Base ideológica y jurídica de la conquista de América, el mayor genocidio de la historia


 

Base ideológica y jurídica de la conquista de América, el mayor genocidio de la historia

 

    Se produjo en estas tierras, según Tzvetan Todorov (ensayista, crítico literario e historiador nacido en Bulgaria, residente en París), el mayor genocidio de la historia de la humanidad. Según él (La conquète de l’Amérique, pág.170) la población de América en 1500 sería de unos 80 millones, de los que hacia 1550 solo quedarían unos diez. Esta bula Eximiae Devotionis, además de la Inter Coetera, de la misma fecha (1493) y de otras inmediatamente posteriores, constituía la base jurídica para justificar la ocupación, conquista y sometimiento de las tierras americanas y de sus habitantes. De hecho, los títulos que concedían legitimidad a dicha empresa eran, por una parte, la concesión de la Santa Sede, máxima autoridad entre los príncipes cristianos y por otra la propia infidelidad y barbarie o falta de razón de los indios.


    BULA EXIMIAE DEVOTIONIS, mayo de 1493. (Bestard-Contreras, Bárbaros, paganos, salvajes y primitivos,  págs. 119-120)

    Alejandro obispo, siervo de los siervos de Dios: Al muy amado hijo en Cristo rey Fernando, y a la amadísima hija en Cristo Isabel, reina de Castilla, de León, de Aragón y de Granada, ilustres, salud y bendición apostólica. 
    La sinceridad de la insigne devoción y la lealtad con que reverenciáis así a Nos como a la Iglesia Romana, os hacen justamente acreedores a que benévolamente se os otorgue todo lo necesario para que mejor y con más facilidad de cada día se os haga posible llevar adelante vuestro santo y loable empeño y perfeccionar la obra iniciada en pro del descubrimiento de tierras e islas remotas y desconocidas, para mayor gloria de Dios Todopoderoso, propagación del imperio de Cristo y exaltación de la fe católica. De aquí se origina haber Nos hecho donación, concesión y asignación perpetuas, tanto a vosotros como a vuestros herederos y sucesores, los reyes de Castilla y León, de todas y cada una de las tierras firmes e islas apartadas e incógnitas, situadas hacia las regiones occidentales, descubiertas hoy o por descubrir en lo futuro, ya por vosotros, ya por vuestros emisarios al efecto destinados, no sin grandes trabajos, peligros y dispendios, con todos sus dominios, ciudades, castillos, lugares, villas, derechos y universales jurisdicciones, siempre que no se encontraren debajo del actual temporal Dominio de algún otro príncipe cristiano, según más largamente en las letras al efecto promulgadas se contiene… Nos (….) os concedemos, lo mismo que a vuestros herederos y sucesores, que podáis y debáis, en todo y por todo, usar y poseer y disfrutar libre y lícitamente en las islas y tierras por vosotros así descubiertas o en las por descubrir, de todas y cada una de las gracias, privilegios, exenciones, libertades, facultades, inmunidades, letras e indultos a los reyes de Portugal concedidos…Dada en San Pedro de Roma, a tres días del mes de mayo en el año de la Encarnación del Señor de mil cuatrocientos noventa y tres, primero de nuestro pontificado.

 

Esta bula, además de la Inter Coetera, de la misma fecha y de otras inmediatamente posteriores, constituía la base jurídica para justificar la ocupación, conquista y sometimiento de las tierras americanas y de sus habitantes. De hecho, los títulos que concedían legitimidad a dicha empresa eran, por una parte, la concesión de la Santa Sede, máxima autoridad entre los príncipes cristianos y por otra la propia infidelidad y barbarie o falta de razón de los indios.
   

    El Requerimiento, la conquista y la Iglesia

  La Iglesia Española fue complice directísima del crimen de la conquista, el mayor de los crímenes habidos en la historia de la humanidad. Este texto, denominado El Requerimiento, era leído a los indios americanos de 1513 a 1573, sin traducción, por los conquistadores españoles. El texto lo he tomado de Bestard-Contreras, Bárbaros, paganos, salvajes y primitivos, págs. 40-41. El documento es interesantísimo sobre todo en su parte final.   

     El Requerimiento
  
    De partes del rey D.Fernando y de la reina Doña Juana, su hija, reina de Castilla y León, etc., domadores de las gentes bárbaras, nos, sus criados, os notificamos y os hacemos saber como mejor podemos que Dios, Nuestro Señor, vivo y eterno, crió el cielo y la tierra y un hombre y una mujer, de quien vosotros y nosotros y todos los hombres del mundo fueron y son descendientes y procreadores, y todos los que después de nosotros vinieran.
    Mas por la muchedumbre de la generación que déstos ha salido, desde cinco mil años a esta parte que el mundo fue criado, fue necesario que los unos hombres fuesen por una parte y otros por otra e se dividiesen por muchos reinos y provincias, que en una sola no se podían sostener ni conservar. De todas estas gentes, Dios nuestro Señor dio cargo a uno, que fue San Pedro, para que de todos los hombres del mundo fuese señor y superior a quien todos obedeciesen y fuese cabeza de todo el linaje humano, doquier que los hombres viviesen u estuviesen, en cualquiera ley, secta y creencia, y diole el mundo por su reino y jurisdicción; y como quier que le mandó poner su silla en Roma, como en lugar más aparejado para regir el mundo, mas también le permitió que pudiese estar poner su silla en cualquiera otra parte del mundo y juzgar y gobernar a todas las gentes, cristianos, moros, judíos, gentiles y de cualquier otra secta y crencia que fuesen.
    A este llamaron papa, porque quier decir admirable, mayor padre y gobernador de todos los hombres. A este San Pedro obedecieron y tomaron por señor, rey y superior del Universo los que en aquel tiempo vivían, y asimismo han tenido a todos los otros que después de él fueron al Pontificado elegidos y así se ha continuado hasta agora y se continuará hasta que el mundo se acabe.
    Uno de los pontífices pasados, que en lugar de éste sucedió en aquells dignidad e silla que he dicho, como señor del mundo, hizo donación destas islas e tierra fime del mar Océano a los dichos rey y reina e a sus sucesores en estos reinos, nuestros señores, con todo lo que en ellas hay, según se contiene en ciertas escripturas que sobre ello pasaron, según dicho es, que podéis ver si quisiéredes; así que sus Alteza son reyes y señores destas islas y tierra firme, por virtud de la dicha donación, y como a tales reyes y señores algunas islas más y casi todas, a quien esto ha sido notificado, han recibido a sus Altezas y les han recibido y servido y sirven como súbditos lo deben hacer, y con buena voluntad y sin ninguna resistencia, luego sin dilación, como fueron informados de los susodicho, obedecieron y rescibieron los varones religiosos que Sus Altezas les enviaban para que les predicasen y enseñasen nuestra sancta fe, y todos ellos, de su libre y agradable voluntad, sin premia ni condición alguna, se tornaron cristianos y lo son y Sus Altezas los rescibieron alegre y benignamente, y así los mandaron tractar como a los súbditos y vasallos, y vosotros sois tenidos y obligados a hacer lo mismo.
    Por ende, como mejor podemos, vos rogamos y requerimos que entendais bien esto que os decimos, y tomeis para entenderlo y deliberar sobre ello el tiempo que fuere justo, y reconozcais a la Iglesia por señora y superiora del Universo mundo y al Sumo Pontífice, llamado papa, y en su nombre al rey o a la reina doña Juana, nuestros señores, en su lugar, como a superiores y señores destas islas y tierra firme, por virtud de la dicha donación, y consintais y deis lugar que estos padres religiosos os declaren y prediquen lo susodicho.
    Si ansí lo hicierdes, haréis bien y aquello que sois obligados a sus Altezas, y nos en su nombre vos recibiremos con todo amor e caridad e vos dejaremos vuestras mujeres e hijos y haciendas, libres, sin servidumbre, para que dellas e de vosotros hagáis libremente lo que quisierdes y por bien tuvierdes, e no vos compelerán a que vos tornéis cristianos, salvo si vosotros, informados de la verdad, os quisierdes convertir a nuestra sancta fe católica, como lo han hecho cuasi todos los vecinos de las otras islas; y allende desto, Sus Altezas vos darán muchos privilegios y exenciones y vos harán muchas mercedes; y si no lo hicierdes, y en ello dilación maliciosamente pusierdes, certificamos que con la ayuda de Dios, nosotros entraremos poderosamente contra vosotros y vos haremos guerra por todas las partes y maneras que pudiéremos, y vos sujetaremos al yugo y obediencia de la Iglesia y de Sus Altezas y tomaremos vuestras personas y de vuestras mujeres e hijos y los haremos esclavos y como a tales venderemos y dispondremos dellos como Sus Altezas mandaren, e vos tomaremos vuestros bienes y vos haremos todos los daños y males que pudiéremos , como a vasallos que no obedecn ni quieren rescibir a su señor y le resisten y le contradicen; y protestamos que las muertes y daños que dello se recrecieren sea a vuestra culpa y no de Sus Altezas, ni nuestra, ni destos caballeros que con nosotros vienen: y de cómo decimos y requerimos, pedimos al presente escribano que nos lo dé por testimonio signado, y a los presentes rogamos que dello nos sean testigos, etc.

(en Las Casas, III, 1965, pp. 26-27)

    BULA  INTER COETERA (Bestard-Contreras, op. cit. 361-362)

    Alejandro obispo, siervo de los siervos de Dios: Al muy amado hijo en Cristo rey Fernando y a la muy amada hija en Cristo Isabel, reina de Castilla, León, Aragón y Granada, ilustres, salud y bendición apostólica.
    Entre las obras todas adeptas a la Majestad divina y deseables para nuestro corazón, es sin duda alguna preferible a cualquier otra la exaltación, mayormente en nuestros tiempos, de la fe católica y religión cristiana, de suerte que se las propague y dilate por doquiera, y se procure la salvación de las almas, el abatimiento de las naciones bárbaras y la reducción de las mismas a nuestra fe ( ..) y reconociendo que vosotros no solo deseáis que así se verifique, sino que con vuestro esfuerzo, empeño y diligencia, sin escatimar gastos y trabajos, ni rehuir peligros, sino incluso con derramamiento de la propia sangre, habéis consagrado a ella desde hace tiempo todo vuestro espíritu y vuestros entusiasmos todos, como lo da a entender la reconquista del reino de Granada del poder tiránico de los moros […] hemos juzgado que con razón debíamos concederos, espontánea y benévolamente, los medios conducentes a que, con más fervoroso ánimo cada día, podáis llevar adelante vuestro propósito, santo, loable y acepto a los ojos de Dios inmortal para honor de la divinidad misma y engrandecimiento del imperio cristiano.
    A nuestra noticia ha llegado cómo vosotros, que desde tiempo atrás habiais concebido el proyecto de buscar y encontrar algunas tierras e islas remotas, desconocidas y no descubiertas hasta hoy por ningún otro, con la mira de atraer al culto de Nuestro Redentor y al conocimiento de la fe católica a sus naturales y moradores […] y queriendo dar cima a vuestros deseos, enviasteis, no sin grandes trabajos, peligros y dispendios, al amado hijo Cristóbal Colón con bajeles y hombres dispuestos para la empresa de buscar esas tierras apartadas y desconocidas, en un mar hasta hoy no surcado por ningún navío y navegando él y los suyos con el auxilio divino […] descubrieron ciertas islas remotísimas, así como tierras firmes, que hasta entonces nadie había conocido, en las cuales moran pacíficamente innúmeras gentes, que andan desnudas, según se dice, y que se alimentan de carne; y como en opinión de vuestros enviados, los propios habitantes de las islas y tierras en cuestión creen en la existencia en los cielos de un Dios Creador, , y parecen sumamente aptos para abrazar la fe católica y ser instruidos en las buenas costumbres, puede abrigarse la esperanza de que, si se les doctrinase, fácilmente penetraría en las tierras e islas mencionadas el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, nuestro Salvador.
    El referido Colón hizo construir y edificar en una de las principales islas sobredichas una muy fuerte torre, en la cual puso guarnición algunos cristianos de los que con él habían ido, a fin de que desde allí averiguasen la existencia de otras islas y tierras apartadas; por otra parte, en las ya descubiertas han encontrado oro, aromas y otras muchísimas cosas preciosas, de distinto género y variada calidad. Por todo lo cual, habida consideración de las expresadas circunstancias y, más que nada, de la exaltación y propagación de la fe católica (…) dispusisteis a ejemplo de vuestros progenitores (…) someter a vuestro poder, con la ayuda divina, las nombradas tierras e islas, juntamente con sus naturales y moradores, y atraerlas al dominio de nuestra fe.
    Nos, por tanto, recomendando de modo especial en el Señor vuestro santo y loable proyecto, deseando verlo llevado a feliz término y que el nombre de nuestro Salvador se haga penetrar en esas regiones, os exhortamos encarecidamente en el Señor, y os requerimos muy mucho (…) a que hallándoos dispuestos a proseguir decidido, miréis por el celo de la verdadera fe, y queráis y debáis inducir a los que viven en las mencionadas islas a que reciban la religión cristiana, sin que os arredren peligros y trabajos en ningún tiempo […]. y para que, regalados con la generosidad de la gracia apostólica, con mayor libertad y atrevimiento toméis en cargo tan importante empresa, motu proprio y no a ruegos vuestros ni de otra persona que por vosotros nos lo haya solicitado, sino en virtud de nuestra propia liberalidad, cierta ciencia y plenitud de autoridad apostólica, os damos, concedemos y asignamos a perpetuidad, así a vosotros como a vuestros sucesores los reyes de Castilla y León, en ejercicio de nuestro apostólico poder y por el tenor de las presentes, todas y cada una de las tierras e islas sobredichas, antes desconocidas, y las descubiertas hasta aquí o que se descubran en lo futuro por vuestros emisarios, siempre que no estén sujetas al actual dominio temporal de algún señor cristiano, con todos sus territorios, ciudades, castillos, lugares, villas, derechos, jurisdicciones y universales pertenencias, en nombre de la autoridad de Dios Todopoderoso, a Nos concedida en la persona de San Pedro, y del vicariado de Jesucristo, que desempeñamos sobre la tierra; y damos la investidura de ellas a vosotros y a vuestros herederos y sucesores sobredichos, y os hacemos, constituimos y consagramos dueños de ellas, con llenero, libre y absoluto poder, autoridad y jurisdicción (…)

 (en Las Casas, 1965, pp. 1277-1281).

 

Tomado de: www.euskalherria.indymedia.org/eu/2003/12/11221.shtml

9 Respuestas a “Base ideológica y jurídica de la conquista de América, el mayor genocidio de la historia

  1. Culo, Anonimo, El pran y el otro ignorante como se nota que son unos gallegos cuadrados de mierda!!! Por que en vez de hablar ponen en funcionamiento el cerebro! ah! claro!! si es que no tienen!! jajaja!!! son todos unos brutos de mierda!! como se nota que son la basura de europa…. preguntenle a un francés en donde empieza africa, y te dirá que empieza en la frontera con españa!!
    lo mas triste que eso es verdad….

    Me gusta

  2. bueno quiero decirle que no hablen tanta pendejada y que de mas imformacion son una porqueria tienen que hablar sobre la mierda que esd que eslo qu le importa a una mama pipe

    Me gusta

  3. AL QUE HA ESCRITO ESTAS SANDECES:
    NO VOY A PERDER EL TIEMPO LEYENDO TU ESCRITO POR QUE NO TIENE SENTIDO; NO TIENE SENTIDO QUE HABLES DE GENOCIDIO BASANDOTE EN LAS MEMORIAS DE UN AFERRIMO COMUNISTA Y ESQUE LOS GRANDES GENOCIDIOS DE LA HISTORIA HAN SIDO LAS GRANDES PURGAS QUE SE HAN COMETIDO EN NOMBRE DEL MARXISMO…IGNORANTE DE LA VIDA!!
    CIERTO ES QUE A LA LLEGADA DE LOS PRIMEROS COLONIZADORES MURIERON GRAN PARTE DE LA POBLACION INDIGENA DEBIDO A QUE ESTOS PRIMEROS TRAJERON ENFERMEDADES A LAS QUE NO ESTABAN PREPARADOS LOS AUTOCTONOS.
    PONIENDOME A VUESTRO NIVEL OS DIRE QUE LO QUE PASABA ESQUE ERAIS UNOS FLOJOS, Y A OTROS COMO A LOS DE LA TRIBU DEL AMIGO DE ARRIBA HABIA QUE BAJARLOS DE LOS ARBOLES A PALOS.

    COMO OS GUSTA DIVAGAR..SUCIOS!VAGOS!Y MALEANTES!!

    Me gusta

  4. Cortes con el respeto que se debe, no creo que tu comentario varie en algo las respuestas de los demas, todos refieren que todo es basura, pero alguno se informo hacerca de ese tipo de genocidio, despende del punto de vista de cada persona, oncluyendo la americana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s