us/index.html?inline=nyt-classifier” target=”_blank”>CBS. Como muestra de su cinismo político puede verse qué diferente era el orden y la jerarquía lexicográfica antes de cada elección.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s