Inicio » Política de la Memoria » LA TOMA DEL “LISANDRO DE LA TORRE”

LA TOMA DEL “LISANDRO DE LA TORRE”

LA TOMA DEL “LISANDRO DE LA TORRE”Ernesto José Salas* Ricardo los vió desde el portón. Se había trepado con otros compañeros del sindicato cuando le avisaron que venía la represión. Afuera, enfrentándolos, había cuatro tanques del ejército. Ricardo, en su inconciencia, creyó que iban a arremeter contra ellos pero que lo iban a parar. Pero el primer tanque derribó el portón y detrás entró la policía. Se había juntado una fuerza militar que los medios describieron como impresionante. Luego de tres horas de resistencia y algunos heridos el gobierno retomó el control del Frigorífico Lisandro de la Torre, que los obreros habían ocupado días atrás.           

Durante la segunda mitad de enero de 1959 la ocupación del frigorífico “Lisandro de la Torre” y su posterior desalojo por fuerzas militares y policiales desencadenó el estallido insurreccional del barrio de Mataderos y el inicio de una huelga general nacional que puso en jaque la fragilidad institucional del gobierno de Arturo Frondizi. Hoy, estos hechos son poco conocidos para muchos argentinos, pero en las dos décadas inmediatamente posteriores serían parte de los relatos transmitidos oralmente y un antecedente de los estallidos urbanos de finales de la década de 1960.            En los primeros días de enero, el presidente Arturo Frondizi ajustaba los detalles de su visita a los Estados Unidos; sería el primer manadatario argentino en visitar oficialmente la potencia dominante de la posguerra. Su política reciente había dado muestras sobradas de alineamiento: los contratos petroleros, la Ley de Radicación de Capitales y, a fines de diciembre de 1958, el anuncio al país de la aplicación del primer Plan de Estabilización elaborado a partir de las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional.           

En este contexto, el 10 de enero de 1959, el Poder Ejecutivo envió a las cámaras un nuevo proyecto de Ley de Carnes que contemplaba la privatización del frigorífico nacional que, situado en el barrio de Mataderos, abastecía el consumo de la Capital Federal. El objetivo manifiesto era venderlo a la C.A..P. (Corporación Argentina de Productores), un ente mixto controlado por los ganaderos. El interés de estos en la posesión de establecimientos frigoríficos era reciente, pues el mercado internacional para las carnes argentinas había  decaído y el mercado interno era el destino obligado de las mismas.EL SINDICATO           

El 7 de diciembre de 1958, los trabajadores del Lisandro de la Torre eligieron una nueva comisión directiva sindical, mayoritariamente peronista, encabezada por Sebastián Borro, un jóven dirigente forjado en los duros años de la resistencia. Lo acompañaban algunos militantes que, como Héctor Saavedra, habían regresado recientemente al país luego de sufrir cárcel y exilio por su participación en los comandos peronistas. A ellos se sumaba un cuerpo de delegados representativo en el que participaban en minoría algunos delegados comunistas. No era la primera vez que los obreros del frigorífico se enfrentaban a un gobierno: en 1948 y en 1956 sendos conflictos habían terminado en fuertes enfrentamientos callejeros.           

El 12 de enero, alertados por el inminente tratamiento de la ley, se entrevistaron con el presidente de la Cámara de Diputados, el Dr. Gómez Machado, quién se comprometió a darles una respuesta el día siguiente. A la salida, Sebastián Borro expresó al diario Clarín que los obreros estaban dispuestos a luchar hasta el fin para evitar la privatización: “…le diremos a usted algo que no le hemos dicho al Dr. Gómez Machado. En camiones cargaremos los escombros del frigorífico…”. Para el día siguiente, en que la ley sería tratada en Diputados, el sindicato convocó a una concentración en la Plaza del Congreso. La seguridad de los parlamentarios fue reforzada con la Guardia de Infantería, mientras  dos mil obreros se movilizaban con un ternero en el que habían pintado: “Señores Diputados, no me entreguen, quiero ser nacional”. Gómez Machado les informó que al otro día serían recibidos por Frondizi. Mientras esperaban el resultado, improvisaron antorchas y cantaron las estrofas del Himno Nacional. Contra lo que les habían prometido, esa noche la ley fue sancionada. Era la madrugada de la última sesión del año. En la Cámara de Senadores se aprobó sin debate: todos los legisladores eran del oficialismo.LA OCUPACION DEL FRIGORIFICO           

El miércoles 14 de enero, el cuerpo de delegados convocó a una asamblea luego de conocer la decisión de Frondizi de no recibir a la Comisión Directiva. La noticia había corrido y el barrio se encontraba convulsionado por los acontecimientos. El jueves 15 los obreros fueron a trabajar, pero no abandonaron el edificio. A una nueva asamblea masiva concurrieron ocho mil obreros y decidieron mayoritariamente mantener la toma y realizar un paro por tiempo indeterminado. La bandera del frigorífico fue izada a media asta. En tanto, Frondizi recibió finalmente a la comisión y a representantes de las “62 organizaciones” que le solicitaron que vetara la ley, pero éste se negó. En el testimonio de uno de los participantes de la reunión: “Entonces se preveía que iba a haber represión, los obreros para atrás no íbamos a ir”.           

Por la noche, la organización de la toma del frigorífico  y la vigilia se extendió a los familiares quienes, en gran número, se nuclearon sobre las rejas perimetrales. Previendo la represión, no se apagaron las calderas y se prepararon los bretes para largar la hacienda. El viernes 16 recibieron a los periodistas. La emisión de una entrevista le costaría un mes de suspensión a Radio Rivadavia:  Sebastián Borro contó con detalles el intento de soborno que había recibido del presidente de la C.A.P.; como fondo se escuchaban los bombos y, por primera vez, el grito de “Patria sí, colonia no!”. Ese día, Frondizi designó como mediador en el conflicto al jefe de la Policía Federal, el capitán Ezequiel Niceto Vega. Obviamente no había lugar para un acuerdo, la confrontación era un hecho. Para afirmar esa postura, esa noche el ministro de trabajo Alfredo Allende declaró ilegal las medidas de fuerza y ordenó desalojar el establecimiento a las 3 horas del día sábado. Una hora después del plazo, se desencadenó la represión.EL DESALOJO           

Los piquetes de guardia en las esquinas del frigorífico fueron los primeros en dar la alarma. Lo que vieron fue una poderosa fuerza represiva que avanzaba hacia el establecimiento: 22 ómnibus cargados con agentes, carros de asalto de la Guardia de Infantería, camiones de bomberos, patrulleros, cuatro tanques Sherman del Regimiento de Granaderos a caballo y varios jeeps con soldados provistos de ametralladoras, estos últimos al mando del Teniente Coronel Alejandro Cáceres Monié. La fuerza así reunida era de unos dos mil hombres. A las cuatro de la madrugada llegaron refuerzos de Gendarmería y un tanque ocupó posición frente al portón. Los obreros en grupos, se treparon a los muros y a la puerta de entrada. Ricardo Barco, delegado comunista que observaba la escena la cuenta así: “Avanzan los tanques. Estabamos colgados de los portones, porque un poco en la bronca y otro poco de inconciencia, lo que pensamos es que iban a meter la arremetida pero que lo iban a parar [...] Yo, desde el portón, cuando el portón pegó el cimbronazo, pasé por arriba de los árboles y fuí a caer en un cantero allá como a cinco o seis metros…y todavía allí cayeron otros [...] En medio de eso, que el tanque entra, avanza, la gente se da vuelta, se para en el mástil y empieza a cantar el Himno Nacional…no hay palabras para decir lo que siente uno en ese momento.”           

La resistencia duró tres horas, aunque la mayoría de los obreros saltaron los muros y se refugiaron en su barrio. Desde el cuarto piso, un grupo tiraba con todo lo que tenía al alcance. A las siete de la mañana la policía retomó el control: 95 obreros fueron detenidos y nueve resultaron heridos. El plenario de las 62 organizaciones reunido esa noche declaró un paro por tiempo indeterminado que apoyaron los otros dos nucleamientos sindicales.           

La indignación por lo ocurrido recorrió el barrio. Durante varios días obreros y vecinos libraron duras batallas contra las fuerzas de seguridad. Mataderos se convirtió en el barrio de las barricadas, se hacían con adoquines sacados de las calles, vías del tranvía, cubiertas de omnibus de línea incendiadas y clavos miguelitos aportados por la Juventud Peronista. Por la noche los activistas cortaron el alumbrado y la policía fue recibida a pedradas desde las azoteas. En tanto, el gobierno allanó varios sindicatos y detuvo a varios dirigentes, entre ellos al “lobo” Vandor, John William Cooke, Susana Valle y Felipe Vallese. Además declaró “zona militar” a las ciudades de La Plata, Berisso y Ensenada y ordenó su custodia con tropas militares. Entre tanto, Sebastián Borro y otros dirigentes de gremios chicos, como Jorge Di Pasquale, organizaban la huelga. Desde los Estados Unidos, Frondizi declaró: “…la conducción del país la tiene el gobierno y no los gremios”. Luego de tres días el movimiento de fuerza se debilitó: los colectiveros trabajaron el mártes y los nucleamientos comunistas y “democráticos” abandonaron la huelga. El miércoles 21, las “62 Organizaciones” decidieron el cese de las medidas de fuerza.           

El sindicato del “Lisandro de la Torre” nunca levantó la huelga; luego de varios meses y con Borro capturado, 5000 obreros fueron cesanteados. El frigorífico fue vendido a la CAP. Una investigación realizada en 1974 por una comisión de la Cámara de Diputados descubrió que la CAP había pagado sobreprecios a sus asociados durante años y que los quebrantos, que eran enjugados con fondos públicos,  habían constituido una virtual estafa.           

 *Licenciado en Historia. Autor del libro La resistencia peronista: la toma del frigorífico Lisandro de la Torre

About these ads

5 comentarios

  1. angel gris dice:

    gracias por recordar este hecho tan importante y tan olvidado en la historia argentina. yo soy hijo de uno de los que participaron en la toma.
    recuerden LA HUELGA SIGUE EN PIE NUNCA SE LEVANTO.
    SALUDOS

  2. silvia dice:

    me gusto mucho el articulo yo soy estudiante de historia y mi trabajo de investigacion se basa en este hecho y como funcionaron las redes sociales en este hecho

    • juan pablo dice:

      Hola silvia que bueno yo estoy empezando a hacer una investigación parecida si me podes dar una mano te lo voy a agradecer gracias

  3. muy bueno el libro,lo lei en la biblioteca BOMBELLI de F LORIDA(V.LOPEZ YO ESTUVE EL 16 DE ENERO DEL 1959 ALLI,EN EL MERCADO DE HACIENDA Y LUEGO SALI POR DIRECTORIO DONDE ESTABA EL SERVICIO MEDICO.BORRO EN ESE MOMENTO HABLABA CON SUS COMPAÑEROS,HOMBRES Y MUCHAS MUJERES,(CON SUS BLANCOS GUARDAPOLVOS)AL LADO DEL MASTIL CON LA BANDERA ARGENTINA. )

  4. Tenia 8 años en ese momento y con mi madre le llevabamos la comida a mi padre, que era uno de los obreros (seccion mecanica) en la esquina de Rodo y Tellier, actualmente Lisandro de la Torre, todo esto habla de lo traidor y vendepatria que fue FRONDIZI, mi viejo fue peronista, y se le caian las lagrimas cuando cantaba la marchita, gracias a el y a sus actos hoy soy lo que soy, y reconozco a todos esos obreros que estan en el anonimato, pero que forjaron dias de lucha en defensa, nada menos de “LA VERDAD” defendiendo sus puestos de trabajo, que era la comida de miles y miles de familias, que lograban sus sustendo trabajando decentemente, pero bueno sabemos que el CAPITAL tiene mucha fuerza, pero mas alla de esto, la fuerza del amor de la fe, no tiene limites. OBREROS DEL FRIGORIFICO LOS SALUDO, ESCRIBIERON UNA PAGINA EN LA HISTORIA DE ESTA ARGENTINA LLENA DE TRAIDORES.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: