La madre perra (Fuente: Julio Zoppi-Hargentina)


Cuando se desatan episodios que crispan los sentidos y los sentimientos, soy enemigo de encabalgarme sobre los planteos tendientes a exacerbar maniqueísmos simplificadores. Y trato por todos los medios de no caer en la fácil tentación del guerreo polarizador. Lo primero en estos casos que creo aconsejable es prudencia y equilibrio interpretativo -que no significa disminuir ninguna indignación si la hubiere- ya que perderlos puede conducirnos a expresar opiniones descontroladas que tal vez sin intención se emparentarían de alguna manera con las ideas que precisamente aborrecemos y estamos repudiando. La cuestión es que lectores amigos atentos descubren este blog. Me resulta un asco impresentable. Aparte de evidenciar un racismo delirante, agrega a su menú descabelledo una hiper-xenofobia “analítica” de una torpeza mental llamativa. Eso si, se podría decir que no ahorran colores a la hora de discriminar; desde los bolivianos hasta los alemanes y los belgas. Pobres, ojalá supieran que el mundo no conspira contra el Reino de España y Su Majestad.

Ponerse a contar sólo los delitos donde participan extranjeros en una sociedad moderna como criterio de análisis es de un primitivismo feroz. Las peores deformidades del nacionalismo nacen de este acto demencial que supone excluir a la propia nacionalidad de la impureza. Como si dejasen de existir de pronto el delito en España hecho por españoles; bastaría sólo pasar revista a los casos de brutal violencia contra las mujeres por citar un ejemplo a mano. Eso si, se podría decir que no ahorran colores a la hora de discriminar; desde los bolivianos hasta los alemanes y los belgas.

Quedará para otro momento el análisis profundo de la cuestión de fondo. En breves palabras creo que en Europa el nacionalismo-regionalismo-etnocentrismo es una pulsión muy fuerte desde cualquier parte, es un dato histórico muy sólido, el petróleo que llevan en el alma porque está montado sobre milenarios sedimentos de genética cultural, una roca a dos mil metros de profundidad. No deja aún en este siglo de estar latente y estalla cada dos por tres ( la ex Yugoslavia, diversas pujas separatistas intra-nacionales ) En América, el cosmopolitismo genético nos ha hecho tal vez naturalmente más “tolerantes” a una especie de sustancialidad social “internacionalista”. Nuestra cosmovisión respecto del arraigo territorial y étnico está apenas plantada sobre la superficie. Es obvio, como no nos vamos a sentir en familia con los extraños si todavía somos extraños dentro de nuestras mismas naciones…

Un abrazo a Julio Zoppi, autor de estas estupendas líneas de pensamiento.

5 Respuestas a “La madre perra (Fuente: Julio Zoppi-Hargentina)

  1. Estimado señor,

    En representación del Observatorio de la Delincuencia Inmigrante, he de precisarle lo siguiente:

    1.- Nos parece un recurso barato, indecente e inmoral calificar a nuestra organización de “racista” por el mero hecho de mantener una agencia de noticias especializada en las delitos y crímenes cometidos por extranjeros en España: http://www.delincuenciainmigrante.com. Como usted sabrá, el racismo defiende la supremacía de unas razas (consideradas superiores) sobre otras (consideradas inferiores), y no es exclusivo de las sociedades blancas. El racismo puede encontrarse en cualquier raza, hacia las distintas. El Observatorio ni defiende, ni propugna, ni predica semejantes teorías, por lo que la acusación de “racismo” es espúrea y gratuíta.

    2.- En referencia al caso concreto que Vd. cita, de violencia de género, debo recordarle que más del 75% de los casos registrados en España son obra de inmigrantes, sobretodo suramericanos y magrebíes. Encontrará sobradas referencias a estos casos en nuestra página.

    3.- Cualquier persona de orden se escandalizaría ante los delitos de los que damos noticia en nuestra web, no por la existencia de la misma. La culpa última de que nuestra web y organización exista es de quienes cometen esos delitos de los que damos cuenta. Si no se produjesen, no podríamos incluírlos en nuestro índice.

    4.- El Observatorio es una agencia ESPECIALIZADA en noticias sobre inmigración y delincuencia, lo que justifica con creces la exclusión de nuestros resúmenes de prensa de las noticias que dan cuenta de delitos y crímenes cometidos por españoles.

    Sin otro particular, reciba nuestro más atento saludo.

    Me gusta

  2. Raza, según Carlos Norberto Mugrabi.
    El concepto de raza en política ha sido una aberra(z)ión. Pero teniendo en cuenta que se ha usado en la expresión “raza humana”, considero que es útil para diferenciar a los representantes de la especie (homínidos) –cada vez más numerosa- que no integran la raza (la única es la del sujeto en el sentido nietzscheano) cada vez –proporcionalmente- menor, en el sentido cualitativo y cuantitativo.

    Me gusta

  3. En fin. Mucha palabrería fina para finalmente fallar en su propósito, que no es otro que ocultar lo evidente: El post es otro mero exabrupto contra España (uno entre tantos) de otro Latinoamericano resentido y prepotente (otro entre tantos).

    Empezemos con el grotesco título: “La Madre Perra”. Toda una declaración de intenciones.

    Sigamos ahondando en las múltiples y desvergonzadas contradicciones que encuadra, entre pedantería y pedantería, el textito que nos ha regalado hoy la Providencia en la Red.

    El racismo y la xenofobia son primos hermanos de la generalización. Los bolivianos son…Los argentinos son…los alemanes son…los españoles son…Campeona mundial de la xenofobia es Latinoamerica cuando se habla de “Los Españoles”, como si todos fuésemos un único cuerpo homogéneo e indivisible con unas propiedades físico-químicas nítidas e inmutables. Diabólicas todas, por supuesto. Por cierto que la teoría Latinoamericana de la homogeneidad en carácter, ideas y comportamiento de “Los Españoles” encantará a los grupos Nacional-Socialistas y Fascistas patrios…

    El autor afirma que ponerse a contar delitos cometidos por extranjeros en la nación Europea que más extranjeros ha recibido en los últimos 10 años es primitivo y grotesco. Pero no lo es en un país en la que la delincuencia extranjera crece a un ritmo exponencial (15% de población inmigrante acapara el 37% de los delitos) y en el que la Policía se reconoce desbordada por el problema, que sufre inmisericordemente el ciudadano.

    Sin duda la opinión del autor es el producto de la incapacidad egocéntrica de entender que la problemática social en España no tiene por qué ser ni parecida a la problemática social en Argentina. Los delitos cometidos por compatriotas no han dejado de existir, sino que simplemente son un problema inherente a la nación que viene ya desde antiguo en todos los países del mundo. No es que los delitos cometidos por inmigrantes sean peores que los cometidos por españoles, pero el fenómeno de la delincuencia extranjera sí es más desconcertante por cuanto España es receptora de inmigración masiva vendida por nuestros políticos como “trabajadores necesarios” cuando la sociedad percibe y sufre el hecho de que un porcentaje escandalosamente alto de esos “trabajadores necesarios” no son sino delincuentes importados.

    Comentario aparte la mención a la violencia doméstica en España. Hace dos semanas leí que en Méjico asesinan a 14 mujeres al día. En España no llegamos a ese número en lo que va de año. Buena parte de esos asesinatos, por cierto, cometidos por inmigrantes. De hecho, a pesar del bombo y platillo que el gobierno socialista está dando a ese problema, resulta que España es uno de los países con menor índice de violencia contra las mujeres de Europa, muy por debajo de los índices de los “civilizados” escandinavos. Y a mil millones de kilómetros de los índices en Latinoamérica.

    Nueva muestra de xenofobia grotescamente generalizadora cuando afirma que el Nacionalismo y etnocentrismo es un problema que viene de lejos en Europa, y “el petróleo que llevan en el alma está montado sobre milenarios sedimentos de genética cultural”. Esto último le hubiese encantado a Adolf Hitler. Sin duda hubiese quedado bien en el Mein Kampf al tratar el “problema judío”.

    “En Latinoamérica el cosmopolitismo genético nos ha hecho tal vez naturalmente más tolerantes”.

    Naturalmente, puesto que a vosotros os ha tocado Dios en un hombro. Pero en los países en los que residimos los mortales, como España, existe gente de todo tipo: tolerantes, intolerantes, racistas, anti-racistas, buenos y malos, al fin.

    “Es obvio, cómo no nos vamos a sentir familia con los extraños…”

    Pues claro que es obvio. Lo extraño es que a los chilenos los llamen “rotitos”, a los peruanos “peruangutanes”, a los indios “cholos”, a los argentinos “argentuzos”, a los estadounidenses “gringos”…Y más extrañas son las maniobras militares síncronas de Perú y Chile, las historias chileno-argentinas del canal del Beagle y las Malvinas, el llanto boliviano con su cantinela de la salida al mar, el dictatorzuelo esperpéntico de Hugo Chávez amenazando a Colombia, Colombia violando la soberanía Ecuatoriana, Ecuador amenazando con la guerra, las FARC, los Zapatistas, las maras, el dictador indigenista Evo Morales, la corrupción, la violencia, el secuestro, la pobreza, la clamorosa injusticia social…los chistes grotescos e insultantes sobre los “gallegos” tan tradicionales y extendidos a lo largo y ancho de latinoamérica (creo que incluso los editan en CD’s).

    Es muy extraño todo eso en una sociedad tan pura y tolerante como la Latinoamericana, de la que la brutal y atrasada Europa tiene tanto que aprender.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s