“Déjese de teorías y agarre la pala”


Originalmente publicado en Rolando Astarita [Blog]:

Mi crítica al socialismo burgués –que es extensiva al socialismo pequeño burgués- ha provocado algunas reacciones fuertes. Era esperable. Algunas objeciones las he respondido, y otras las trataré más adelante. Ahora quiero detenerme en lo que escribió un crítico en “Comentarios”, porque es muy común en el reformismo. Mi crítico escribió que, en tanto “unos luchan con los medios a su alcance”, “la izquierda doctrinaria siempre hace lo mismo, critica y/o explica lo que hay que hacer”. Y para ilustrar lo que quería significar, agregó una anécdota que está lejos de ser inocente: recordó que el Che Guevara mandó a un trotskista argentino que daba consejos, a “aprender a manejar la pala”. En una palabra, hay que apoyar lo que hace Syriza en Grecia –mi crítico propone, además, una curiosa campaña mundial de firmas a ser enviadas al Secretariado de la ONU- y dejar las “doctrinas” de lado. Y…

Ver original 827 palabras más

EL ACCESO A LA JUSTICIA – UN LIBRO CLASICO DE LA SOCIOLOGÍA DEL DERECHO (HERRAMIENTAS DE ATAJO)


Originalmente publicado en el niño rizoma:

9789681649067

“El acceso a la Justicia”, libro de los juristas, Mauro Cappelletti y Bryant Garth, fue escrito en 1978 en inglés y traducido al español en 1982 por el colegio de abogados de La Plata. Como relata el prólogo, esta obra surge de un proceso de investigación colectiva e interdisciplinaria que se llamó “Proyecto florentino sobre el acceso a la justicia” realizado en los años 70 con la mirada en más de 30 países. El proyecto partía de la concepción Estado social moderno, por un lado, y por el otro, de la observación y estudio concreto desde una perspectiva comparativa, de los obstáculos jurídicos, económicos, políticos-sociales, culturales y psicológicos que dificultaban o aún imposibilitaban, a muchos, el uso real, del sistema de administración de justicia. De este estudio surge una idea fuerte que marcó el movimiento de Acceso a la Justicia en el mundo, la necesidad de  esfuerzos activos del Estado…

Ver original 135 palabras más

Grecia al borde del default


Originalmente publicado en Rolando Astarita [Blog]:

En los últimos días me han preguntado mi opinión por la situación de Grecia. Para el análisis de la cuestión de fondo, remito a la nota que escribí en 2011 (aquí). En esa nota decíamos: “La salida que intentó el gobierno griego, con el apoyo del FMI y los grandes poderes mundiales, es por vía deflacionaria y ajuste fiscal. La condición para otorgar el salvataje fue que el gobierno aplicara un fuerte programa de ‘austeridad’. Esto significa también bajar las prestaciones sociales, aumentar la edad de jubilación y disminuir los gastos sociales, además de los salarios. Los ingresos de los empleados públicos y los jubilados disminuyeron más del 20% en 2010, la desocupación está en el 13,5%, y se prevé que aumente hasta el 15% en 2011. En esencia, lo que está en cuestión es cómo aumentar la explotación de la fuerza de trabajo para hacer competitivo al capital…

Ver original 1.436 palabras más

The right choices


DAVID PEACE, a 35-year-old from Dallas, has never used the internet. Neither has he ever used a mobile phone, possessed a driving licence or received a pay-cheque. Mr Peace, who is black, stockily built, with a broad smile, was convicted of an aggravated assault in 1997 after using a knife in a fight with a neighbour. The years most men of his age would have spent working, or starting a family, he has spent in various prisons in Texas. Next year he will be released from the minimum-security prison in Cleveland, a town near Houston, where he is currently held. The prospect of the outside world is still daunting. “I feel left behind,” he says. “I’ve been living in a place where all of my choices are made for me, and now I have to learn to make the right choices.”

No country in the world imprisons as many people as America does, or for so long. Across the array of state and federal prisons, local jails and immigration detention centres, some 2.3m people are locked up at any one time. America, with less than 5% of the world’s population, accounts for around 25% of the world’s prisoners. The system is particularly punishing towards black people and Hispanics, who are imprisoned at six times and twice the rates of whites respectively. A third of young black men can expect to be incarcerated at some point in their lives. The system is riddled with drugs, abuse and violence. Its cost to the American taxpayer is about $34,000 per inmate per year; the total bill is around $80 billion.

Things were not always this way. In 1970 America’s state and federal prisons together held just under 200,000 inmates. In 2013, the latest year for which figures are available, the number of people in federal prisons, which hold only people convicted of federal crimes such as drug-smuggling or fraud, was itself more than 200,000 (see chart). There were almost 1.4m more inmates in state prisons; and there were over 700,000 people locked up in jails, some of them serving short sentences, the majority of them awaiting trial. Most of the inmates were men, but at 113 per 100,000 the incarceration rate of black women is higher than the overall incarceration rate in France or Germany. Prison conditions are often poor; many of those locked up have no proper access to training, education or rehabilitation.

Unstoppable though the system’s growth has seemed at times, in the past five years it has reached a plateau. In 2009, for the first time since the 1970s, the total prison population declined slightly. One reason is that, faced with budget pressures, many states—particularly big ones such as California, New York and Texas—have been trying to cut their prison populations. Reforms to sentencing policy introduced by Eric Holder, Barack Obama’s attorney-general from 2009 to 2015, may explain the very small recent fall in federal prison numbers.

Another reason for the plateau in prison numbers is that crime is on the retreat—and with it people’s fears of crime. According to polling by Gallup, the proportion of Americans who worry “a great deal” about crime and violence has fallen dramatically since 2001 (though this year it ticked up from its previous low). That makes reform easier. American electorates have been widely assumed always to favour measures that look tough and punitive; but in California voters passed a ballot initiative last November that was designed to keep some non-violent criminals out of prison.

The trend could continue. Indeed, it could and should accelerate; this problem needs fixing. But even with a political appetite for reform and a public mood conducive to it, a comprehensive cutting back will be hard. The expanded prison system has built itself into the fabric of society. Judges, district attorneys, state- and county-level politicians, police forces, prison-guard unions, federal agencies and private firms that build and run prisons: all have contributed to the rise of mass incarceration, and many benefit from it. In rural parts of America prisons are now the biggest employers in many towns.

Forcing people in

The extraordinary growth in the prison population started with the “war on drugs” begun by Richard Nixon. The first state laws to bring in mandatory sentencing for drug crimes were introduced in New York in 1973, under Governor Nelson Rockefeller. During Ronald Reagan’s administration in the 1980s both the federal government and many states introduced much tougher penalties for dealing crack cocaine than for dealing powder cocaine, a move that enforced strong racial biases on sentencing. Between 1980 and 1990, the proportion of offenders in prison whose primary offence was to do with drugs climbed from under 8% to almost a quarter.

The crack-cocaine epidemic produced the conditions for more punitive policies across the board. “Three strikes” provisions, which required prison for third offences however minor, and “truth-in-sentencing” laws, which limited the possibility of parole to at most the last 15% of a sentence, proliferated. In many cases their passage was sponsored by prison-guard unions. Time served grew dramatically: according to a study by the Pew Charitable Trusts, the average prisoner released in 2009 spent three years inside, up from two in 1990.

In the early 1990s crime began to fall; by 2000 it was falling steeply. At the time some put this down to the growth in the prison population, but today few experts see that as having been much of a factor. In the 1970s and 1980s more incarceration probably did take some violent and dangerous people off the streets. But a comprehensive study by the Brennan Centre for Justice at New York University Law School, published in February, found that at most 12% of the fall in property crime in the 1990s could be attributed to more people in prison—and that there might have been no effect at all. Some of the punitive policies adopted in the 1990s seem to have been of particularly little value: Robert Nash Parker, a criminologist at the University of California, Riverside, has found that crime fell just as fast in states that had not adopted three-strikes laws as in ones that had.

A bigger prison system was also a worse one; as prisons filled up, states cut back on their quality. In 2012 a report on Arizona prisons by Amnesty International found thousands of prisoners confined to windowless cells for 22 to 24 hours a day, without access to education or indeed any sensory stimulation at all. Most Texan prisons are not air-conditioned, which means that in summer the heat index, which takes temperature and humidity into account, can rise as high as 140°F (60°C). In one shocking case at a women’s prison in Alabama, guards were found to be routinely raping the inmates—and punishing those who complained with solitary confinement or threats of violence.

The drug problems that often get people to prison are rarely treated there: in 2010 the National Centre on Addiction and Substance Abuse, a think-tank, found that 65% of prisoners and jail inmates had substance-abuse problems, for which just 11% got any help. In many states prisoners have extremely limited access to vocational training or higher education. The crime bill signed by Bill Clinton in 1994, a measure which enacted subsidies that encouraged the building of state prisons, also banned prisoners from receiving Pell grants to help get college degrees—a decision which dramatically undercut education within prisons. As Mr Clinton admitted in an interviewon CNN in May, “We wound up…putting so many people in prison that there wasn’t enough money left to educate them, train them for new jobs and increase the chances when they came out so they could live productive lives.”

Mr Peace, about to be released from his prison near Houston, is one of those who enjoys such a chance, thanks to philanthropy. He is enrolled in a privately organised “Prison Entrepreneurship Programme” through which he receives enthusiastic mentoring from well-off volunteers (dancing features surprisingly heavily: tattooed murderers bop around the floor with blazer-wearing oil executives from Houston). When he leaves prison, he will get help finding housing and work. When most prisoners in Texas are released at the end of their term, though, they get just a bus ticket home and $100; those let out on parole get $50. It is a recipe for recidivism. According to a Department of Justice survey of those released from state prisons in 30 states, 77% of those released in 2005 were arrested within five years; more than half of the arrests were within a year of release.

Building a new life is made even more difficult by policies which continue to punish criminals long after they have served their time. In many states, former felons are banned from claiming food stamps and getting public housing. In some trades, having a conviction can keep you out of work entirely. In Texas prisoners may be taught how to cut hair in prison, but barbers’ licences are withheld from some convicted felons.

Making a plateau a peak

The case for change is manifest; the opportunity real. Outrage at the deaths of black Americans at the hands of the police has prompted a new look at the way the rest of the justice system treats them. Hillary Clinton, the likely Democratic nominee for president, gave a speech in April arguing that “there is something profoundly wrong when African-American men are still far more likely to be…sentenced to longer prison terms than are meted out to their white counterparts.” Some sort of reform is popular with a number of Republicans, too. In the Senate several Republicans are joint sponsors of bipartisan bills intended to reform the federal prison system.

The war on drugs is now being wound down. In four states and the District of Columbia cannabis has been legalised; in many more, its possession has been decriminalised. New York reformed the Rockefeller drug laws in 2004 and again in 2009. In 2010 Congress passed the Fair Sentencing Act, which reduced the historic 100:1 disparity between the amount of powder cocaine and the amount of crack that would trigger federal penalties. Drugs courts have been widely introduced to direct non-violent drug-users into treatment, not prison.

John Whitmire, a Democrat in the Texas state Senatewho is a prominent advocate of prison reform, says his state is at last learning “to distinguish between who you’re afraid of and who you’re mad at.” The state’s Right on Crime movement—a Republican group—argues that reducing prison populations is both fiscally conservative and in accord with the Christian principle of forgiveness. Rick Perry, until January Texas’s governor and a Republican presidential candidate for 2016, likes to boast about closing three prisons during his time in office.

But substantially reducing the prison population is difficult. Reducing the flow into prison of non-violent, non-sex-offender prisoners who have committed relatively minor crimes—which is much of what has been done so far—is politically palatable, but has only a limited impact. John Pfaff of Fordham Law School in New York points out that such offenders have been a diminishing proportion of the prison population for some time. Violent offenders make up around half of all prisoners in state and federal prisons, sex offenders 12%. There are 165,000 murderers in America’s state prisons and 160,000 rapists: if everyone else were released, America’s incarceration rate would still be higher than Germany’s. Over time this pattern seems certain to strengthen: even for dealers, drug sentences tend to be relatively short, but violent criminals are sent away for decades. There is little appetite for releasing them early, even if they have aged and mellowed in prison.

Another problem is that the people who run the system have substantial incentives to protect it. “If it wasn’t for district attorneys, we would have passed so many more bills already,” says Ana Yáñez-Correa, the head of the Texas Criminal Justice Coalition, a prison-reform pressure group. The backlash to be faced if a criminal who could have been, or stayed, locked up does something heinous gives elected prosecutors—and judges—a strong incentive to err on the side of stiff penalties. Mr Pfaff sees a ratchet effect at work over time, with prosecutors seeking ever tougher charges. Private prisons, which account for just 8% of all prison beds but are growing fast, also produce a constituency with an interest in seeing those beds filled. Many prison-management firms insist on minimum-occupancy terms in contracts.

For these reasons and others, attempts made by states to slow or arrest the growth of their prison populations have met with only partial success. Texas’s prison population, for example, has not fallen much since 2007. In half the states the prison population continued to increase between 2009 and 2013, even as the national numbers fell a bit.

But two big states, California and New York, have done well enough to suggest that the others could do better. In California the imprisoned population has been cut by 51,000, over 30%, since 2006. New York’s prison population has been falling since 1999, and is now a quarter smaller than it was. In both states, the reforms that have worked have not been changes to laws but rather adjustments to the way in which the entire system, from arrest to release, is organised.

In California, the reduction was largely the result of “realignment”, a policy adopted after the US Supreme Court ruled that the state’s prisons were dangerously overcrowded and either new prisons would have to be built or prisoners released. The response was to pass the cost of dealing with comparatively harmless criminals from the state to its counties—the entities which actually charge people and send them to prison. In addition, county probation departments took on responsibility for 60,000 people released from prison into supervision programmes.

Focusing on the worst

The policy seems to have realigned incentives productively; though roughly a third of the reduction in California’s prison population went back behind bars, two-thirds did not. The state is now going further: proposition 47, an initiative passed last year with overwhelming support, is likely further to reduce the number of people going to prison by replacing several felonies with misdemeanours.

New York’s adjustment to the system has been brought about largely by prosecutors in New York City, who have become more careful about how they use the toughest charges. Cy Vance, Manhattan’s district attorney, is a fan of what he calls intelligence-driven prosecution. Under his tutelage, a Crime Strategies Unit collects information on the most persistent criminals, which can inform prosecutors even if it does not form part of a case. “If I know someone who is involved in shootings or violence, even if he is arrested for shoplifting, I want to charge it as aggressively as possible,” says Mr Vance.

The rationale behind this strategy is that most people who turn up in front of a judge are fairly harmless; even in the most violent neighbourhoods, a tiny number of criminals, often ones good at intimidating witnesses, account for most violent crime. If the book is thrown at the second lot and more leniency show to the first, prison populations and crime rates could both fall. The intelligence lies in throwing the books correctly.

And some money that could have been spent on prosecutions is instead being spent on crime prevention. At a gym in a relatively poor neighbourhood of Harlem teenagers are taught basketball skills by professional coaches—all under the watchful eyes of police officers and staff from Mr Vance’s office. Similar sessions take place every weekend at ten different sites across Manhattan. In a city where zero-tolerance policing makes many young black teenagers suspicious of any uniform, the teenagers seem happy with the prosecutors and cops present. The hope is that by building trust, prosecutors will find out about arguments between teenage gangs before they erupt into violence.

If prison is to be less of a part of American life, the philosophy behind such schemes needs to spread. Reform in police forces like those of Los Angeles and New York City, which in the 1990s started trying to prevent crime as well as react to it, is one of the things that has made America less violent. But the rest of the criminal-justice system is only slowly catching up to the idea of being proactive. A system that has been designed to react to crime, and to punish it, needs to prevent it instead. That will take a broad change in culture, not just tweaks to laws.

In his cell block, Mr Peace complains that for most of the time he has spent in prison, he has never been treated as someone with a problem, but rather as a problem himself. He has earned qualifications as a plumber and a welder—both paid for by his mother. He is hopeful that when he leaves, he will never come back. If America is to be the land of the free, it will have to learn to forgive a lot more men like him.

FUENTE: The Economist

Jailhouse nation


WITH less than 5% of the world’s population, the United States holds roughly a quarter of its prisoners: more than 2.3m people, including 1.6m in state and federal prisons and over 700,000 in local jails and immigration pens. Per head, the incarceration rate in the land of the free has risen seven-fold since the 1970s, and is now five times Britain’s, nine times Germany’s and 14 times Japan’s. At any one time, one American adult in 35 is in prison, on parole or on probation. A third of African-American men can expect to be locked up at some point, and one in nine black children has a parent behind bars.

Bars and stripes

Advocates of tough justice point out that America’s crime rate has fallen as the incarceration rate has risen. Criminals who are locked up cannot mug law-abiding citizens, and the prospect of going to prison must surely deter some from breaking the law in the first place. All this is true, but only up to a point. In the 1980s expanding prisons probably did help slow the rise of crime by taking thugs off the streets. But mass incarceration has long since become counter-productive (see article). A recent study by the Brennan Centre for Justice, a think-tank, concluded that at most only 12% of the reduction in America’s property crime rates since the 1990s can be attributed to higher rates of imprisonment—and that there might be no effect at all. States with larger prison populations have no less crime than states with smaller ones.

Crime is largely a young man’s game, but many prisoners now are old: the number over the age of 50 has more than tripled since 1994. Many of these people are no longer dangerous, but locking up the elderly—and treating their ailments—costs taxpayers a fortune, typically $68,000 per inmate each year. The longer prisoners are inside, the harder it is for them to reintegrate into society. And mass incarceration has contributed to the breakdown of working-class families, especially black ones. Among African-Americans aged 25-54, there are only 83 free men for every 100 women, which is one reason why so many black mothers raise children alone. Men behind bars cannot support their offspring, and when they are released, many states make it preposterously hard for them to find jobs.

More and more Americans accept that the harm caused by mass imprisonment now exceeds its benefits. Hillary Clinton, whose husband’s 1994 crime bill filled many a cell, has now changed her mind. On the right, fiscal conservatives decry the burden on taxpayers, while Christians talk of mercy. Rick Perry, a former governor of Texas and a Republican presidential candidate, boasts of his record of closing three prisons in his state. Nationwide, the incarcerated population appears to have plateaued; it should be sharply reduced.

A good start would be to end the war on drugs, which would do less harm if they were taxed, regulated and sold in shops, not alleys, as marijuana is in Colorado and Washington state. In fact, the drug war is already ebbing: in 1997 drug offenders were 27% of all prisoners; now they are around 20%. That could be cut to zero if drugs were legalised.

The next step would be to amend or repeal rules that prevent judges from judging each case on its merits, such as state and federal “mandatory minimum” sentences and “three strikes” rules that compel courts to lock up even relatively minor repeat offenders for most of their lives. New York has dramatically reduced its state-prison population this way. Prosecutors there have in effect been told to limit the number of people they imprison, giving them an incentive to lock up only the most dangerous. Prosecutors have long had huge discretion in which charges they bring; those in New York now use police intelligence to help them decide. If the man in the dock seems relatively harmless, they go easy on him; if they know him to be a career criminal who has remained free because he intimidates witnesses, they throw the book at him. Crime has fallen in New York. There has been no backlash among voters.

Reducing the prison population to European levels is probably impossible, for America is still a much more violent place, even if most districts are reasonably safe. There are roughly 165,000 murderers in American state prisons and 160,000 rapists. If America were to release every single prisoner who has not been convicted of killing or raping someone, its incarceration rate would still be higher than Germany’s.

But still, America does not need to lock up every violent criminal for as long as it does—which is longer than any other rich country. Some 49,000 Americans are serving life without the possibility of ever being released. (In England and Wales the number is just 55.) Such harshness is unnecessary. A 50-year sentence does not deter five times as much as a ten-year sentence (though it does cost over five times as much). Money wasted on long sentences cannot be spent on catching criminals in the first place, which is a more effective deterrent.

Reform is hard. Prosecutors and judges are often elected in America; many woo votes by promising to be tougher than their predecessors. Politicians who are seen to be soft on crime run a risk. One reason Michael Dukakis was never president was that a murderer called Willie Horton, who was released on furlough while Mr Dukakis was governor of Massachusetts, took the opportunity to rape someone.

Swift and sure justice, but less harsh

Nonetheless, the big fall in crime in the past two decades means that Americans are now less afraid than they were, and more open to reform. Californians voted last year in a referendum to downgrade several non-violent felonies to mis-demeanours. Other states are experimenting with better education in prisons (so that ex-convicts have a better chance of finding work), and drug treatment or GPS-enabled ankle bracelets as alternatives to incarceration. Some are also trying to improve prison conditions, not least by curbing assaults and rapes behind bars. The aim of penal policy should be harm reduction, not revenge. Tighter gun laws might help, because guns can turn drunken quarrels into murders; alas, that is politically improbable for now. There is no single fix for America’s prisons, but there are 2.3m reasons to try.

FUENTE: The Economist

COSTURA


Originalmente publicado en el niño rizoma:

COSTURA

Tejía la piel
en el taller clandestino
bordaba el quejido
el ruido de la noche
Tejía y tejía el trueno
entonces pudo reconocer la confección
el traje hecho por sus manos
el que vestía a medida el Metropolitano
que ahora rompía la puerta
y lo venía a salvar

Ver original

Diversión de lo siniestro: Nota sobre Los Juegos del Hambre


Originalmente publicado en Escrituras:

IMG_20150507_031002En Los Juegos del Hambre, los revolucionarios deben armar un spot para vender a su líder carismático. Toda la realidad es ya reality, toda la política es un entretenimiento romano como cotillón de la amenaza permanente de la guerra. Ocaso de la Ilustración en 3D. Los think tanks, asesores de imágen, politólogos y cuadros de inteligencia tienen la certeza de que ya no hay espacio alguno para la espontaneidad. La película transmite el clima totalitario, la asfixia absoluta, resultado del cruce entre guerra y comunicación. La comunicación es, entonces, también el terrero del levantamiento, la rebelión, el lugar desde donde se señala al enemigo: el símbolo de la revolución (la joven Sinsajo) es enviada a recorrer la masacre… “Si muero, asegúrense de grabarlo”, les dice.

Para leer el artículo completo: Diversión de lo siniestro

Ver original

Un millón y medio de afroamericanos muertos o encarcelados en EE.UU.


Por Silvia Arana

Un análisis del diario estadounidense The New York Times resalta esta alarmante cifra: 1.500.000 afroamericanos eliminados de la vida cotidiana. Uno de cada seis hombres negros de 24 a 54 años ha desaparecido de la sociedad estadounidense, por muerte prematura o encarcelamiento.

El homicidio ocupa el primer lugar como causa de muerte de los hombres negros jóvenes. En cuanto al encarcelamiento, recordemos que EE.UU. tiene un récord de presos en el mundo: con el 5% de la población mundial posee el 25% de la población encarcelada. De los 2,3 millones de presos casi el 40% son afroamericanos, quienes solo representan el 12.6% de la población total. Es seis veces más probable que sea encarcelado un hombre negro que uno blanco.

Además de los 1.500.000 hombres negros muertos a temprana edad o presos, varios millones más son marginalizados de la sociedad por el desempleo, la discriminación racial o las sanciones que impiden que una persona con prontuario policial consiga trabajo.

Estos datos provienen del último censo realizado en EE.UU. Pero no reflejan una nueva realidad. Este fenómeno fue registrado por todos los censos de esa nación desde hace cincuenta años. Solo hubo una variante en la razón de la “desaparición” social. A partir de los 80, hubo una leve disminución de las muertes prematuras y un drástico incremento del encarcelamiento de afroamericanos, muchos por delitos menores como posesión de droga.

Desigualdad económica

Estados Unidos es la nación desarrollada con la mayor brecha -desigualdad económica- entre ricos y pobres. La desigualdad de riqueza (ingresos, bienes inmobiliarios, cuentas bancarias) es aún mayor que la desigualdad de ingreso. El 3% de familias con mayor riqueza, posee más del doble que el 90% de las familias con menores recursos. Esta brecha se ha ensanchado continuamente desde fines del siglo XX hasta hoy.

En cuanto a la desigualdad de riqueza por raza, se ha venido acentuando desde la Gran Recesión. Con la explosión de la burbuja inmobiliaria de 2007, las familias negras fueron las más afectadas por los préstamos bancarios depredadores. Al igual que por el desempleo subsiguiente. Hacia fines del siglo XX, la familia blanca media tenía una riqueza seis veces superior a la de la familia negra. Hoy, la brecha se ha duplicado: la familia blanca media posee doce veces más que la negra. La pronunciada desigualdad económica de los afroamericanos sigue agudizándose.

“Estado de emergencia”

Así ha calificado a la situación actual la organización Black Lives Matter (Las vidas de los negros sí importan). Afirma que los departamentos de policía han declarado una guerra contra la comunidad negra. Cita los numerosos casos de violencia policial que causaron la muerte de hombres, niños y mujeres. (Algunos de estos casos de “gatillo fácil” fueron registrados en video.)

Identifica tres tipos de violaciones de los derechos humanos de los negros en EE.UU.: asesinato, encarcelamiento masivo y explotación económica perpetrados por el Estado y las corporaciones.

Black Lives Matter demanda:

  • el fin de toda forma de discriminación y el reconocimiento de los derechos humanos de los afroamericanos.
  • que acabe la brutalidad policial.
  • creación de empleo con salarios dignos, vivienda y acceso a la salud.
  • el fin del encarcelamiento masivo organizado por el complejo industrial de prisiones.
  • justicia para todos los afroamericanos: hombres, mujeres, trans, gays, lesbianas.
  • la libertad de todos los presos políticos de EE.UU.
  • la eliminación del complejo industrial-militar manejado por las corporaciones privadas para beneficiarse con la muerte y destrucción de los pueblos del mundo.

2015: Año de resistencia

Para las comunidades negras organizadas, 2015 es un año de resistencia contra la opresión y de lucha irrevocable por el derecho a una vida digna.

El profesor y activista Cornel West lo resumió así:

“La escalada de muerte y sufrimiento en la nación negra y pobre, y la maravillosa nueva militancia expresada en Ferguson debe motivarnos a enfocarnos en lo fundamental: Los temas de vida y muerte como los asesinatos policiales, la pobreza, el encarcelamiento masivo, los drones, el TPP (tratados comerciales injustos), la vigilancia masiva, el deterioro de las escuelas, el desempleo, el poder de Wall Street, la ocupación israelí de Palestina, la resistencia Dalit en India, la catástrofe ecológica.”

Frente a las violaciones de los derechos humanos de la nación pobre y negra, será crucial la capacidad organizativa de los movimientos sociales. La indignación frente a los asesinatos policiales de afroamericanos ha sido el detonante de las protestas espontáneas desde Ferguson a Nueva York, San Francisco, Cleveland, Chicago, Baltimore… Las nuevas organizaciones -como “La vida de los negros sí importan” cuyas dirigentes principales son mujeres- tomaron el liderazgo en las calles. Reemplazaron a dirigentes de larga data, como el reverendo Jesse Jackson y el reverendo Al Sharpton, ambos asociados al Partido Demócrata. Las limitaciones políticas de estos dirigentes les habrían impedido percibir el estado explosivo de las comunidades negras y ponerse al frente. Se sumaron a las protestas pero no las lideraron.

Esta nueva generación de afroamericanos tiene un enorme desafío por delante: Confrontar el imperio desde “las entrañas del monstruo”, como dijo Martí.

FUENTE

Corrupción en la UBA: los buenos muchachos del Rectorado


“Los Buenos Muchachos del Rectorado”
Les compartimos el informe especial de Alejandro Bercovich que presentó en el canal C5N sobre el entramado y denuncias de corrupción que involucran a la agrupación Nuevo Espacio/Franja Morada con el Rector Barbieri, el reciente ex-decano de la Facultad de Cs. Económicas José Luis Giusti y Yacobitti.

90 obras completas de Enrique Dussel, filosofía y pensamiento latinoamericano


90 obras completas de Enrique Dussel, filosofía y pensamiento latinoamericano

Compartimos 90 libros en PDF del reconocido Filósofo argentino Enrique Dussel, quien nació el 24 de diciembre de 1934, en el pueblo de La Paz, Mendoza, Argentina.

Fue exiliado político desde 1975 en México, hoy ciudadano mexicano y profesor en el Departamento de Filosofía en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM, Iztapalapa, ciudad de México), y en el Colegio de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM (Ciudad Universitaria).

Dussel es licenciado en filosofía (Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina), doctor en filosofía por la Universidad Complutense de Madrid, doctor en historia en La Sorbonne de Paris y una licencia en teología en Paris y Münster. Ha obtenido doctorados Honoris Causa en Freiburg (Suiza), en la Universidad de San Andrés (La Paz, Bolivia) y en la Universidad de Buenos Aires (Argentina).

Es fundador con otros del movimiento Filosofía de la Liberación. En el año 2013 fue nombrado miembro del Comité Directivo de la FISP y se le otorgó la distinción de Investgador Nacional Emérito por parte del SNI. Trabaja especialmente el campo de la Ética y la Filosofía Política.

Esperamos se han de utilidad estas obras de filosofía y pensamiento latinoamericano:

Filosofía

1. Filosofía de la cultura y transmodernidad

2. Política da Liberação I História mundial e crítica

3. Para una ética de la liberación latinoamericana Tomo II

4. Para una ética de la liberación latinoamericana Tomo I

5. 16 Tesis de economía política: interpretación filosófica

6. 20 Thesen zu Politik

7. Der Gegendiskurs der Moderne. Kölner Vorlesungen

8. Ethics of Liberation. In the age of globalization and exclusion

9. Pablo de Tarso en la Filosofía Política actual Y otros ensayos

10. Hacia los orígenes de Occidente. Meditaciones semitas

11. Modernità e Interculturalità per un superamento critico dell´eurocentrismo

12. A produção Teórica de Marx: um comentario aos Grundrisse

13. Radicalizar la Democracia. Cuadernos del Movimiento Vol. II Democracia participativa, Disolución del estado y Liderazgo político

14. Indignados

15. 1492. El encubrimiento del otro

16. Carta a los indignados

17. Politics of Liberation. A critical world history

18. Pour un dialogue mondial entre tradiotions philosophiques par E. Dussel /Cahiers des Amériques Latines. Philosophie de la liberation at tournant décolonial

19. El Pensamiento filosófico latinoamericano, del Caribe y “latino” (1300-2000)

20. La production théorique de Marx. Un commentaire des Grundrisse

21. 20 Tesi di politica

22. L´ultimo Marx

23. La Pedagógica Latinoamericana

24. Política de la liberación. Arquitectónica Vol. II

25. 1492. El encubrimiento del Otro. Hacia el orígen del “Mito de la Modernidad”

26. Marx y la Modernidad. Conferencias de la Paz

27. Twenty Theses on Politics

28. 20 teses de política

29. Política de la liberación. Historia mundial y crítica

30. Coloniality at large. Latin America and the Postcolonial Debate

31. Filosofía de la cultura y la liberación

32. 20 tesis de política

33. Materiales para una política de la liberación

34. Para una erótica latinoamericana

35. Hipótesis para el estudio de Latinoamérica en la Historia Universal

36. Hacia una Filosofía Política Crítica

37. Apel-Dussel, Etica della comunicazione ed etica della liberazione

38. La Ética de la Liberación ante el debate de Apel, Taylor y Vattimo con respuesta crítica de

39. Ética de la Liberación en la edad de la Globalización y de la Exclusión

40. Enrique Dussel. Un proyecto ético y político para América Latina

41. Oito ensayos sobre cultura latino-samericana e libertação

42.  The Underside of Modernity. Apel, Ricoeur, Rorty, Taylor and the Philosophy of  Liberation

43. Historia de la Filosofía y Filosofía de la Liberación

44. Apel, Ricoeur, Rorty y la Filosofía de la Liberación

45. The Invention of the Americas. Eclipse of “the Other” and the Myth of Modernity

46. Las metáforas teológicas de Marx

47. 1492. El encubrimiento del Otro. Hacia el origen del “mito de la Modernidad”

48. El último Marx (1863-1882) y la liberación latinoamericana. Un comentario a la tercera y cuarta redacción de “El Capital”

49. Hacia un Marx desconocido.Un comentario de los Manuscritos del 61-63

50. Ética comunitaria

51. Ethics and Community

52. La producción teórica de Marx. Un comentario a los Grundrisse

53. Praxis latinoamericana y filosofía de la liberación

54. Filosofía ética latinoamericana V: Arqueológica latinoamericana (Una filosofía de la religión antifetichista)

55. Filosofía ética latinoamericana IV: La política latinoamericana (Antropológica III)

56. Filosofía de la producción

57. Religión

58. Filosofía de la Liberación

59. Philosophy of Liberation

60. Introducción a la filosofía de la liberación

61. Introducción a una filosofía de la liberación latinoamericana

62. Filosofía ética latinoamericana 6/III. De la Erótica a la Pedagógica

63. El humanismo helénico

64. Liberación Latinoamericana y Emmanuel Levinas

65. El dualismo en la antropología de la cristiandad. Desde los orígenes hasta antes de la conquista de América

66. Las metáforas teológicas de Marx

67. “La tecnología en el pensamiento de Marx” en Carlos Marx Cuaderno Tecnológico-histórico.

68. Lecciones de Introducción a la Filosofía de Antropología Filosófica

69. Para una ética de la liberación latinoamericana Tomo II

70. Para una ética de la liberación Tomo I

71. América Latina. Dependencia y liberación.

72. Método para una Filosofía de la Liberación. Superación analéctica de la dialéctica hegeliana

73. Para una de-strucción de la historia de la ética I

74. El humanismo semita. Estructuras intencionales radicales del pueblo de Israel y otros semitas

Historia y Teología

75. Beyond Philosophy. Ethics, History, Marxism and Theology of Liberation

76. Teología de la liberación. Un panorama de su desarrollo

77. Caminos de liberación latinoamericana II: Teología de la liberación y ética

78. Ethics and the Theology of Liberation

79. Desintegración de la cristiandad colonial y liberación. Perspectiva latinoaméricana

80. History and the Theology of Liberation

81. Caminos de liberación latinoamericana I: Interpretación histórico-teológica de nuestro continente latinoamericano

82. América Latina y conciencia cristiana

83. El episcopado latinoamericano y la liberación de los pobres (1504-1620)

84. Historia general de la Iglesia en América Latina Latina Tomo I

85. Cultura latinoamericana e historia de la Iglesia

86. Storia della Chiesa in America Latina (1492-1992

87. Die Geschichte der Kirche in Lateinamerika

88. A History of the Church in Latin America. Colonialism to Liberation (1492-1979)

89. Historia de la Iglesia en América Latina, Medio milenio de coloniaje y liberación (1492-1992)

90. Hipótesis para una historia de la Iglesia en América Latina

Derrota de la criminología mediática


zaffaroni axel lopezUna victoria sobre la voluntad de venganza de la mediática punitiva; tal lo acontecido ayer. Los “periodistas del dolor” obviaron completamente los dichos y análisis del Jurado de Enjuiciamiento (miscelaneas40804) No necesitan leer las más de cien hojas, los fundamentos, las cuestiones en debate… Saben todo de antemano. Hacen lo único que saben hacer: el discurso emocional, la deslegitimación de las garantías constitucionales, el reclamo demagógico que busca la destrucción del derecho penal como modo de resolver “los problemas de inseguridad de La Gente”. Es que para la mediática punitiva no debería existir el derecho. Bastaría con el dedito de los periodistas, la cámara en el rostro del “sospechoso”, la orden de arresto al terminar el show, con el visto bueno del “juez”: una máquina fordista de producción de sentencias, como quiere Don Fantino, el Paisano Millonario. A seis años de la muerte de Alfonsín, el rechazo de la destitución de Axel Lopez fortalece el estado de derecho contra la comunicación como dominio de la sociedad.

Alegato de Raúl Zaffaroni en el jury de Axel López


Si cada vez que hay una emergencia doctrinaria terminamos en un jurado de enjuiciamiento… las diferencias se resuelven en las instancias judiciales correspondientes. La mala praxis judicial no es sostener una doctrina que no comparten: es una sentencia arbitraria. En este caso, no hay sentencia arbitraria cuando media biblioteca dice una cosa y media biblioteca dice otra. Aunque no se esté de acuerdo con el criterio de López, no se trata de doctrina arbitraria y por lo tanto no hay mala praxis jurídica.
Si el Ministerio Público le da tanta importancia a la opinión vertida por el doctor (Ramiro Santiago) Isla [el psiquiatra que desaconsejó la libertad para Cabeza] y considera que es fundamental, ¿por qué no pidió un peritaje? Directamente se conformó con la opinión del Doctor.
Lo que el Dr. Isla aporta no es un peritaje, es una simple opinión clínica subjetiva. Peritaje es otra cosa. Además, un perito no es el juez: informa al juez, le da elementos técnicos del conocimiento de su arte o profesión, pero es el juez el que los valora.
Si tuviésemos que juzgar por negligencia a un ingeniero que hizo un puente y se cayó, ¿nos conformaría con un peritaje que dijera “el puente se cayó porque la viga estaba mal puesta?” No, preguntaremos por qué la viga estaba mal puesta, pediríamos que se nos explique.
La opinión del Dr. Isla no explica nada. Si ustedes ven el texto van a ver un tremendo salto lógico. Dice que el acusado tiene funciones cognitivas normales, se hace responsable, relata su historia delictiva… y, a continuación, sorprendentemente dice: conclusión, trastorno de personalidad antisocial. ¿Conclusión de qué? ¿Qué le explica al juez? ¿Qué vio en el paciente? ¿Cuáles son los factores personales de riesgo que dice que existen, de donde los saca? ¿Cuáles son los signos y síntomas? Eso no aparece en esta opinión.
Y la base de esta acusación es esta opinión del Dr. Isla. Yo pregunto al jurado qué pasaba si ocurría lo contrario, si los informes de 14 años hubiesen dicho es mejor que no se le dé la libertad condicional, y el Dr. Islas hubiese dicho “este señor es un ángel”, y el juez López hubiese concedido la libertad condicional en esa hipótesis. Señor jurado, yo no tendría argumentos en ese caso.
En segundo lugar, este error de pretender que el perito sea el juez es bastante común. Muchas veces los jueces tienen la culpa. Es habitual que en materia de inimputabilidad el juez pregunte al perito si el procesado comprende la criminalidad del acto. El médico responde lo que le pasa al procesado: si tiene ilusiones, trastornos de la senso-percepción. Pero el juez será el que lo valore: la culpabilidad y la reprochabilidad son conceptos jurídicos que el médico no maneja. El juez debe decidir en base a lo que el perito dice.
Esta confusión de funciones entre perito y juez es común y sobre todo en el ámbito psiquiátrico.
Pero además el Dr. Isla nos dice que llega a encontrar la posición del ser del otro en el mundo a través de la “intuición clínica”: cuidado, esta es una vía de conocimiento irracional, romántico, sumamente peligroso. Pero llega a una conclusión de que el sujeto tiene características de personalidad inmodificables: determinismo biológico. Si son inmodificables, ¿qué va a hacer el programa acá? ¿Y el tratamiento? Me permito recordar que proporcionar por parte de profesionales de la salud un método de procedimiento infalible es charlatanismo y un delito penado por el código penal.
Tengamos cuidado con la psiquiatría: muchas veces la ignoramos, tenemos poca preparación los del ámbito jurídico y nos impresiona la ciencia. Cuidado. Recordemos la historia. El primer encuentro que tuvimos con la psiquiatría históricamente fue un encuentro feo. El encuentro con el reduccionismo biológico a través de Morell, y de todos ellos, que nos legitimó el racismo. Cuidado con los reduccionismos, con lo que hoy está pasando con las neurociencias, son el renacimiento del lombrosianismo.
Se ha hablado acá de base orgánica, pero no se conoce esta base y se la obtiene con “intuición clínica”. Cuidado.
No me coloco en una posición anti psiquiátrica extrema. Pero es cierto que en la psiquiatría hay padecimientos que tienen base orgánica reconocible, y hay otros donde la base orgánica es más compleja… y después llegamos a las neurosis y trastornos de personalidad, y ahí mucho cuidado con lo que hacemos, porque empezamos con los “síndromes”. Cuando no hay base orgánica conocida, no se trata de un padecimiento más o menos conocido. Mucho cuidado: acá podemos llegar a patologizarnos todos, y no estoy exagerando. Los “síndromes”, juntando algunos signos y síntomas, se pueden inventar hasta el infinito.
El Dr. Islas menciono el manualito norteamericano… donde se ponen los síndromes conforme lo deciden unos psiquiatras en comisión. No olvidemos que la homosexualidad antes estaba y después la sacaron. Nos impresiona, a los jueces, sí, mucho más si nos dicen que la personalidad antisocial es un trastorno conocido desde el siglo XIX… 1851. Impresiona mucho. Pero no saben que al mismo señor que la inventó se le ocurrió pensar también que los esclavos negros tenían una enfermedad que se caracterizaba por las ansias de libertad.
Podemos seguir inventando síndromes. No me costaría inventar el síndrome del político paranoide. Y así podemos seguir inventando. Y mucho más cuando ya inventamos cosas que afectan no el comportamiento racional del paciente, sino síndromes que hacen a la esfera afectiva o emocional de la persona. Acá se inventó esto, una cosa confusa, que nadie sabe donde empieza o termina la neurosis, y nadie sabe donde empieza o termina la personalidad psicopática. Se mezcla con la neurosis. Y neuróticos somos un poco todos.
Este concepto de personalidad psicopática está relacionado al criminal nato de Lombroso.Pero para confundir más las cosas, ya no alcanza el psicópata. Se inventaron también el sociópata, el antisocial del síndrome del que nos habla el Dr. Islas. Si leemos la literatura que hay sobre este trastorno de personalidad antisocial, se da frente a un sujeto que tiene problemas socioeconómicos, no se adapta al trabajo, inadaptación escolar, a veces se da en adolescentes y después desaparece, se trata de ciertos descontroles… confieso que yo a veces me descontrolo, y creo que todos nosotros, si nos tocan un punto neurótico que tenemos. Cuidado con la patologización de todo esto. El concepto de antisocial fue usado en la Alemania nazista fundamentalmente por Goebbels. Esta es la bibliografía confusa sobre este informe que, repito, no es perital.
En consecuencia
1. Sostengo que el juez emitió una sentencia conforme a la ley y conforme a lo que manda la Constitución.
2. Si una parte –el ministerio publico- sostuviese otra posición doctrinaria que habilitaría la integración de la ley con otros requisitos no establecidos en la ley, lo que tenía que hacer era apelar la decisión, e incluso, antes de hacerlo, debía solicitar un peritaje y no quedarse con una mera opinión carente de fundamentos
3. En cualquier caso, incluso sin compartir la doctrina del juez, se trata de una mera diferencia de opiniones acerca del alcance del artículo 13 del código penal y en modo alguno se trata de una arbitrariedad sentenciadora. Si cada diferencia doctrinaria terminara en un juicio político no quiero pensar donde queda la garantía de independencia interna del juez.
4. En cuanto al único elemento en donde el ministerio publico expresó su negativa, queda claro que se trata de una opinión y no de un peritaje. Y menos cuando se limita a concluir lo que no deduce de ninguna razón, e invoca uno de los conceptos más confusos en la historia psiquiátrica y además de origen poco claro.
5. Por último voy a hacer referencia al sentido común. Cuando una persona ha tenido 144 oportunidades de cometer un delito, o 192, según entendamos si ha tenido salidas transitorias de 72 hs… 144 o 192 posibilidades de cometer una violación y no cometió ninguna… ¿qué es lo que el sentido común nos indica en esa situación? Pasar de salidas transitorias a libertad controlada. La posibilidad de cometer el crimen la tuvo por lo menos 144 veces. No delinquió. ¿Que después lo hizo porque consiguió un automóvil? ¿Será condición necesaria para una violación? No. Y si lo fuese, entonces la causalidad estaría en el que le proporcionó una licencia para conducir… un absurdo.
Pregunto qué hubiese sucedido si este sujeto cometía este hecho un mes antes, 4 días antes de que el Dr. López tomase la libertad de concederle la libertad condicional, en la última salida transitoria. Lamentablemente, la victima estaría igual: ausente.
No quiero hacer referencia a las anteriores denuncias. No hagamos derecho penal de autor. Porque basta hacer muchas denuncias infundadas y después considerarlas elemento de prueba cargosa.
Hasta acá los argumentos jurídicos.
Pero no se me escapa que este es un juicio político: toma la decisión reemplazando la función que antes correspondía al Senado de la Nación. Me hago cargo de la responsabilidad que ante la opinión pública le corresponde al jurado, y paso a formular algunas consideraciones desde esa perspectiva.
Nadie puede estar seguro, salvo Dios, de que alguien vuelva a delinquir. Es probable que las probabilidades de prevenir una conducta futura, en caso de conceder libertad condicional, es muy posible que estas probabilidades puedan disminuirse. Es cierto. Pueden disminuirse y lo afirmo rotundamente. Algunas características institucionales impiden hoy que se disminuyan.
Este caso no se trató superficialmente. La decisión del juez está en varias fojas, es meditada, es fundada. Se puede estar de acuerdo o no, pero no es una decisión superficial. El juez López no se refugia en ninguna desatención por falta de tiempo ni nada parecido.
No obstante la acusación dice que esta subrogando a otro juzgado y tenía mucho trabajo. Yo no quiero cargar las tintas, pero si se subroga otro juzgado, es porque se lo ordena la cámara de casación. ¿Y por qué la cámara le ordena?, porque hay otro juzgado vacante. El poder judicial de la Nación ha llegado a tener un 30% de vacantes. ¿Y por qué?, porque el Consejo de la Magistratura se trabó políticamente e hizo solo un concurso en tres años. ¿Quién tiene la culpa de las vacantes? ¿Quién tiene la culpa de la subrogación…? Creo que los datos hablan solos.
No solo hay juzgados de ejecución vacantes. Hay dos creados para los que no se realizaron concursos. Hemos escuchado a la Sra. Fiscal exponer la precariedad de lo judicial y del ministerio público en este fuero. Me permito recordar que este fuero comparte el edificio con la dirección de parques nacionales… condiciones precarias, insuficientes. Más allá de la incalificable operancia del consejo de la magistratura, incluso si estuviesen los cinco jueces de ejecución penal designados, deben decidir sobre la ejecución de penas en todo el país.
El servicio penitenciario federal distribuye los presos y los jueces se quedan acá. No hay posibilidad de inmediación con el preso. Cinco jueces.
Art 41 del antiguo código penal de 1921: se le imponía al juez el conocimiento de la persona.Es importantísimo. El contacto directo crea un vínculo moral más. Una cosa es decidir un papel, otra cosa es verle la cara y decir “confío en vos”. ¿A quién se le ocurrió crear un fuero de ejecución penal en la Ciudad de Buenos Aires que abarque todo el país y que imposibilite la inmediación con el preso? No conozco ningún modelo que funcione de este país. La función penal debe ser controlada con la inmediación: hay que conocer al sujeto, este vínculo no se crea a través de una firma en un expediente.
La ley 24050 en art 29 establece que los jueces de ejecución serán asistidos por médicos, psiquiatras psicólogos, asistentes sociales… ¿Dónde están estos especialistas? hace veintitantos años que la ley esta. ¿Donde están los equipos de especialistas? ¿Y con quien se asisten los jueces? Con nadie, con lo que pueden.
Qué hacemos con el médico de campaña al que no le damos el tomógrafo? ¿Lo condenamos por mala praxis médica? Eso queremos hacer con el juez.
El Patronato de Liberados era una asociación civil… el Estado ahora terceriza esa función, y la paga. Está financiado por el Ejecutivo y el Judicial. Es un escándalo. Y no sólo eso, entró en crisis, no se pudieron pagar los salarios, huelgas. Personalmente propuse que la Corte Suprema se hiciera cargo porque ya no puede funcionar como patronato. Hay que controlar a las personas con probation, hay que hacer nuevas cosas, no sólo libertad condicional. Creo que habría que crear un cuerpo de inspectores y asistentes de prueba en libertad. Propuse que la Corte Suprema lo hiciese pero la Corte Suprema no quiso. Se me ocurrió elaborar un proyecto muy bien, que paso bien por diputados, pero se enredó en un lobby en Senadores para ver quién se iba a quedar con los contratos. Esta es la situación del Patronato de los Lberados.
Llego al final, a los medios de comunicación.
Desde hace tiempo parece que estamos jugando un partido de futbol donde hay garantistas y anti garantistas. No sé que es el garantismo. Las garantías son de los habitantes de esta Nación, son las que nos permiten tener un ámbito de libertad. Puede haber anti garantistas, hay otro modelo de Estado donde no existe. Respeto a los que son partidarios de ese modelo de Estado, pero yo comparto los principios del liberalismo político consagrados en nuestra constitución.
No hace mucho estos medios masivos nos han difamado, injuriado, a los juristas, a mí, que en una muestra de participación poco común en este país nos reunimos a hacer un proyecto de Código Penal. Los medios masivos difundieron que había un proyecto que iba a soltar a todos los presos, a los homicidas seriales, a los violadores, que iba a sembrar la inseguridad.
Yo no puedo garantizar que no se produzcan hechos de esta naturaleza porque nadie puede tener 100% de seguridad sobre la conducta futura de nadie. Pero si este sujeto, este violador, debiera enmarcarse dentro del proyecto, esta situación no debería suceder.
En el anteproyecto pusimos que serán consideradas circunstancias de máxima gravedad la vulnerabilidad de la víctima. Y luego hablamos del reemplazo de la pena de prisión por otra, establecimos que eso no se podrá hacer sin la intervención del ministerio público, y se agrega que el juez sólo podrá dar el reemplazo tras la opinión de tres peritos. Esto es lo que pusimos en el anteproyecto calificado de irresponsable, de abolicionista.
Esta es la irresponsabilidad de los medios masivos que hoy quieren que el juez López termine como Túpac Amaru. Irresponsabilidad que infunde miedo. No son pocos los que tienen miedo a los medios masivos: los jueces también. A los medios y a quienes pueden montarse sobre el discurso de los medios masivos. Hechos como este jury son vivenciados como amenaza a los jueces.
Honorable Jurado, el daño está hecho. Este juicio político infunde temor, y ahí está el daño.
Los otros jueces de ejecución y cualquier juez que tenga que decidir una excarcelación van a tener miedo. Va a sentirse amenazado. López mismo va a sentirse amenazado. Jueces con miedo: tengamos cuidado. Solo Dios nos podrá custodiar.
El daño está hecho.

Lo único que demuestra esta nota es el excelente trabajo del equipo de Kicillof


Ellos toman nota. Una y otra vez, incansablemente. Augusto Costa , secretario de Comercio, lidera la reunión y escucha las razones que esgrime el presidente de una multinacional de consumo al pedir autorización para aumentar los precios. El diálogo continúa y por momentos se hacen largos silencios. Sin embargo, los 15 “escribas” siguen tomando nota.

La foto se repite desde el primer día en que el hombre de la oficina 248 asumió su cargo y es mucho más que una puesta en escena. “Se ponen de pie ante la autoridad”, solía intimidar Guillermo Moreno , su antecesor, los que tenían cita con él.

Por entonces, la temperatura de las oficinas no contaba con aire acondicionado encendido y el súper secretario veía cómo transpiraban todos los convidados a su mesa.

Ahora, con una sensación térmica de menos de 24 grados, el clima dejó de ser un factor en la negociación, pero hay otras cuestiones que dan el marco a los encuentros.

En las reuniones se contrasta el discurso de los empresarios con los datos que ya tienen preparados, y aparece también una particular estrategia de lo que informalmente definen como el ‘detector de mentiras’

La frase de inicio es “siéntense”, ante el acto reflejo de los empresarios que, acostumbrados al trato (o destrato) anterior, optan por ponerse de pie ante la llegada del funcionario que en diciembre cumplió 40 años y su grupo de “cuaderno en mano”, como los bautizó el CEO de un laboratorio. La misión de quienes lo acompañan, claro está, es mucho más que tomar nota. Hoy, aunque los ejecutivos no lo sepan, existen 40 técnicos de entre 20 y 30 años dedicados al seguimiento de las principales compañías del país, y otros 40 que dedican su jornada laboral a evaluar la situación de comercio exterior de esas empresas para cruzar datos de las fuentes más diversas: denuncias, relevamientos propios, presentaciones realizadas por los propios ejecutivos de las compañías o sus competidores, situaciones de abastecimiento y hasta la radiografía del empleo de cada una de las firmas que tocan a la puerta que abre importaciones, autoriza aumentos de precios o destraba pagos al exterior.

En las reuniones se contrasta el discurso de los empresarios con los datos que ya tienen preparados, y aparece también una particular estrategia de lo que informalmente definen como el “detector de mentiras” que activan en sus notas. De hecho, existe un top five de las frases más oídas por Costa, amigo del ministroAxel Kicillof desde los tiempos en que juntos militaban en TNT (Tontos pero no Tanto), la agrupación de la UBA que denunciaba desmanejos en Franja Morada. “Los costos suben por encima de los precios y ya no tenemos margen” es la que lidera la argumentación de las corporaciones. La segunda es que su sector “es el más castigado por el kirchnerismo”; la tercera arranca con un “no quiero hablar de la competencia, pero sé que a tal [enunciado con nombre y apellido de un rival] lo dejaron importar” (o exportar o cualquier acción que se busca conseguir en ese encuentro). El top 5 se completa con “necesito que me aprueben la DJAI [Declaración Jurada Anticipada de Importaciones] porque la planta corre peligro”, o “si no destraban urgente los dólares tendré que reducir personal”.

 

Anécdotas sobran respecto de cómo actúa la secretaría cuyo poder sobre el mundo de los negocios es tan grande que ha pasado a ser el principal desvelo de muchos empresarios. En los pasillos del segundo piso se recuerda cuando un farmacéutico amenazaba con suspender su producción por el faltante de un insumo, y sin embargo lo que quería importar eran cremas rejuvenecedoras. O de la automotriz que desmentía haber incrementado sus precios 60% y habían sido sus propios ejecutivos los que informaron esos valores. Allí la alarma se activó instantáneamente. Tampoco le fue bien al que optó por criticar a Costa en una charla con Paula Español -ex compañera de banco en los tiempos del Colegio Nacional Buenos Aires- o con Ariel Langer -uno de sus mejores amigos también desde la época de TNT-. “Tenemos nuestras diferencias, como cualquier equipo, pero nos conocemos desde hace muchos años y somos amigos, con lo cual, cuando nos hablan mal a uno del otro, inmediatamente lo sabemos”, dice un integrante de la mesa chica.

“Moreno gritaba, pero era predecible. Estos chicos quieren que el mundo se adapte a nosotros, y eso no va a pasar”, se enoja el presidente de una multinacional de consumo cuando se le pregunta por su última experiencia en la secretaría. Los empresarios también tienen un top 3 al momento de elaborar su propio ranking. La frase que más le escuchan a Costa es: “Se necesita previsibilidad, estabilidad y transparencia en la formación de precios”. Luego llega lo que en la jerga denominan “sermones ideológicos”, del estilo “no entienden que éste es un modelo de sustitución de importaciones”, y por último, el infaltable cierre: “Ustedes se equivocan si creen que esto se termina a fin de año. Nosotros vamos a seguir; sobre todo, nuestra gente”.

Basta con recorrer las redes del Centro de Estudios para el Desarrollo (Cenda) -think tank económico de Kicillof y Costa- para comprobar que no se trata de una amenaza infundada. Nicolás Arceo está en YPF; Mariana González, en la Subsecretaría de la Competitividad; Cecilia Nahón, en la embajada argentina en Washington, y Javier Rodríguez es secretario de Coordinación Político Institucional y Emergencia Agropecuaria. Son sólo algunos de los más de 30 funcionarios de distinto rango que tienen línea directa y una amistad de más de 10 años. El Nacional Buenos Aires y la UBA aparecen como otros puntos de encuentro en sus currículum.

A diferencia de Beatriz Paglieri, Ana María Edwin, Norberto Itzcovich y Pimpi Colombo, principales espadas de Moreno, que eran la segunda opción después de los encuentros de los empresarios con el polémico secretario, hoy son excepciones las reuniones en las que Costa es el que recibe. Prefiere delegar la tarea en sus subsecretarios de Interior y Exterior, y aparecer para las situaciones que ya exceden a sus respectivos número dos. Los planes Procreauto y las últimas idas y venidas con las automotrices demuestran que la aparición pública del secretario se dio junto a Kicillof y a la ministra de Industria, Débora Giorgi , con todos los flashes encendidos.

Conseguir su celular tampoco es un activo, como lo era cuando gestionaba Moreno. Si bien atiende, la respuesta es la misma: “Pida una audiencia”, o, directamente, “llame al conmutador”. Ocurre que la diferencia principal entre una gestión y la otra no sólo es el tono, sino la documentación. Antes no había un papel; hoy todo queda en el sistema. A tal punto que las fórmulas de seducción no siempre funcionan. Al menos eso surge de la experiencia del director de Institucionales de una firma electrónica que no tuvo mejor idea que decirle al secretario que le había llevado un celular, una tableta, un reloj y una netbook para que probara sus productos. La traba todavía persiste y los “cuaderno entry” dejaron todo asentado.

El tema de fondo es que ya no se trata de un organismo que funciona como isla, sino que es parte de un todo interrelacionado con la AFIP, el Banco Central y otras dependencias del Gobierno

Tampoco está activada la habitación de “al lado”, en la que Moreno guardaba a modo de recuerdo los peluches, mates y regalos autóctonos que varias pymes le hacían con leyendas promodelo o anti-Clarín. Hoy la consigna es rechazarlos de manera terminante y sobreactuar el rebote, salvo en aquellos casos de gobernaciones, embajadas o municipios, donde por una cuestión de protocolo se tiene la obligación de aceptar. En esos casos aparecen los sorteos entre los empleados de la secretaría, que mantiene el lay out de la oficina principal. Ya no cuenta con la foto de Lassie, ni los guantes de boxeo o las manzanas con stickers, pero sí con unos amigables caramelos. Tampoco hay lugar para la “escuelita de la carne”, en la que se monitoreaban los precios de “la calle”, o para las arengas del estilo “súbanse a la misión a Angola que vamos a conquistar ese país”.

“Antes teníamos diálogos desopilantes, y lo más probable es que la charla terminara con un «dale para adelante». Sabíamos que podíamos aumentar distinto los productos populares, los selectivos y los premium, y con eso se terminaba el problema”, comenta el número uno de una cadena de supermercados. Hoy se completa un formulario de contacto y luego se informan las distintas DJAI (tanto de bienes como de servicios), que no suelen tener mayores trabas mientras los valores de referencia se encuadran en Precios Cuidados y en los programas de financiación del relanzado Ahora 12.

El tema de fondo es que ya no se trata de un organismo que funciona como isla, sino que es parte de un todo interrelacionado con la AFIP, el Banco Central y otras dependencias del Gobierno (ver infografía), y en el que el secretario integra la mesa chica de Kicillof, con reuniones periódicas toda la semana. Algo que no ocurría en los tiempos de Moreno. Eso lleva a que el lamento más común entre presidentes de compañías y directores de Asuntos Públicos sea hoy “no me atienden”, cuando en la historia reciente se acumulaban anécdotas por los clásicos llamados del súper secretario.

El juego de las diferencias tiene otro reflejo en el despacho principal. El mapamundi sigue detrás de la silla que ocupaba Moreno, al igual que el cuadro de San Martín y la foto con la imagen de la Presidenta. Los muebles son exactamente los mismos: escritorio principal, mesa ovalada y una especie de living donde suele recibir a sus invitados. Atrás quedó el merchandising de globos con la frase de “Clarín miente” o los alfajores que solían acompañar el café con esa leyenda. Tampoco hay barriletes para los hijos de los invitados, con frases a favor del modelo, ni reuniones constantes.

La intimidad de la oficina de piso de madera tiene, no obstante, varias particularidades que mantienen la tradición de quienes se definen como “funcionarios militantes”. La ilustración de Mafalda contra los buitres y la leyenda “no pasarán” es una muestra de eso. El banderín de Vélez Sarsfield, del cual Costa es hincha fanático, y una portada de un diario hecho a medida bajo el nombre de “El precio cuidado” sorprenden a quienes logran pasar la puerta. Porque todas las tardes Costa tiene su propio vespertino, con el que despunta sus recuerdos de periodista en El Economista. Cansado de ver cómo pasaban inadvertidos los Excels y los datos duros, uno de sus asesores prepara una portada a todo color que incluye el update de las acciones de la secretaría y quiénes cumplen o incumplen las órdenes allí impuestas.

Todas las tardes Costa tiene su propio vespertino, con el que despunta sus recuerdos de periodista

También hay lugar para un chiste temático y hasta rimas que están debidamente encuadernadas con personajes de la más furiosa actualidad. Un pintoresco cuadro con los avatares de todos los que integran el equipo económico muestra a Costa dibujado arriba de la torta del primer cumpleaños de Precios Cuidados. También se ve a un muy sonriente Kicillof cerca de la Presidenta, y la caricatura de todos los funcionarios que ocupan los distintos despachos. Cerca de la puerta de salida hay otro cuadro con la foto del gabinete económico el día que asumió. Costa, Kicillof, Álvarez Agis, Pablo López (secretario de Finanzas) y Federico Thea (secretario legal) son los hombres sin corbata que ubicaron la misma imagen en sus respectivas oficinas. Porque la vestimenta es otro de los códigos que marcan diferencia. Hoy son frecuentes los pantalones de vestir oscuros y las camisas blancas o celestes con sus respectivos blazers, lejos de los trajes estilo 1930 de Guillermo Moreno con sus corbatas estridentes.

Para los fines de semana y el after office Costa se reserva el momento deportivo, en el que, salvo al rugby, practica la mayoría de las disciplinas. También se desconecta con la música (fue disc jockey), el bajo (lo toca habitualmente) y sus espacios para correr, en los que suele generar las nuevas ideas que luego discute en la oficina. Ama el tenis, del que es un autodidacta confeso. Ahí se gestó uno de los mitos urbanos que un allegado al secretario se encarga de desmentir: “No. Costa nunca jugó en Roland Garros”..

FUENTE

Entre cómodo y severo, por Carlos Leyba


Carlos Leyba

Un barril iluminado desde uno de sus costados, sobre una pared, se proyecta como un rectángulo. Iluminado desde arriba se proyecta, sobre el piso, como un círculo. El objeto real se nos escapa. La iluminación parcial nos evade de la realidad.

De la misma manera, sin un marco teórico, es difícil observar la realidad. La  multidimensionalidad y la visión o marco teórico consistentes, son condiciones necesarias para cualquier diagnóstico. Por cierto necesarias; pero no suficientes. Por ejemplo, falta mencionar la veracidad comprobable de los datos. ¿Los diagnósticos oficiales responden a esas exigencias?

CFK en su último discurso de apertura del Congreso propuso un diagnóstico de la sociedad que, el 10 de diciembre, dejará en manos de otro.

El mensaje para los que vienen, tanto sean miembros de la actual oposición o del actual oficialismo, se sintetiza en la siguiente expresión  “yo no dejo un país cómodo para los dirigentes, yo dejo un país cómodo para la gente”; y ese, dijo, es “el país que viene”.

“Un país cómodo para la gente”. ¿Cuál es “la visión” presidencial de qué cosa hace que “la gente” esté cómoda; y  qué dimensiones están en juego para apreciar esa comodidad? Ella sintetizó el inventario al final de su discurso.

“Un país no cómodo para los dirigentes”. ¿Cuál es su idea de la futura incomodidad de sus sucesores, digo bien, de los que la heredarán? Por sus palabras lo no cómodo, para los que la reemplacen, será o bien mantener el inventario de lo que hace a la comodidad de la gente o bien suprimir los “derechos” que conforman ese inventario.

Ese es su planteo unívoco. Lo que deja será incómodo para el que gobierne. Quiera o no conservar esos “derechos”. Como si creyera que tienen fecha de vencimiento sea quien sea quien la reemplace.

La anunciada contradicción entre la comodidad de la gente y la incomodidad de los dirigentes,  sea en el caso de mantener o en el de suprimir “derechos”, implica que CFK entiende que “el país que viene” es conflictivo. ¿Nos anuncia que la herencia de su gestión contiene un conflicto inevitable?

Podemos decir que, más allá de su exactitud o inexactitud, no es un buen mensaje de despedida. Y difícilmente sea el resultado de un balance con patrimonio positivo, porque esa afirmación da cuenta de la convicción presidencial de no haber construido un patrimonio sustentable.

No sería muy agradable si representara un deseo. Estamos convencidos que no es así.  Solo se trata del riesgo de una frase ingeniosa en la primera audiencia; y  desafortunada en la lectura detenida.

La verdad, en la que ahora todos convergen aunque por distintas razones, es que todos los “opositores”, viejos o nuevos, a la izquierda o a la derecha del FPV, y dentro del mismo FPV, piensan que lo que viene es difícil. No sólo por la realidad que tiene datos duros (nivel de inflación, dinámica del empleo, baja tasa de inversión, cabeza abajo de las cuentas públicas y externas, reservas naipe, tipo de cambio, etc.); sino por como la percibimos.

Sin embargo, el presente, para el oficialismo en funciones y en público es un éxito: entiende que ha hecho todo lo necesario. Pero sostiene que, por hacerlo, ha generado tempestades opositoras dispuestas a casi todo para terminar con los logros. Por eso CFK distingue entre “ellos”, los que no quieren ver, y nosotros, los que vemos. Y la conclusión es que con “ellos” no hay diálogo posible. Y por supuesto nada hay que concertar. No pertenecen. La conclusión para CFK es que el presente es el bronce; y el futuro, sin ella, es una amenaza. Como es obvio no hay peor idea del futuro que percibirla como una amenaza. Esa idea no convoca.

Para los opositores no hay tal éxito. Entre ambos está el abismo de la percepción de la misma realidad. El país que los opositores ven, tiene el territorio separado del oficialismo. De un lado están ellos y del otro “nosotros”. No es posible dialogar, concertar, sentirse parte  de un todo. Domina la energía centrifuga. En esta perspectiva el presente y el futuro son una amenaza.

El problema de todos es que, en la disputa del poder, en la verbalización de la disputa por el poder, el futuro no se piensa y no se describe como una oportunidad. Y esa descripción deriva de que no vivimos un “nosotros incluyente”. Es más, no sabemos cómo vivirlo y por eso sentimos que no hay Nación. Incluir obliga al diálogo. No al silencio. Obliga a concertar. El primer paso de toda concertación es estar dispuesto a ceder. ¿Quién?¿Cómo?¿Cuándo?

En el discurso de CFK, voluntaria o involuntariamente, está la radiografía de la enfermedad.

La idea de “comodidad” con que describe el presente de “la gente”, en su origen, está asociada a compartir el bienestar. Compartir.

La “gente” – CFK no usa el concepto de “pueblo” y adopta el de “gente”, una definición política “menemista” –  para Cristina, disfruta del bienestar colectivo. Pero la sustentabilidad del mismo, según sus dichos, pone a los futuros dirigentes en una situación “incomoda”. ¿Esa comodidad de “la gente”, independientemente que sea tal o no, es sustentable? ¿Ella se contesta que no lo es? Afirmó que sin ella es conflictiva.

CFK informa de una situación conflictiva entre la “comodidad” de la “gente” y la dirigencia futura, que incluye a sus propios partidarios. Es decir sugiere que, aun ganando con su nombre, los que vengan, trataran de “sacar derechos que ha ganado la gente”. ¿Por qué dice eso?

Listó esos “derechos”. Yal hacerlo expuso su visión y las dimensiones que valora para definir la comodidad de unos; y la incomodidad de los que vengan. La incomodidad de los dirigentes tanto sea para poder mantener esos derechos; o bien la incomodidad que deberían afrontar para eliminarlos.

Los que vengan ¿mantienen o eliminan? ¿Qué? Veamos.

Cómo “papel del Estado empresario” en la economía, CFK citó dos casos emblemáticos: Aerolíneas Argentinas e YPF. Como todos recordamos ambas empresas fueron privatizadas por el menemismo y una de ellas en base al informe de Oscar Parrilli, hoy jefe de la “inteligencia” argentina. Es razonable que CFK dude de algunos de sus íntimos.

Pero AA fue estatizada con el voto de la mayor parte de los que hoy son opositores; y de YPF, que sólo tiene una mayoría accionaria en manos del Estado y comparte la propiedad con algunos buitres, la  parte expropiada, lo fue con el voto de la mayoría de los hoy opositores.  Es decir no habría cambios en el Estado empresario, al menos por parte de los opositores.

En materia social señaló, como derechos, “dos aumentos anuales a los jubilados”. Eso está reglado con el voto de la mayoría de los hoy opositores. Y agregó “la Asignación Universal por Hijo que aumenta todos los años”. Un proyecto original de la oposición y que la mayoría de ellos reclama que sea por ley y no sometido a la voluntad del Ejecutivo. Nada hay por acá que haga pensar en su derogación por parte de los opositores.

Siguió con el derecho “que los trabajadores puedan libremente pactar sus salarios … ganando … en poder adquisitivo a la inflación”. Nadie discute en la oposición la vigencia de las convenciones colectivas; y todos reclaman por la erosión del poder adquisitivo que representa la inflación. Tampoco por acá encontramos la pista del conflicto anunciado si es que depende de la derogación de esas normas.

Del uso de esos derechos (que, por lo actuado, no figura el revertirlos en el inventario del por hacer de los opositores) CFK deduce el auge del “turismo” y los “dólares” para el turismo. No se conocen opiniones en contra del turismo; ni tampoco a favor del “cepo” por lo que, si esas son las derivas de los derechos, no se observa opinión contraria a lo que la entusiasma a CFK por parte de la mayoría de los opositores.

Siguiendo con el área social de los derechos, citó: el 6,9 por ciento de desocupación; 6 millones de jubilados; el salario y la jubilación más alta de Latinoamérica y “con la mayor inclusión previsional de que se tenga memoria”. Logros.

Es indiscutible que tenemos hoy la mayor inclusión previsional de que se tenga memoria. Pero al amparo de ese concepto generoso se han jubilado personas que nunca trabajaron, porque no lo necesitaban, y que disponen de patrimonios importantes y eso no tiene vuelta atrás.

Lo que sí es discutible es el número y el concepto de la desocupación. Cuando provincias, como el Chaco, exhiben en la estadística tasas de pleno empleo, agreden la realidad. Descubren que los indicadores del INDEC son más que cuestionables. No solo en los precios y en la producción, sino en el empleo.

La tasa real de desempleo, que implica la ausencia de trabajos productivos, es más alta que la que refleja la estadística oficial. Mirando la inversión, escasa durante años,  se pone en evidencia que no es un mérito de esta política económica el nivel de empleo porque no lo es el de la inversión. Es más, el tema del empleo es uno de los más acuciantes del momento y uno de los que constituye un desafío enorme para el presente y para el gobierno por venir.

Justamente, en un sistema previsional de reparto, y  a partir de la meritoria ampliación de la inclusión previsional, se hace crucial la expansión del empleo productivo para generar la sustentabilidad del sistema. Por el modo de financiamiento previsional argentino, uno de los grandes problemas que heredará el futuro es la espantosa, innecesaria, regresiva distributivamente e improductiva, expansión del empleo público.

Finalmente las comparaciones hechas en el discurso con respecto a Latinoamérica, solo confirman una tradición: salvo excepciones, siempre ha sido así. Tenemos el mayor nivel de vida de la región. Lo grave es que no hemos avanzado para mantener la distancia con respecto a los países hermanos y que, además, las comparaciones se hacen con un tipo de cambio cuyo nivel genera una cotización paralela;  y que, además, retrae las exportaciones con valor agregado. ¿Entonces?

Justamente, al observar la realidad compleja, iluminando sólo desde un costado o desde arriba, hace que el discurso de CFK, acerca de la comodidad de la gente- como dice ella – y de la incomodidad del futuro para los dirigentes; resulta incompleto. Describe algo distinto de la realidad, aunque relate partes de ella.

Pasando a la economía dijo “un país con mayor nivel de porcentaje industrial en su Producto Bruto Interno”. Se trata de un error grave. A pesar del discurso oficial pro industrial, nuestro país continúa con el deterioro del papel de la industria en la economía; y hoy ni en las exportaciones, ni en el PBI, ni en el empleo, ni en la participación en la inversión, se asoma una impronta industrial.

Y como si esto fuera poco, el peso del Consenso de Pekín, que con algarabía han votado los legisladores de la mayoría, representa un certificado de defunción industrial anticipado de aquello que queda después del industricidio de los 90. Días pasados, un empresario pyme militante kirchnerista de primera fila en los actos y de un sector en el que tenemos ventajas acumuladas, me dijo, a manera de confesión, “es la primera vez en 60 años de la empresa en que nos hicimos importadores”. Lógico en un país en el que los funcionarios de economía justifican, por la “incapacidad de las pymes”, la importación de durmientes de China.

Aclaro que esta visión oficial de los acuerdos chinos (sustituir producción nacional, real o potencial, por importaciones chinas) no difiere de la visión y la práctica del macrismo (Franco Macri, comisionista de exportadores chinos; vagones chinos de los subterráneos; empresario chino candidato del PRO). No puede dejar de tenerse en cuenta, en todos los análisis, ese telón (Consenso de Pekin) que descubre el escenario estructural del futuro.

Finalmente, el diagnóstico concluyó con que somos “un país donde se respetan los derechos humanos,… la división de lo que lo que es la Constitución, …. el mayor presupuesto al Poder Judicial”. Es cierto.

Pero no es menos cierto que son tiempos de azote del narcotráfico y la inseguridad que afecta profundamente a los derechos humanos. No desde el Estado. Pero con un Estado que no pueda garantizar esos derechos.

Y no es menos cierto que, para todos, la Justicia anda floja de tiempos, papeles y respeto a pesar del dinero que le ha sido otorgado. El dinero no santifica. Y no es menos cierto que, con los accidentes que sea, estamos viviendo en el marco de la Constitución. Aunque muchos desearían pasar por encima de ella.

Concluyó CFK “un país difícil para los dirigentes, pero no para la gente, que ha superado, que ha progresado, que ha crecido, que ha encontrado trabajo, que hoy tiene casa, que hoy tiene auto, que tiene trabajo, que sus chicos van a la universidad y tiene estudio. Por supuesto, el país cómodo es para la gente, no para los dirigentes.”

Es verdad, muchos han encontrado trabajo, pero pocos son los empleos productivos por ausencia de inversión. Algunos tienen más de carga que de alivio.

La clave es que el  30 por ciento de los argentinos están en la pobreza o en sus márgenes; y el gobierno lo ignora de manera militante; como lo hace con el déficit habitacional y el crecimiento de villas de emergencia que ha sido enorme. Lo mismo ocurre con los resultados del sistema educativo que, más allá de los números de ingreso, son decepcionantes en todas las compulsas internacionales.

Al diagnóstico del último discurso le faltan dimensiones. Las iluminaciones oficiales, como con el barril, son laterales o por arriba. Y este es el problema de percepción en el que estamos metidos.

Los franceses dicen “cuando mis amigos son tuertos, los miro de perfil”. Pero la política nunca debe mirar la realidad de esa manera. Mirar así denuncia una visión retrospectiva, pésima para conducir y una iluminación sesgada apropiada para chocar. Y no es un problema de la voluntad.

CFK eligió la palabra “cómodo” como eje de una frase impactante. Cómodo, es lo que requiere poco esfuerzo y proporciona bienestar y resulta agradable. Cómodo disfruta de la herencia y la despilfarra. No está asociado al esfuerzo. La cigarra y la hormiga.

Cómodo, emperador romano hijo de Marco Aurelio, gobernó razonablemente junto a su padre. A la muerte de Marco Aurelio tuvo una segunda etapa plagada de conflictos que culminó en una de las mayores crisis del imperio. Luego gobernó el emperador Severo. Por eso es común hablar en historia del ciclo que va de Cómodo a Severo.

CFK,  amante de la historia, recordando a Roma alertó del riesgo de un país conflictivo que será sometido a severas condiciones. ¿Por qué?

Esas severas condiciones, si ocurren, no serán consecuencia de lo que se hizo, sino, justamente, de lo que no se hizo. Es decir de la ausencia de la transformación de la estructura productiva cada vez menos diversificada y cada vez más atada a endeudarse.

El acuerdo con China cierra ese ciclo y confirma la estrategia de primarización con deuda. Cómodo.

Es que la deuda externa con condicionalidades, que es lo que queda, es cómodo para el que la contrae. Y severo para el que la hereda. Si no hacemos nada, de eso y no de otra cosa, se tratará “el país que viene” o lo que deja CFK.  Incómodo.

– See more at: http://www.nosquedamosenel73.com.ar/2015/03/06/entre-comodo-y-severo/#sthash.Z9KP47vf.dpuf

Registro de casos y torturas y otros tratos o penas crueles inhumanos o degradantes (Informe Ministerio Público Defensoría de Casación de la Provincia de Buenos Aires)


TORTURAS Y TRATOS INHUMANOS: 485 nuevos casos (130 niños/as).

En el marco de los 15 años del Registro de Casos de Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, se presentó en la Universidad de La Matanza un nuevo Informe Periódico. Las 10 Instituciones convoncantes suscribieron una Declaración Conjunta solicitando la adopción de medidas.

–          Declaración Conjunta (PDF)

–          Galería de Imágenes

Informe: Registro de torturas y tratos crueles en BsAs. Informe M. Pubico de la Defensa

Escenográfica de la argentinidad


Originalmente publicado en GABRIEL MURO / EL QUIRÓFANO FRACTAL:

publi de polemica hector bernardi

Como Almorzando con Mirtha Legrand, Polémica en el Bar fue un programa que duró muchísimos años y supo congregar a grandes audiencias. La escenografía de los dos programas creaba la ilusión de participar en una tertulia a distancia, en espacios típicos de un imaginario de la argentinidad ya caduco. Por un lado el café de barrio, en donde los hombres se juntaban regularmente a hablar de fútbol, mujeres y política. Por otro, Mirtha y la simulación de una casona oligárquica, salida de una de aquéllas película de teléfono blanco, en donde la gran lady abría por un rato las puertas de su domicilio privado aunque de cartón piedra. Esta marcada necesidad de crear en el espectador de TV una identificación con espacios reconocibles fue con los años cediendo paso a las escenografías amorfas y recargadas de signos huecos y estridentes. Crear formatos, en la TV de antaño, era fundamentalmente…

Ver original 113 palabras más

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 180 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: