Carta abierta a Daniel Feierstein


Como parte de una política de “aniquilar al adversario”, sostiene Daniel Feierstein, la dirección de la Carrera de Sociología solicitó la “actuación” de las autoridades de la Facultad por la circulación de mails difamatorios. ¿Es así?

Homologar a intento de “aniquilar al adversario” – en boca de un experto en políticas de aniquilamiento – un pedido de “actuación” administrativa pareciera excesivo. Exigir un pronunciamiento público sobre ciertas prácticas, en este caso difamatorias, y aceptar las sanciones que de allí surgen no es otra cosa que defender la responsabilidad personal intransferible de los que violen las reglas del pacto societario. En cambio, propiciar que tales prácticas no se sometan a las reglas y por tanto permitir que la ley no se cumpla, que los implicados queden impunes, degrada las ya degradadas instituciones universitarias.

 La imprecación menemista tiene por objeto ubicar todo en el mismo plano, el tono bostiferante que permite igualar hacia abajo, donde la palabra deja de significar y las diferencias se vuelven imposibles. Quiebra la relación entre las palabras y las cosas, poniendo fin a la igualdad ante la ley. Es el terreno construido por la dictadura terrorista burguesa contrarrevolucionaria del 76, reforzado por el gobierno de Raúl Alfonsín mediante las leyes de impunidad, y transitoriamente estabilizado por los indultos de Carlos Saúl Menem. El 2001 y la anulación por parte del Congreso de las leyes de Punto Final, restablecieron fuera de la Universidad la relación entre las palabras y las cosas. Es tiempo que esa conquista popular ingrese a la Universidad de Buenos Aires, y el camino pasa por impedir que funcionarios de la dictadura ejerzan cargos – como recién comienza a hacerse, conviene recordar quien es todavía el decano en la Facultad de Derecho, precisamente – sin dejar de sancionar a los que difaman con todo el peso de la ley.       

Ahora nos queda mas claro: llamar política de “aniquilar al adversario” al pedido que se cumpla la ley, sirve para practicar una suerte de terrorismo verbal al servicio de dichas prácticas. Es la forma educada – gramaticalmente educada – de defenderlas, y es el reconocimiento nauseoso por la responsabilidad política de los mails difamatorios. Como las reglas existen y el delito de opinión no las integra, nos queda claro que usted, Feierstein, es por lo menos un defensor de esas prácticas en la lucha política, pero no su autor material.

Recapitulemos. Usted no solo reduce el mail de Levy contra la dirección de la Carrera “a un dibujo de Langer de evidente mal gusto y peor humor”, a una estudiantina intrascendente en suma, sino que obvia por completo el de Rodríguez. A tal punto, que ni siquiera se puede entender –en sus dichos por cierto –   de que se acusa a un funcionario impecable. Esa gambeta soez le ahorra calificar la denostación sistemática de Rodríguez a parte del claustro de docentes de una carrera “que prefirió privilegiar el statu quo” votando en masa en su contra.  Valdría la pena escuchar la relación entre los mails de Rodríguez  y Levy y las prácticas genocidas, Feierstein, o es preciso recordarle que todo genocidio comienza por la absoluta descalificación del otro, con la mentira sistemática, y con la mas absoluta claudicación moral.  Descalificación frente a la que usted guardó un silencio cómplice, el caso de Rodríguez, primero, e intenta ahora maquillar, lo que constituye a una suerte de reconocimiento tácito, de su parte, del carácter legítimo del instrumento. A renglón seguido nos cuenta la presencia de “operadores políticos ministeriales”, que por cierto desconoce, y que su cátedra – dice usted que dicen las malas lenguas – surgiría a instancias de la DAIA, para añadir que se trata de una “acusación tan inverosímil como preocupante”.

Ese nivel de oscurantismo alarma.

Cual es la cuestión: ¿usted finge desconocer que el gobierno nacional actúa en la política universitaria? ¿Usted nos quiere informar que no es aliado político del gobierno en la carrera? ¿O cree inconveniente  determinar si la DAIA participó o no en la decisión para que su cátedra exista? Avancemos con cuidado. Nadie ignora que el gobierno nacional interviene en política universitaria, ya que basta con leer de vez en cuando los diarios para estar al tanto. Si lo que usted pretende es desmarcarse de la gestión K, cuestión sobre la que no abrimos juicio, confunde los medios y los tiempos. En cuanto a la DAIA: una representación institucional de parte de la comunidad judía – hay otras – tiene el perfecto derecho de propiciar que exista una cátedra que se ocupe de las prácticas genocidas. No me consta, por cierto, que lo haya hecho. Con una salvedad, determinar como y quienes dictan la materia queda a cargo de las autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales. Desconozco ese trámite, y por tanto guardo silencio, pero averiguarlo no pareciera una tarea inabordable, ni por cierto ilícita. Ahora bien, comparar una política de difamación sistemática –los mails de Rodríguez y Levy – con el “radio pasillo” y por tanto intentar  impedir el avance de una investigación y la aplicación de las sanciones que correspondan, lo pinta de cuerpo entero. Cuando usted habla de nosotros, Feiertein, sobre todo habla de usted, y eso que cuenta desagrada; sobre todo porque cuanto tuvo la oportunidad de discutir política públicamente – en un debate democrático – fue el único candidato a Director de la Carrera de Sociología que eligió el silencio. El silencio autosuficiente en el debate público,  y la defensa de la impunidad para la difamación cierran el círculo que usted propicia. Como se ve, todo un programa para la Universidad de Buenos Aires.

Alejandro Horowicz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s