Declaración


af-lozano.jpg 

Partido Buenos Aires para todos

DECLARACIÓN

ASAMBLEA MOVIMIENTO POR BUENOS AIRES

Nos reconocemos como una expresión minoritaria que, con urgencia y persistencia, se apartó de la lógica dominante del sistema político pero que no ha tenido la eficacia suficiente para que su posición política fuera reconocida y asumida como propia por otros millares de mujeres y hombres de la Ciudad. Hablamos, entonces, desde la mayor humildad y poniendo atención en los riesgos que esta situación plantea para quienes creemos que lo público debe ser el espacio de realización de los mayores niveles de libertad e igualdad.

Para decirlo sin rodeos, ni nos consideramos “dueños de los votos” ni tampoco se nos ocurriría ponernos en el lugar de otorgar libertad de acción cuando va de suyo que ello resulta patrimonio de nuestros votantes y no podemos nosotros ni otorgarlo ni dejar de hacerlo. Solo estamos en capacidad de proponer una reflexión política, lo más abierta y democrática posible, al igual que lo hiciéramos al momento de definir nuestra propuesta político-electoral para el 3 de junio.

En ese sentido, ratificamos aquello que sostuvimos incluso con antelación a la 1ª vuelta: Nuestra propuesta, por historia y perspectiva, se encuentra en las antípodas de la “Ciudad de negocios y para pocos habitantes” que Macri propone.

CON MACRI NI A LA ESQUINA fue nuestra definición aún antes del resultado electoral y se funda en la decisión de confrontar con toda propuesta asociada con el autoritarismo político y cultural y con el régimen de desigualdad que impera en la Argentina.

Tal es así que fuimos la única fuerza que en plena campaña presentó un estudio sobre la dinámica que había exhibido en los últimos años el Grupo Macri, demostrando que, casualmente, mientras la construcción y el negocio inmobiliario adquirían relevancia central en su estrategia empresaria, aumentaba el interés de Mauricio Macri por el Gobierno de la Ciudad. 

Por lo tanto, no tenemos ninguna necesidad de sobreactuar, en el marco del ballotage, definiciones que son constitutivas de nuestra historia y por ende, de nuestra identidad política.

Tampoco minimizamos que un Gobierno Macri, con una mayoría legislativa que ningún otro gobierno tuvo en los años recientes, es un severo retroceso para nuestras aspiraciones de una ciudad justa para todos y todas. Con Macri en el gobierno corren peligro los avances logrados en materia de derechos humanos, los proyectos de autoconstrucción de viviendas, con autonomía de los gobiernos y los patrones, los derechos de los y las trabajadores del gobierno de la Ciudad, el proceso de urbanización y regularización dominial de las villas de emergencia y asentamientos, las expresiones culturales alternativas, las políticas en materia sexual y de género, la situación de los trabajadores en la vía pública, cartoneros y meretrices, por nombran solo algunos casos.

En este contexto, constituye una preocupación profunda para nosotros que la apelación al cambio realizada por Macri haya tenido la eficacia que exhibió. Pero ese 46% de votantes no permite el simplismo de un análisis que solo hable de la “derechización del electorado”. Exige incorporar el hartazgo con el “progresismo trucho” expresado en gestiones de gobierno (Ibarra-Felgueras; Ibarra-Telerman) que, por sus propias incapacidades y miserabilidades, quedaron presas del esquema de poder vigente, reproduciendo prácticas políticas propias del sistema tradicional, siendo que habían sido elegidos justamente para cambiar el estado de situación. Todo esto en el marco de una Ciudad que se deterioró socialmente, que agudizó sus desequilibrios territoriales y que en ese contexto perdió en manos del capital inmobiliario la posibilidad de decidir su modo de crecimiento y desarrollo.

Ciertamente, ni a Néstor Kirchner, ni a Alberto Fernández ni a Aníbal Ibarra ni a Elisa Carrió ni a Jorge Telerman ni a Daniel Filmus les preocupó seriamente, antes del 3 de junio, que Mauricio Macri pudiera ganar la elección.

Aun así, la coyuntura del ballotage resulta una oportunidad propicia para ratificar CON MACRI NI A LA ESQUINA.

Ahora bien, los resultados del 3 de junio ponen en el centro de la escena la necesidad imperiosa de construir una nueva fuerza política en la Ciudad, que impulse decidida e inclaudicablemente mayores niveles de igualdad y libertad, para lo cual resulta imprescindible involucrar a la población en un proceso de participación habida cuenta que los objetivos implícitos en una gobernabilidad transformadora, exigen respaldos sociales organizados para poder realizarse.

Para ello, resulta necesario superar la lógica dominante, fundada en el encuentro de referentes y dirigentes que se auto proponen resolver los problemas, a espaldas de la gente; e ir en búsqueda del pueblo de la Ciudad, encontrando mecanismos que le permitan sentirse parte de un proyecto y disponer de espacios institucionales que lo impulsen y defiendan.

En esa tarea estamos decididos a embarcarnos, para lo cual convocamos a tod@s aquell@s hombres y mujeres que se han sentido interpelados por nuestra propuesta, a participar del PLENARIO DEL MOVIMIENTO POR BUENOS AIRES,  a realizarse el próximo SÁBADO 11 DE AGOSTO, DE 10 A 18 HS., EN LA FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES (SEDE RAMOS MEJÍA), en el que discutiremos los pasos a seguir a fin de ampliar las bases de representatividad y analizar una nueva organicidad, que contenga -y se enriquezca de- la pluralidad de orígenes y visiones que nos constituye.

Aprovechamos también para reiterar la convocatoria que hiciéramos con anterioridad a las elecciones, al “ENCUENTRO POPULAR POR BUENOS AIRES”, a realizarse en el primer cuatrimestre del 2008, y cuyo propósito central es la construcción de un actor político-social con capacidad de actuar como interlocutor del futuro gobierno.

No desconocemos que en el “mientras tanto” deberemos afronta las elecciones presidenciales y, en el caso de la Ciudad, de senadores y diputados nacionales. Al respecto, resulta oportuno reiterar el llamamiento que hiciéramos antes de las elecciones, a las diferentes fuerzas del campo popular a trabajar en pos de una síntesis electoral sobre la base de la democratización de la decisión sobre las distintas candidaturas y representaciones. En caso de que el consenso no permita resolver este punto, vemos con interés la posibilidad de poner en práctica un proceso de internas abiertas.

NO A MACRI.

SÍ A UNA NUEVA CONVOCATORIA POLÍTICA EN BUENOS AIRES.

Buenos Aires, 21 de junio de 2007

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s